Visitantes del Mundo...


contador visitas gratis

domingo, 25 de marzo de 2012

Zapatos de plata...

 Estos zapatos son comodísimos porque se hicieron expresamente para danzar. Puedo estar con ellos las 24 horas del día, que el pie no se resiente, no grita de dolor.
 Los pies son la estructura del cuerpo.
Son como los cimientos de una casa.
Si los pies no los tenemos cuidados, si usamos zapatos que nos perjudican porque son pequeños, porque no son adecuados para ir cómodos,... estamos haciendo que los cimientos de la casa, de nuestros pies en este caso, se debiliten y perjudique a  la columna vertebral. De ahí que sea tan importante llevar un buen calzado. Y no me refiero a marcas, si no, a zapatos que sujeten bien los pies, sean cómodos y transpirables en los materiales.

 Deja que tus zapatos acaricien tus pies.


... Bailaba como una gran bailarina con zapatos de plata.
Llegó un día que ni con zapatos de plata, ni aunque fueran de oro,  podía mover sus pies.
Ese día, se dio cuenta de que era muy anciana,  de que sus huesos estaban cansados,  su corazón hacia aguas por todos los  lados como un barco agujereado, y a la deriva.
Pero aun tenía en sus manos esos zapatos que día tras día la hicieron tan feliz.



6 comentarios:

  1. Me gustan tus zapatos,se les ve muy cómodos...
    Es cierto,el pie debe disfrutar y no sufrir,porque después ya no hay remedio...
    Mi gratitud por compartir tu buen "entendimiento"con los zapatos.
    Mi abrazo grande y feliz semana,amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María Jesus, gracias.
      Sí la verdad que son muy cómodos para bailar. Deberíamos de tener en cuenta que los pies son el gran pilar que sujeta nuestro cuerpo, y si ellos están bien, el resto también lo está. Gracias a ti visitarme, por leerme y dejar constancia de ello.
      Saludos y un abrazo

      Eliminar
  2. Isa..." Zapatos de plata !

    He ido a aprender a bailar tangos...me he hecho hacer un par especial para bailarlos....me desparecieron...hummm por descuidada....porque cuando asistes a taller de baile te presentas con el zapato que llegas,no llevando el otro de tango puesto .. te lo cambias allì y te pones los de bailar...y no los encontrè...he tenido que hacerme un nuevo par...
    Quien andarà bailando con mis zapatitos ??? jajaj
    ¡¡¡ interesante tu nota !!! lo principal que calcen bien y sentirse còmoda, como dices para no afectar nuestro esqueleto jaaj

    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Doris gracias. Vaya, siento que te desaparecieran tus zapatos nuevos.
      Los zapatos de baile sólo son para eso, para bailar.
      Son zapatos especiales que llevan pelillo por la suela. Si se ponen para la calle, no deslizan luego en suelo de madera. Seguro quien se los llevó era más pobre que tú, así la hiciste un gran favor :-) y se encontró con un regalo de una mujer descuidada con sus pertenencias. :-)
      Saludos y un abrazo

      Eliminar
  3. Por eso como en el poema del tuerto López:
    Te a mo como a mis zapatos viejos...Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carlos gracias. No conocía a este autor y con esa frase me has hecho que me interese. Un hombre muy peculiar.

      Luis Carlos López

      A mi ciudad nativa

      Ciudad triste, ayer reina de la mar

      J.M. de Heredia

      Noble rincón de mis abuelos: nada
      como evocar, cruzando callejuelas,
      los tiempos de la cruz y de la espada,
      del ahumado candil y las pajuelas…

      Pues ya pasó, ciudad amurallada,
      tu edad de folletín… Las carabelas
      se fueron para siempre de tu rada…
      —¡Ya no viene el aceite en botijuelas!—

      Fuiste heroica en los años coloniales,
      cuando tus hijos, águilas caudales,
      no eran una caterva de vencejos.

      Mas hoy, plena de rancio desaliño,
      bien puedes inspira ese cariño
      que uno les tiene a sus zapatos viejos…

      No sabía nada de este poeta, y he buscado y he hallado en la red.
      Pensando en el amor a los zapatos viejos, es normal que se le tenga cariño, pues ellos son los que nos han llevado a los distintos sitios. Realmente los ojos y los pies, son los que nos conducen a visitar los lugares, los ojos si ven, no necesitan zapatos, digamos gafas, pero los pies sí necesitan zapatos para poder caminar. Todo el recorrido hecho con esos zapatos merece tenerlos en cuenta.

      Saludos y un abrazo

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.