Visitantes del Mundo...


contador visitas gratis

jueves, 27 de junio de 2013

Mi Primera Comunión


Ahí están sor Carmen y sor Purificación, las dos que están juntas. Monjas de la maternidad, (orfanato) de Toledo Los de atrás uno de ellos era medico y quienes gestionaban la maternidad infantil. El del centro más alto creo recordar que me operó de anginas. Ufffffffffff, cómo afloran los recuerdos. Me operó sin anestesiarme, envuelta en una sábana y a la fuerza.  Así operaban antes a los niños las anginas. Y no pidieron permiso a mi padre. No me extraña que le tenga pánico a los médicos. Antes para quitar las anginas no anestesiaban. 

Cuando un niño/a hace la primera comunión está alegre porque sabe lo que está haciendo y quiere recibir el cuerpo de cristo. Uffffffff, que mal me suena esto de recibir el cuerpo de Cristo, debo de tener una mente sucia.
A lo que vamos, pues eso que ha de ser un día muy feliz.
¿Quién de los niños/as se ve feliz en la foto?
Yo creo que tendría 7 años como mucho. Y la única felicidad de este día, no es que me acuerde es que tiene que ser así, es que estaba mi familia conmigo. Mi hermano, mi tía Paula su hijo mi primo Pedro, mi padre y SU MADRE, mi prima Angelines y su hermano Valentín. Esta es toda la familia que acudió a mi comunión. Hicieron un gran esfuerzo. Supongo que comeríamos tirados en un jardín viandas que ellos trajeran.  No eran buenos tiempo y apenas tendrían para pagar en autobús del pueblo a Toledo, y de Toledo al pueblo. Mi abuela Desideria la madre de mi madre no pudo asistir porque al poco de internarnos a nosotros y no dejarnos con ella se murió de pena. Y a mi abuelo Ángel su marido lo hicieron desaparecer  en la Guerra Civil   Española cuando mi madre tenía 6 meses. Cuantas historias para no dormir. Cuantas familias destrozadas. 
El conformismo ha existido en nosotros desde siempre porque así nos lo ha enseñado la vida.
El vestido de mi primera comunión era prestado. Pasaba de niña en niña. Al igual que los zapatos. La ropa interior supongo que sí la romperíamos. Ya no me da cosa ver las fotos porque forman parte del pasado. Los recuerdos del internado no son nada agradables pero ya no me afectan ni me da vergüenza decir que estuve en un orfanato. Yo no cometí delito alguno, sí la vida conmigo arrebatándome a mi madre y  y después todo lo que sucedió, arrebatándome del lugar en donde nací.  Fui creciendo y la vida me fue tolerando. 

Con 15 años conocí a mi chico y nos escapábamos los fines de semana a un hotel. Uffffffffff jajaja que liberal era. Sí he de decir que dormíamos juntos pero no revuelto. Yo decía a las monjas  que había venido mi familia a verme y salía con mi chico. Estábamos todo el fin de semana juntos. Íbamos al cine, no comíamos porque él andaba muy mal de dinero, nos alimentábamos el fin de semana de vernos y estar juntos. He de decir que mi virginidad estaba intacta ya que no hacíamos nada que nos pudiera perjudicar, y a ninguno de los dos nos apetecía perjudicarnos. Simplemente queríamos estar juntos porque nos necesitábamos. Eramos dos personas solitarias que la química del cuerpo había hecho buena masa. 
Mi chico estudiaba en Madrid y yo estaba interna en el colegio.
Nos enviábamos unas cartas de amor preciosas. Jajajaja, para que las monjas no abrieran las cartas ponía el nombre de mi padre y la dirección del pueblo.

Así fuimos creciendo juntos y nos veíamos en el pueblo. Era al único chico que no daba calabazas. Siempre estaba deseosa de que me pidiera salir a bailar.
Así fueron pasando los días y los años. Un día mi padre que ya andaba con la mosca detrás de la oreja, nos espiaba y nos había puesto mirlos para que nos espiaran en el cine y luego se lo contaban. Una tarde de verano, porque en verano nos obligaban en el orfanato a que fuéramos con nuestras familias. Pues una tarde que me estaba despidiendo de mi chico, nos vio mi padre dándonos un beso casto en las mejillas.
¡¡¡Dios mío!!!
Menuda la que lió. Delante de todos nuestros amigos me mandó subir a casa. A Antonio le dijo que como volviera a verme conmigo le iba a dar un tiro con la escopeta. Ufffffffffffff la que se lió fue muy grande.
Yo subí para arriba a  mi casa, y allí estaba su madre. Cuando llegó él sin decir ni mu me dio dos buenos tortazos y se puso a relatarme,... Su madre no hizo nada por evitarlo.
Ese día quise morirme. Despues sólo podía salir con mi hermano al cine y ir con él y volver con él. 
Mi hermano era responsable de mí. Pobre tan joven ya le dieron responsabilidades. Todo esto sucedía los veranos,  cuando estábamos de vacaciones en el pueblo.
A la semana siguiente Antonio lo abordo a mi padre  y le dijo que quería hablar con él
Le dijo que era un chico formal y que quería salir conmigo. Pobre, jajajaja yo estaba delante y le temblaban las piernas y las palabras salían asustadas de su boca.
Ahí cedió un poco mi padre.
Y salíamos, íbamos al cine y nos poníamos en el asiento de los mancos :-) 
Íbamos a la Verbena y los amigos cuando veían a mi padre nos arropaban y cambiábamos de pareja para que no nos viera siempre juntos. 

En el internado como no quería estudiar entré a aprender peluquería. Cuando me iba defendiendo y las monjas habían encontrado un sitio en Madrid para que aprendiera de verdad, la madre de mi padre se puso enferma y me sacó mi padre del internado para cuidarla. Luego dije  que no volvía más al internado. Allí en el pueblo no había expectativas de futuro. La hermana de Antonio me buscó una casa para servir interna. 
Así estaba más cerca de mi chico. 
Y así pasaron los años. La madre de mi padre volvió a caer enferma y mi padre me llamó para que fuera a cuidarla, le dije que no, que tenia un trabajo que me gustaba y que no me iba. Estaba muy a gusto de niñera cuidando a Mariola y a Queco.  Nunca se me olvidará el nombre de los niños que cuidé cunado yo aun era una niña con 17 años. Estaba feliz. La madre de mi padre se murió y yo seguí trabajando interna. Nos compramos un piso en el año 76.Cuando libraba nos íbamos a limpiar el piso :-)
Con 19 años decidimos hacer el amor y nos desvirgamos mutuamente. Sí se pueden acostar dos personas de distinto sexo durante mucho tiempo sin hacer nada de nada. Cuando nos vimos preparados y supimos que eramos responsables de lo que íbamos hacer, tuvimos nuestra  relación sexual completa. Anteriormente fueron besos y muchas caricias. Con la edad de 19 años ya estábamos más que listos para  tener la primera relación sexual completa y así lo hicimos. 
Con 21 años nos casamos y aquí estamos. Ha habido momentos malos porque en  toda relación hay un tira y afloja. Hoy día también los hay pero lo más importante es el respeto y la palabra. Hablar los problemas es lo  mejor que se puede hacer. Y ya llevamos  31 años camino de 32. 
Hoy me apetecía meterme en intimidades que ya pasaron, y no pueden hacerme ningún daño.
Ahhhhhhh, nos casamos por la iglesia por no dar un soponcio a sus padres y al mío. Si fuera hoy día nos juntaríamos y en paz.

María las fotos de la primera comunión las he puesto porque un día no hace mucho  me pediste.
Esta foto está tomada el 10/10/1981
Qué jovencitos eramos. Ahhhhhhh, no, no iba embrazada como se dijo en el pueblo. Nos casamos por amor y por estar juntos. Este traje si que lo estrené yo y sólo yo. Después me lo corté y estuve muchos años usándolo.  Después se lo di a mi prima para que sus hijas se disfrazaran.
Y colorín colorado esta historia aun no se ha terminado. Sigue la vida y de momento pinta muy bella...





lunes, 24 de junio de 2013

Mis Cerezas,...

Penden del árbol esperando hasta que unas manos cándidas las recogen porque ya han madurado y están en su punto. Pero hasta que llega este momento han de pasar por todo un calvario. Ya están recogidas y ahí donde estuvieron pendiendo, el verano estrujará las ramas, con tanto calor que al final dejará pálidas y secas. Menos mal que los riegos con agua de manantial, de una alberca cercana calman la sed y la agonía de sus ramas. Así pasaran el verano expuestas sus ramas con bellas hojas al sol y teniendo calentura por las altas temperaturas.
Después llegará el otoño en donde los vientos se cebaran con ellas y las noches serán desesperante por los aullidos del viento y la melancolía que poco a poco irá causando al paisaje cuando los árboles se queden sin sus hoja que son como el vestido que las protege y las embellece. Claro estando las ramas sin hojas los pajaritos acuden menos a posarse porque las ven como muy desprotegidas.
Después del infernal verano,  el azote del viento en otoño,  llegan los fríos y las soledades del invierno. Los cerezos se quedan sin sus galantes vestidos de color verde esmeralda, luciendo unas ramas temerosas por tener que enfrentarse al invierno helado que amenaza con llegar depués de un  otoño en donde sacudió sus ramas sin la menor consideración.Y así continua el ciclo de la naturaleza en donde cada vez los árboles serán más ancianos y acusarán el cansancio & irán enfermando porque su savia se hará mayor y se irán secando sus raíces porque no tendrán fuerzas para tirar y seguir vivas. Mientras tanto habrá que ir mimando al cerezo y habrá que darle gracias por tan suculento manjar natural.
 Este platito de cerezas  son de la semana pasada. Me hizo una ilusión tremenda el poder ver que nuestro árbol había tenido las primeras cerezas. Bueno el año pasado tuvo 3 cerezas este año habrá tenido unas 100 más o menos. Eso sí, las más deliciosas de todos el contorno porque creo que por esta zona es el único cerezo que hay.
 Éstas son todas las cerezas que tenía el cerezo. Pocas pero de una calidad extraordinaria.
Cada cereza que meto en mi boca es un suspiro de placer para mis papilas gustativas.
Están deliciosamente sabrosas y ricas.
Las compartimos pero mi padre dijo que él no quería que me las trajera y me las comiera yo. Por más que insistí dijo que se iban a poner malas y las iba a tirar.
Yo sé que le gustan pero me las dejó para mí porque sabe que es mi fruta favorita del verano.


Las frambuesas ya han salido y éstas  ya me las he comido. No me ha dado un empacho porque de momento sólo han salido estas pocas que ya me comí nada más recoger el fruto, esto si que es de la mata a acariciar mis labios y mi boca.
 
El granado que nos regaló Maite y Carlos ya está en flor.
Creo que este año si comeremos alguna granada de nuestra cosecha.
Esperaremos y no lanzaremos las alas al vuelo.
Son preciosas las flores del granado. 




 Nos dijo mi amiga que los pistacheros estaban mejor en una especie de embudo alargado asi que mi compañero buscó tablas y les hizo unas casitas sin techo, así ellos buscan la luz y crecen antes. 
 Recicló estos tablones que otra persona había tirado y dejado en el camino a un lado. Muy mal por tirar esto, aunque a nosotros nos vino bien y recogió Antonio.
Creo que estos pistacheros saldrán muy bien parados con esta casita que les da sobra pero no les priva del a luz.

Las judías verdes se han enredado en las cañas y tiran hacia el cielo.
Seguro habrá unas judías riquísimas y muy tiernas.
Mi padre está enseñando a Antonio a tener el huerto más o menos decente. Dice que a él le queda poco tiempo. Yo le digo a Antonio que tome nota y aprenda bien que después ni su padre que ya murió ni el mío podrán ayudarnos.
 Realmente  este huerto que está más o menos cerca de casa, le ha dado más años de  vida a mi padre.
Las personas mayores que toda la vida se han dedicado al campo, necesitan a éste para seguir sintiéndose útiles. Él cuando llega del campo llega todo gozoso y deja las lechugas encima de la mesa y los guisante que desgrana  y congela. Para él es sentirse vivo y útil, y saber que si hay patatas, verduras y frutas es porque él cuidó el huerto. Él camina cada día más de un kilómetro hasta llegar a él. Él cava la tierra, suda  y llega con los chorretones que la tierra pone en su frente. Así él es el hombre más feliz del universo, acariciando la tierra para que ésta le dé alimentos. 
Esa flor de arriba es la flor de la judía verde.


jueves, 20 de junio de 2013

La escritora y el enterrador y otros relatos







 Ayer asistimos a esta presentación y he de decir que estuvo muy jovial.
Me gusto la critica que hace del libro la joven que está a la derecha de Francisco que está leyendo.
La autora es la primera mujer comenzando por la izquierda, la siguiente una amiga que junto con Chelo otra amiga de la autora del libro movieron ficha para reunir a blogeros/as  y que estuviéramos a la presentación del libro.
 Yo no me llevé mi mochila con la cámara porque supuse que habría un fotógrafo, y a demás si no conozco a las personas me corto mucho. 
 Estas fotos que tomé están tomadas con el super  teléfono móvil de mi chico que se lo regalé hace menos de una semana.
 Los amigo/as  de Jone Miren hicieron un día muy especial y feliz para esta escritora que se estrena con 65 años.

 El primer relato es sensacional de camino en el tren fuimos leyendo y lo que leímos nos gusto.
Está narrado de una forma que cuando terminas de leer el relato la imaginación fluye espontanea.
Así a groso modo diré parte del primer relato: ¿Se imaginAsí un día y otro y otro hasta que ven la luz.


 Merece la pena comprarlo porque es un libro pequeño pero con un gran tesoro dentro. Por  sólo 9,95 euros obtenemos una joya en donde podemos recrearnos cuando el tiempo se nos haga muy pesado o estemos aburrido y mirando las musarañas. O simplemente cuando queramos leer algo que merezca la pena.
Los relatos se leen de un tirón e invitan a volver a leerlos porque cada vez que se leen se ve algún detalle de las historias.
Conocí y saludé a Francisco y a su esposa. Conocí  y saludé a Chelo, y conocí a la autora aunque no la di un abrazo ya que le pedí que me firmara el libro antes de empezar la presentación.
Al final de la presentación del libro se hizo una buena cola para que firmara los libros.

Yo me regalé a mi misma el libro porque Antonio ya este mes me ha comprado tres.Cincuenta Sombras I; Cincuenta Sombras más Oscuras II; Cincuenta Sombras Liberadas III.  Por cierto hoy es mi cumpleaños.
Tal día como hoy hace 53 primaveras, el cielo lloraba estrellas de alegría y todo el firmamento se iluminó con esas lagrimas de  pequeñas luciérnagas para darme la bien venida. GRACIAS A MI MADRE POR DARME LA VIDA, A CAMBIO DE LA SUYA. No era necesario tanto sacrificio aun así se lo agradezco.

Os invito a que compréis el libro de: La Escritora y el Enterrador y otros Relatos de Jone Miren Asteinza 




lunes, 17 de junio de 2013

Los Gatos...

... Miramé a los ojos y ahí veré tu lealtad
 Si le das cariño recibirás cariño, si le das golpes recibirás lágrimas.
 Si juegas con él, él será feliz, pero tú también lo serás con sus juegos
 Un gatillo es como un niño chico que necesita de tus cuidados y de tus mismos.
Este gatito es el de la madre de mi amiga Presen.
Es precioso y siempre está en el regazo de su dueña. A ella le da cariño y a él le viene de maravilla porque también recibe cariño y calor humano.
 Los dos se dan cariño y compañía mutuamente. Fuimos a ver a mi mi amiga y a su madre y Antonio  estuvo jugando con el gato, y éste seguí sus juegos con una cuerda. 
Y no sé quien se lo pasó mejor si el gato, o nosotros.
Realmente es precioso.
Ojos de inocencia.
A mí me gusta mucho mirar a los ojos. Antes no era capaz de aguantar la mirada y enseguida bajaba los ojos y miraba al suelo. Aprendí a no esquivar la mirada en un taller en donde hacíamos varias actividades y aprendíamos a no tenerle miedo a la vida.
Aquí aprendí a no esquivar la mirada y a no temer otras miradas por acosadoras que fueran.
Aunque realmente hay miradas que perturban hay que saber aguantar la mirada y no dejarse intimidar por ella.
Cuando un político o alguien publico que te habla no te mira a los ojos, malo, mal, es síntoma de que algo esconde o que no dice la verdad.
Por la mirada se pueden saber muchas cosas de las personas. Por la mira y por como está sentada, por como pone las manos, los pies,etc... esto es muy importante a la hora de ir a una entrevista de trabajo. El entrevistador/a sabe si estas nervioso/a, si dices la verdad, si eres persona abierta o por el contrario cerrada como una ostra. En los ojos se pueden ver muchos detalles de las personas.
Naturalmente al mirar a  un animal podemos saber si puede atacarnos por fiereza que expresan sus ojos.
Estos ojitos azules son tiernos pero eso no significa que si le haces daño pueda clavarte las uñas o morderte.



jueves, 13 de junio de 2013

Pistacheros...

Los pistacheros son árboles que dan pistachos.
Mi amiga Presen nos ha regalado un pistachero hembra y otro macho.
Es curiosisimo tienen que estar sembrados a una distancia prudencial y uno situado a un punto cardinal y el otro enfrente para cuando vengan los vientos  y ellos estén preparados para  ser germinados que lleguen al lugar apropiado en donde la hembra lo está esperando. Es curioso esto de la germanización de las plantas.

 Mi compañero hizo dos islas como le dijo  nuestra amiga y enterró al pistacho hembra en un sitio y macho en frente.
Ahora a esperar si hay suerte y salen para delante. Nos dijo que tenía que estar tapado porque está muy tiernos los brotes,  y si no el sol podría dañarles.
 Cuando vi como lo había hecho Antonio las islitas me hizo gracia porque pensé que los pistacheros estaban en una isla en donde era muy difícil acceder. Y me imagine que si nosotros estuviéramos aislados que sería de nosotros.
 Cada uno a su faena, la que menos trabaja soy yo que soy gandula en el campo y solo trabaja mi dedo para disparar y captar fotos.
 Ahí están los pistacheros tapados como si fueran dos fantasmas jajajaja seguro que cuando la luna saliera por la noche y los viera el corazón la daría un salto del susto por  ver dos fantasmas en la tierra en pequeñas islas.
Jajajaja me recuerda a Ete cuando el niño lo tapa con un saco y sale corriendo a montaña para que no lo cojan y experimenten en él.

 Graciasssssssssssssssssss Presen por este regalo. Y gracias a tu jefe que le deseo que venda muchos arbolitos de estos y mucho fruto de pistachos. Presen podías poner  un comentario y una dirección por si alguna persona quiere comprar pistachos para sembrarlos. O para comerlos, o comprarlos para venderlos en las tiendas.
Esto es publicidad gratuita para una amiga y la empresa en la que trabaja. Graciassssssssssssssss
De tres cerezos que tenemos sólo uno tiene cerezas, y es éste. Este año hemos optado por taparlo porque si no los pájaros se comen todas las cerezas. Como mucho tendrá 100 cerezas. Así que si no las tapamos se las jalan ellos y a mi que es el fruto que más me gusta de esta temporada me dejan sin ellas.
Esto es una manta de coger aceitunas y la hemos puesto aquí para que als cerezas estén un poco a salvo de los pájaros. Me entretuve en coser todos los agujerillos que había porque los pajaritos son muy inteligentes y se cuelan por minúsculo que sea el agujero

Seguro que ya hay alguna cereza pintona.
Vainas con los guisantes dentro.
Frambuesas creciéndo en la mata.
¿Se imaginan en las noches de luna llena que harán todas las frutas y verduras de los huertos?
Tal vez se pongan a contar historias, tal vez la luna vierta sus lagrimas en soledad y la tierra las recoja para regar las cosechas de los campos.
Se imaginan si las frambuesas soñaran con unos labios carnosos del mismo color que su fruto?
Tal vez las frutas y hortalizas de los huertos duerman como nosotros los humanos y se asusten cuando algo en la noche haga ruido o el viento de alaridos.

martes, 11 de junio de 2013

Desde mi Alcoba...


 ... Me abrazó la noche mientras dormía. Mi oído atento, él nunca duerme, siempre está en duerme vela .A lo lejos se escuchaba ronronear al viento que quería colarse por las rendijas de la ventana y llegar hasta mi cama. El sonido hacía que me acurrucara cada vez más pegándome como una lapa al cuerpo desnudo y relajado sumido en un profundo sueño de mi compañero.  
El viento fuera ronroneaba y a la vez daba alarido de soledad.
Por momentos estuve tentada de abrir la ventana y dejarlo pasar. Invitarle a que durmiera en mi cama. Seguí tumbada  con la respiración entrecortada. El viento golpeaba los cristales  como si fueran cuchillos hambrientos. Yo quieta, mi corazón galopaba,  escuchaba sus pasos como si golpearan en el  pavimentos de piedra varios corceles negros.  Intenté suavizar la respiración a ver a si el viento se alejaba, pero el viento estaba fuera solo, temblando de frío y de soledad, mientras yo acurrucada en el pecho de un hombre. El viento afuera celoso, arremetió contra los cristales de la ventana.  Todo quedó en silencio, una quietud moribunda. Al amanecer cuando dejó de envestir y se hizo mudo, abri la ventana, los cristales estaban llenos de sangre blanca. Empañados. El viento se suicidó por no dejarle entrar en mi alcoba y que me acariciara.
Amanece nublado y con niebla estando en la primavera del 9 de junio de 2013.

 La niebla invadía la montaña. Era niebla esquiva, la llamé para que se acercara y tocarla. No vino, no me escuchó. Estaba entusiasmada acariciando el verdor de la montaña. El sol se puso sobre ella y cabalgo en su montura blanca. La niebla poco a poco se dispersaba y daba lugar aun hermoso día. El sol brilló con fuerza en la mañana.

En el corral el gallo cantaba, y las gallinas cacareaban. Los hombres y mujeres al levantarse bostezaban y las amapolas abrían sus ojos extrañadas. Después de una noche torturadora en donde el viento fue el amo del mundo, daba pie a un amanecer en donde cada cual era el amo de lo suyo. La amapola con sus ojos vivaces pestañeaba incrédula ante tanta belleza desatada. Pues ella también pasó miedo con los alaridos  y arañazos que el viento la propinó durante la noche. No pudo con ella porque ella dio la orden a los pétalos que se agarraran fuerte unos a otros de las manos.
 Al amanecer la amapola cobraba su esplendor y sus pétalos radiaban felicidad.