Visitantes del Mundo...


contador visitas gratis

lunes, 22 de octubre de 2012

Quehaceres de los pueblos


Estas fotos las he hecho este fin de semana.
No sé de que  forma pudo hacer este señor el atado de cuerdas a las zarzas, que no perdió ninguna por el camino.
 Es increíble como nuestros mayores trabajan sin descanso.
Ellos aman el campo, y la prueba de ello es esto. Cortar las zarza, y amarrarlas a una cuerda para transportarlas y ponerlas en las pareces para que nos salten las cabras y se coman los olivos que tienen es sus huertos.
Para ellos sus huertos son el mayor de los tesoros que les dejaron sus padres, y a estos los suyos y así una cadena de generaciones que no se cansan de trabajar, y amar al campo,  lo que toda la vida les ha dado de comer.



 Mi padre dice, y creo que tiene razón, que cuando se vayan muriendo todos los de  su generación, el campo, los montes se volverán junglas, o desiertos. Se irán despoblando los pueblos y lo natural se irá extendiendo porque nadie quiere trabajar la tierra. Trabajar las tierras da mucho sudor y no tantos beneficios.
 Realmente trabajan las tierras los que la aman de verdad.
Ellos son sus principales guardianes.
 Seguro el  señor de la cesta, Aquilino, iría a por higos o recoger algún fruto del campo.
 Va tan chulo con su cesta
 
 
Le pedí permiso para hacerle un retrato, y me lo dio. :-)
 
 Refrejos  en el suelo de las ramas sin hojas.
Seguro el árbol se ve bello. Qué curioso, no hay ningún  árbol tan verdes como el reflejo que hay en el suelo. Vaya, veo que los árboles son caprichosos y presumidos.
 Paisaje camino de las Dehesillas.
Vamos lo que conocemos como el paseo del colesterol.
 Mientras unos van a sus huertos a preparar la tierra, otros pasean a sus nietos.
Al pasar por este huerto, la tierra recién movida tenía un olor muy peculiar. Me encanta el olor de la tierra húmeda.
 
 
 

Mercadillo Solidario para la Libertad de J.R.M.

http://www.paginanoticias.es/n/Destacados/74rf35dum/Un-detenido-como-presunto-autor-de-los-incendios.htm

http://viajarenminubeii.blogspot.com.es/2012/09/referente-jrm-presunto-culpable-del.html

http://viajarenminubeii.blogspot.com.es/2012/09/historia-de-la-carcel-para-un-inocente.html

Recuerdo que sigue en pie lo de hacer un mercadillo para recaudar dinero y que J.R.M. pueda tener un juicio justo y demostrar su inocencia.
Macu, se está moviendo para en el puente de La Constitución, hacer el mercadillo en la Molineta o en la plaza.

13 comentarios:

  1. en todo el planeta van sucediendo va suscediendo crecen las ciudades se vacia al campo, aparentemente la ciudad es mas comoda... pero no siempre es asi, el campo es sacrificado pero se vive mas en libertady mas rico en tesoros espirituales
    Muy bonito todo el escrito y las imágenes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Antonio, me alegro que te guste. Sí la verdad que en estos tiempos se pretende ganar mucho y trabajar poco. Y en el campo se gana el alimento, las espuertas son de alimento, no de dinero como quieren la mayoría de jovenes y no tan jovenes.
      Saludos y besos

      Eliminar
  2. Isa,disfruto enormemente con tus entradas,son tan naturales,que nos trasladas a los lugares de las fotos,a esos campos,donde sentimos cerca a esos campesinos,que aún quedan, cuidando sus huertos y sus frutos.Las fotos son muy bonitas y voy a mirar a ver cómo puedo colaborar para la causa del pastor,que estoy segura va a salir bien,porque has clamado al universo con tus letras...y ya verás la respuesta,amiga...
    Mi felicitación y mi abrazo inmenso por tu constancia y buen hacer.
    FELIZ LUNES...Y TODOS LOS DÍAS.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Graciassssssssssssss María Jesús. Gracias por querer ayudar a J.R.M
      Gracias por pasar a dejar tu mensaje.
      Graciassssssssssssss de corazón.
      Saludos y besos

      Eliminar
  3. No cabe dudas que la agricultura está cambiando y mucho, aunque no me atrevería a decir que vayan a desaparecer las poblaciones rurales ni mucho menos. Lo que es evidente es que las pequeñas explotaciones agrícolas no tienen otro futuro que el mantenimiento romántico por parte de sus dueños, pero sin dudas no es fuente de vida suficiente para mantener a una familia como lo fue de nuestros abuelo. Esas pequeñas explotaciones sólo alcanzan para una economía de autosuficiencia y hoy le cuesta al hortelano más barato los tomates o los calabacines que comprarlos en el supermercado más próximo. En mi pueblo, todo el campo de pequeños minifundios, la gente no lo ha dejado morir, pero ha trabajado fuera de él y lo ha ido manteniendo los fines de semana con el cariño que le han inculcado sus mayores; ahora con esta crisis y tanto paro se le prestará mayor atención, pero sólo para ayudarse a llevar algo de pan a la mesa.
    Besos para ti, Isa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Paco. La verdad que se nota que los campos comienzan a tener la cara más lavada. El que más y el que menos, que tenemos un huerto, sembramos alguna cosas. Sabemos que con ello no nos haremos ricos, pero nosotros por ejemplo tenemos los garbanzos del cocido rellenándolo con un poco con patatas del huerto y zanahorias de la tienda, tendremos cocido cada fin de semana para un año. Mi compañero está aprendiendo de mi padre muchas cosas. Preparan los dos el huerto. Este fin de semana lo ha arado mi compañero. Ya tienen plantado los ajos que es el mejor antibiótico natural. Luego llegaran las lechugas. Trabajo da mucho, pero da gusto comerse una lechuga o un tomate cuidado por uno mismo.
      Graciasssssssss.
      Saludos y besos

      Eliminar
  4. Muy cierto lo que dijo tu padre, las nuevas generaciones tienen otras intensiones al respecto, lo tradicional se va perdiendo de a poco, no sé si eso será bueno o malo, pero seguro sucederá.
    Gracias por campartir Isa.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Osvaldo, esperemos que mi padre se equivoque. Si al final nadie cultiva el campo nos moriremos porque no habrá alimentos.
      Creo que todos deberiamos de pensar que el campo, la tierra es quienes nos da los alimentos.
      Saludos y besos

      Eliminar
  5. ¡Hola Isa!

    Me maravilla esta entrada tuya, nos la cuentas con cariño y con esa claridad que uno parece vivir ahí cerquito de esas tierras.

    Me temo que repetiré alguna frase de otros contertulios, pero no importa. El trabajo de campo es muy esclavo si, pero los frutos que se recogen son una delicia, saben a gloria, hay una gran diferencia de lo que se compra en el mercado.

    Y si que se puede vivir del campo, amenos que sea una extensión muy pequeña y que en casa sean muchos, ¡Sino vaya si no se puede vivir del campo! ¡Sucede que ahora estamos acostumbrados a muchos lujos a demasiados diría yo! El que tiene tierras no pasa hambre no. Donde yo nací y me crié, vivimos del campo. Se criaban ovejas bacas, cerdos, gallinas. Teníamos siempre leche para tomar y vender, teníamos huevos para comer y vender, teníamos terneros, cordero, cerdos, gallinas y pollos, para comer y vender.

    Se trabajaba si se trabajaba y mucho, pero lo pasamos muy bien. Luego los frutos, como cerezas, castañas, higos, peras, manzanas de clases variadas, naranjas, ciruelas pejigos y uvas esas uvas de mesa que aún tengo el saborcillo en mi boca.

    Viva el campo que de el sale todo nuestros alimentos.
    Pero claro, ahora las nuevas generaciones no están acostumbradas ni saben trabajar el campo.
    Pero tal como se esta poniendo esto... No sé si tendrán que aprender a trabajarlo para comer, muchos ya lo están comenzando, por lo menos por aquí en Galicia. Claro los que tiene la suerte de tener tierra que tenían abandonadas por marcharse a las ciudades. Pero ahora vuelven a sus tierras.

    Gracias Isa, por tan interesante post. Ha sido un placer.
    Te dejo mi gratitud mi estima y mi cálido abrazo. Feliz semana.
    No te preocupes de la b, nadie se fija pues nadie lee todos los comentarios ya sabes pasan con prisa o pasamos. Si tú no dices nada, nadie se entera te lo aseguro.
    Un beso preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Graciasssssssssssssss Marina. Y dobles gracias por solidarizarte conmigo y poner aposta esa b en la vaca. :-) Graciasssssssssssssssss. Bueno si no ven mi fallo en el mensaje que te dejé mejor, pero me leí todos los mensajes y al leer el mío me hizo daño a la vita jajaja, por eso corregí.Graciassssssssss de corazón.

      Referente a lo del campo mis abuelos vivieron también del campo toda la vida. Tenían cabras y hacían queso. Vendían queso, leche. Hacían era y tenían algarrobas para el ganado, y grano de trigo para la harina del pan. Sembraban sus huertos, en guerra y en la posguerra dice mi padre que no pasaron hambre. Sin embargo mis abuelos por parte de mi madre lo pasaron muy mal. A mí me han dicho que mi madre y sus hermanas se las trasparentaban las orejas. Tenía que pedir para comer. Antes los que tenían un huerto, tenían la herramienta para no pasar hambre. Y creo que estamos volviendo a esto. El paro está haciendo mella y al final los campos serán sembrados para por lo menos tener alimentos. Hemos tenido tiempos de mucha bonanza, y ahora viene la escasez económica.
      Graciasssssssssssssss.
      Saludos y besos

      Eliminar
  6. Isa, ese olor a tierra recién movida, me transporta a Barichara, un pueblo pequeño, de calles solas, aún muy rural donde viví ese mundo feérico de la primera niñez. Qué grata son tus crónicas, hechas también fotografía. UN beso. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carlos, me alegro que mi entrada te haya llevado a los recuerdos de tu niñez.
      Graciassssssssssssss.
      Saludos y besos

      Eliminar
  7. Isa, me gusta disfrutar de estas imágenes tan lejanas de mí, que me recuerdan a mi niñez cuando iba al pueblo ¿sabes? parecieran como si fueran de hace tiempo, y es que tienes razón, los pueblos se van despoblando y la vida allí se va quedando muerta. Cuánto trabajaban antes ¿verdad? y ahora también pero algo menos porque ha habido muchos avances.

    Un beso.

    ResponderEliminar

Gracias por dedicarme un pedacito de tu tiempo.