Visitantes del Mundo...


contador visitas gratis

lunes, 15 de diciembre de 2014

Pecado y Llave, Por gentileza de Sindel



Su cuerpo y su mente  tenían el candado echado, 
no encontraba la llave para abrir el cerrojo.
Se había perdido entre las cancelas del internado.
Pecado era tocarse, también tener malos pensamientos.
Mirar al prójimo, mirarse desnuda ante  el espejo.
Pecado era desear otra boca,
 desear unas manos que acariciaran su cuerpo.


Cuerpo y mente  fueron creciendo atrapadas, sin libertad.
Comenzaron a florecer sus pechos.
Nacieron  los  primeros vellos  en el pubis.
Rosetones en las mejillas, miedo a su propio cuerpo. 
Por primera vez con trece años  notó que su cuerpo vibraba.
Sus dedos inocentes recorrieron sus pechos.
Las guindas endurecieron  mientras su sexo ardía en deseo.
Abrió con la llave de sus dedos el candado oxidado por el tiempo.
Dos perlas cándidas  brotaron de sus ojos.
Pecó, rico pecado adormecido que ella despertó con la llave de sus dedos.






21 comentarios:

  1. Hola Isa.

    Descubrir lo bello bajo el peso de la culpa. ¿Por qué tendría que ser pecado el sentir en el cuerpo, el gozo pleno?


    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Flor María, gracias. Pues eso supongo nos hemos preguntado todas las personas educadas en colegios religiosos. Y quien no se lo haya preguntado y actuado, ha perdido mucho.
      Saludos y abrazos

      Eliminar
  2. Una llave interesante si quita la culpa del pecado.

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Hola Ester, gracias. A mí tampoco porque si "Dios" nos hizo, él quiere que disfrutemos de nuestro cuerpo. Al igual que lo quiere la naturaleza, por eso nacemos con todas las cositas puestas en el cuerpo :-)
      Saludos y abrazos

      Eliminar
  4. Joder, que bien te ha quedado.
    Me ha gustado mucho.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Toro, gracias. Me alegro que te guste
      Saludos y abrazos

      Eliminar
  5. Excelente Isa, las dos palabras se lucen y se entretejen en un relato que me hizo acordar a otras épocas, en las que todo lo que tuviera que ver con el placer o con el cuerpo era pecado.
    Me encantó! Muy bien escrito y relatado.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sindel, gracias. Así es, antes todo era pecado, ahora supongo que ya no enseña esa doctrina. Los tiempos cambian.
      Saludos y abrazos fuertessssssssssss

      Eliminar
  6. Hola!
    Mucho gusto
    Has manejado las dos palabras perfectamente y además ambas con una connotación bastante cierta, sin nombrar lo bien hecho que está. te felicito.
    Yo resien participé con pecado!
    ya te sigo!
    Un abrazo.
    Lily, una amiga más.

    ResponderEliminar
  7. Conciso, claro, emotivo al descubrir que pecar es la negación de las sensaciones, que pecar es negarse a vivir...

    ResponderEliminar
  8. Descubrir el propio cuerpo en la incipiente adolescencia y el sentimiento de pecado que había que arrastrar por una moral caduca y dañina.
    Muy bueno tu texto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Todo es pecado,menos mal que la mayoría de la gente a optado por pecar.
    Muy bien explicado
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Isa, has unido perfectamente el pecado y la llave, porque los dos cierran la puerta de la libertad y del sentimiento...Cada uno sabe en conciencia lo que es pecado y mientras no hagamos daño a nadie en palabras o actos, debemos seguir viviendo en paz y en calma...Te felicito por tu claridad y tu fortaleza interior, amiga...Mi abrazo y mi cariño.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  11. Muy bueno, Isa. Expresas muy poéticamente los miedos y sentimiento de culpabilidad y pecado que durante muchos años formaba parte de la "educación" de los adolescentes.

    Mi felicitación.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Has realizado un retrato muy certero de unos tiempos pasados que evocaban a las mujeres a esos pensamientos y que dejaron miles de traumas que no todas superaron.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Una llave que abre sin pudores el camino hacia ella misma.
    Qué pena da, esa culpa impartida, ese temor al pecado que cercena el autoncocimiento, el deseo y alienta a la vergüenza y al miedo!
    Muy bien expresado todo ese proceso que va desde la inocencia al descubrimiento de sus propios encantos. Buen enfoque!
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  14. Bellisimo aporte...cuantos candados inculcados con miedos.
    Felicidades.

    ResponderEliminar
  15. Me encanta como respondiste a la tarea de pecado y llave. Lo trataste desde el verso, en la sutilidad de los dedos de mujer prestos a romper el deseo, como llave, y en pecado, a a ese deseo primero de los trece años de mujer. UN abrazo. carlos

    ResponderEliminar

Gracias por dedicarme un pedacito de tu tiempo.