Visitantes del Mundo...


contador visitas gratis

jueves, 10 de mayo de 2018

La primavera y la vida


Estaba desesperado. Confundió otro caballo   que estaba castrado por una yegua. Se puso enfurecido, hasta el punto que yo me asusté porque intentaba saltar la pared. Es increíble la forma de actuar de estos enormes caballos. 




El burrito también sabía que la primavera ya había llegado y que el agua y el frío se irían de momento.


Es imposible esconder el deseo y el caballo saca su instrumento porque le llega el olor de alguna yegua en celo. Es la vida y la reproducción.



Los caballos  están en celo y sus penes salen de paseo.


El agua es vida. Sin él la naturaleza se volvería desierto de tierra agrietada y muerta.

El agua dio vida a todos los campos de la Sierra de San Vicente


El agua sale enfurecida y corretea entre la hierba y las piedras. El agua tiene voz cuando baja en torrente. A veces es voz atronadora y de miedo porque se lleva todo lo que hay a su paso.

Otras veces su melodía es tierna, es relajante y cura el alma herida. 




El embrujo de los bosques en primavera.

Las ramas y hojas acarician la montaña.



La vida de las abejas después del invierno.
Si no se las visita y lleva alimento, el frío y el poco alimento en flores puede con ellas y las abejas mueren. Nosotros les llevamos higos secos, agua con miel y zumo de naranja para que estén fuertes y la vitamina c las proteja del frío. Aun así, algunas mueren.


Como las abejas se van, y las colmenas se destruyen por la polilla que está al acecho, y en cuanto ve una colmena despoblada, va hacer de las suyas, se instala en la colmena y apolilla la cera  dejando inservible. 

Mi compañero y su hermano están aprendiendo hacer reinas. Ahí en ese cuadro ya ven que hay capullos con reinas que son alimentadas por las abejas. Este viernes iremos a poner un rulo en cada uno de esos capullos para que nazca una reina y no se vaya a otro colmenar. A Través de los agujeros del rulo, un rulo de los que usamos las mujeres para rizar nuestro pelo, pero este rulo tiene tapones en los extremos para que no escape la reina. Por los diferentes agujeros del rulo las reinas son alimentadas hasta que las saquemos y coloquemos en una colmena con cuadros y abejas.


La vida despierta después de un largo letargo invernal.
Da gusto ir por los campos y montes de El Real de San Vicente y ver como a cada paso la vida te saluda. El agua te invita a escuchar su melodía. Los animales bulliciosos y el deseo a flor de piel.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.