Visitantes del Mundo...


contador visitas gratis

martes, 10 de junio de 2014

Cola de Sirena; Contando las semanas en 52 palabras - Palabra 24 de 52; por cortesía de Sindel

Contando-las-semanas-en-52-palabras_8.html Sirena

Hace muchos años una sirena cansada de  estar tanto tiempo en el agua,   con la piel arrugada, decidió  salir un rato del   la mar para tomar el sol
Se puso sobre la arena, la arena estaba caliente, los gránulos se  sintieron  incómodos al sentir la frialdad y viscosidad de sus escamas.  Los granos de arena que eran  grandes comenzaron a convertirse en arena de playa. Era como un  polvillo fino que hacía más delicioso el contacto con el cuerpo porque no se clavaba en los pies de los niños ni adultos  al caminar,  tomar el sol o sentarse en las noches de luna llena a contemplar y escuchar los sonidos de la mar.

La sirena quiso confundirse con las demás personas.  Una pamela de tela que el viento arrastró hasta ella fue su primer aliado. Se colocó en la cabeza como tenían las demás mujeres para evitar una insolación.
Su nueva experiencia y contacto con la tierra  le gustó a la sirenita. Se hacía rogar cuando escuchaba entre las olas el sonido de sus compañeras que la llamaban.
Ella sabía que pasadas las doce  de la noche no podría volver al agua porque las sirenas al igual que los peces no ven de noche. Quedan agazapados entre las rocas, los pulpos y las estrellitas de mar.

Alguna vez,  se ha visto a una  sirena  encima de un caballito de mar que quiso lanzar desde el agua  un beso a la luna. La sirenita iba dormida encima de él, no pudo ver a la luna.   El caballito de mar vio a la luna y la lanzó  un hermoso y sonoro beso apasionado. La sirenita dormida como una marmota nunca pudo contemplar como era la luna de bella. Tampoco escucho el beso. Ella no sabía de besos porque las sirenitas no se besan ya que son tan frías que no conocen el amor. Eso sí, su belleza embelesa.  De ahí que cuando algunos  hombres las oyen cantar, los vuelven locos y se lanzan al mar pensando que ellas los salvaran. Pero ellas se ríen y los ahogan con sus risas y sus movimientos. En realidad las sirenas son seres malvados.

 Esta sirenita que tuvo el coraje de salir del mar para ver otros mundos, seguro que  esa noche pudo ver como era la belleza de la luna.
Al día siguiente despertó con los rayos de un hermoso amanecer. Pensó que era más bella la tierra que las profundidades del mar.
Bien temprano volvió a escuchar las voces de sus compañeras llamándola, pero ella se tapó los oídos y siguió contemplando el bello amanecer.
Iban pasando los  días y su cola de sirena  se iba  convirtiendo poco a poco en unas largas y bellas piernas.
Ya nunca más pudo adentrarse al fondo del mar porque con las piernas no podía nadar como con la cola de pez. La costó acostumbrarse a vivir en la tierra, pero poco a poco fue siéndose  una persona más. Ya no era fría ni calculadora, tenía su corazoncillo y en él afloraron muchos sentimientos buenos.
Y colorin colorado el cuento de la sirenita se ha terminado.


Una sirena
en la playa varada 
espera un beso.
******
Sus ojos negros
de sirena esconde
el sol los ciega.
**********
Voz de sirena
engañando a los hombres
ahogando la mar.
**********
Canto de sirena
los tritones al agua
montan orgía
*****






26 comentarios:

  1. Una Sirenita como no hay dos... en buena hora salió a la playa y vio la luna y los amaneceres...y que maravilla de transformación... cola con escamas por piernas largas y fuertes, solo cubiertas de piel.... Hermoso relato Isa y hermosa protagonista... Felicitaciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Antonio.
      La verdad no sé como ha salido así el cuento :-) no tenía ni idea de lo que iba hacer.
      Saludos y un abrazo

      Eliminar
  2. El cuento muy lindo, para todos y todas y el colofón de los versos es precioso. Un enorme abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ester, gracias
      Saludos y un abrazo

      Eliminar
  3. Qué delicia, Isa. Inicias un largo y fantástico cuento, para rematarlo con unos versos que son más cántico a esa sirena varada que a la idílica con la que sueñan los marineros en las noches de tempestad con el estruendo de las olas. Muy bonita entrada.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Francisco, gracias.
      Saludos y besos

      Eliminar
  4. Que linda historia, me gusta su final feliz, esa mutación que va teniendo a medida que se contacta con el mundo de los humanos.
    Y también me gustaron muchos los haikus que son historias pequeñas y ciertas.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sindel, gracias.
      Saludos y un abrazo

      Eliminar
  5. Y fue feliz y se comió una perdiz.
    Bello cuento con poesía incluida.

    ResponderEliminar
  6. "Los tritones del agua montan orgía!" jeje...con esos versos finales le has puesto el broche condicionado a una entrada que nació como cuento para niños! jajaja

    ResponderEliminar
  7. Neogéminis, bueno es un cuento no sé si para niños o para mayores. La verdad que no pensé, sólo salió.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Isa, qué gran imaginación y sentido poético tienes. Este cuento está lleno de fantasía, de reflexiones camufladas en la ficción, que me han encantado. Cualquier día me encuentro en la playa tu sirenita y nos tomamos un refresco juntas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fanny, gracias.
      Me alegra que te haya gustado.
      Seguro que ella encantada de tomarse un refresco contigo.
      Saludos y un abrazo

      Eliminar
  9. Isa, muy ameno, fresco y espontaneo tu aporte, como siempre, amiga...Una gozada leerte...Esa sirena era muy inteligente y además muy guapa...(sonrío)
    Mi felicitación y mi abrazo grande por tu buen hacer.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María Jesús, gracias.
      Me alegro que te haya gustado.
      Saludos y un abrazo grande

      Eliminar
  10. Hermosa historia, mágica con viento salado de agua marina. La trasformación es estupendamente creada, valió la pena acostumbrarse a vivir en la tierra. El poema es divino! Fue un placer leerte.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Yessy, gracias.
      Me alegro que te haya gustado.
      Saludos y un abrazo

      Eliminar
  11. Cuento y poema, con el tema de la sirena. Gratificados al leer dos textos, que me traen a colación la niñez, y los mítico cuentos de sirenas...UN beso.Isa. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carlos, gracias.
      Me alegro que te traigan recuerdos felices de tu niñez.
      Saludos y un abrazo

      Eliminar
  12. Un besazo para esa sirena varada en la playa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María Pilar, gracias.
      Esa sirena se hizo mayor y han pasado unos cuantos años. Calculo que ahí tendría unos 13 más o menos. Primer año que las monjas nos llevaron de excursión a la playa por tener buenas notas.
      Saludos y un abrazo

      Eliminar
  13. No sé yo si personalmente cambiaría la belleza de las profundidades marinas por las bellezas que la Tierra nos ofrece. Tal vez sea cierto que añoramos aquello que no poseemos. Tu cuento y también el poema final, rebozan fantasía e imaginación. Me ha encantado su lectura.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pepe, gracias.
      Me alegro que te haya gustado.
      Sí las profundidades deben de ser muy bellas, pero yo prefiero pisar tierra firme.
      Saludos y un abrazo

      Eliminar
  14. Hacia mucho que no te visitaba... y
    me he llevado una gran sorpresa, creo que te superas dia a dia
    me gusta mucho como escribes.
    un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Angelita, gracias. Bueno no es para tanto, es un cuento normalillo. Pero sé que tú me aprecias mucho de ahí que te guste. Graciasssssssssss
      ¿Como está Emma?
      Seguro que para comérsela con el desparpajo que tiene.
      Besos para José María para tu nieta y para ti

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.