Visitantes del Mundo...


contador visitas gratis

lunes, 4 de noviembre de 2013

El Canto Hituero...

Me gustó ver un corazón castaña.
Y aquí dejo la foto.
Están preciosas las castañas y por dentro jugosas y riquísimassssssssss

 Bueno, pues voy a contar el paseito que nos dimos el día de todos los Santos.
A nosotros no nos gusta ir al cementerio ese día porque pensamos que hay muchos días al años.
Respetamos que las demás personas vayan, pero nosotros no vamos.
Y lo que decidimos es ir a coger castañas a un castañar que nos habían invitado para coger para nosotros. Pero no pude localizar a la persona que me invitó y por eso decidimos no entrar solos e  irnos  al canto Hituero.
Ahhhhhhhhh si se les ocurre ir por ahí es un lugar privado, así que tendrán que pedir permiso al dueño. 


 Por el camino nos encontramos con montones de casitas de las hormigas y demás bichejos.
Montones de setas de colores muy llamativos, que a buen seguro son venenosas. Yo por si acaso paso de largo, tan solo las fotografío y ahí se quedan de paraguas para las hormigas.
 Están los castaños preciosos explotando a cada instante los erizos.  Eso  no es  tan preciosos cuando explota y la castaña junto con el erizo, se te posa en la cabeza o en el cuello. 
Es como si el campo hablara o intentara asustar, porque estás tan tranquila , un ruido de un erizo seco aterriza en el suelo o en cima de una.
 Acopio de leña  para el frío invierno que se presentará ya mismito.
 Parece que desde lo alto del lugar se divise el mar de El Real de San Vicente. Pero en mi pueblo  no hay mar, ahora, en estos tiempos hay un mar de erizos en los suelos pero no mar de agua salada. 
 El pueblo abajo precioso.

 Algunos árboles aun siguen negros y al tocarlos tiznan, aun así yo les di buenas energía para que se fortalezcan  y sigan vivos a pesar de la feura que se les quedó con la quema.  De todas formas son árboles fuertes porque igual que aguantan temperaturas muy frías en invierno, el calor de la quema no los dejó despavoridos, se relajaron y no  se fueron muriendo. Ahí están vivitos y coleando. Feuchos, pero vivos.
Estar aquí es como estar en el cielo. Y eso que aun no he ido, o sí creo que sí fui hace un tiempo lejano pero luego me volví a la tierra porque me gustaba más.

No me digan que no es un paisaje precioso. Esto no hay dinero para pagarlo y disfrutar de ello.
 Paisajes bellos de mi pueblo.
 El Canto Hituero
Es asombroso como se sujeta. Si por un casual un día despertara y dijera, quiero correr hacia abajo, nos haría la puñeta bien hecha. Mejor que se quede ahí quietecito contemplando el pueblo. Parece pequeño pero es enorme.

 Cómo demonios pudo llegar ese canto ahí. Y como demonios se puede sujetar.
Mi pueblo abajo. No es por nada pero me han salido unas fotos preciosas :-)


Canto Hituero.







 Contemplando la maravilla que la naturaleza ha hecho para nosotros.
Es increible cuanta belleza puede haber desde  una piedra.

 Yo subí por el mismo sitio que ellos bajan, no se crean que yo me quedé abajo esperando. Que subí y contemple un rato porque hacía mucho frío desde arriba.
Llegamos sudados porque no encontramos en camino y tiramos riscos y maleza arriba.
Ya cuando nos quedaba poco pensé que no sería capaz de llegar, pero ahora estoy en forma desde que no como las cosas a las que tengo intolerancia y me hacían daño. 
De pronto sudaba y de pronto tenía mucha frío pero al final llegué, llegamos todos y todas.
 Mi media naranja bajando por las piedras.  Ahhhhhh que antes que ellos bajamos Nina, su hijo y yo :-) Que fuimos unas campeonas subiendo al Canto  Hituero.

 David bajando del Canto Hituero.
 Mi amor sujetando el Canto Hituero. 
Ahí es donde se ve la enorme piedra y el cuerpecin de mi compañero

 Para subir no vimos el camino, pero para bajar, bajamos cómodamente por el caminito.
Lo bueno de esto es que hicimos fotos según subíamos por los riscos y luego cómodamente por el camino

La Cabeza del Oso con los rayos del sol.

Un bello espectáculo que no tiene precio. Esto no hay dinero que lo pague el poder ver estas maravillas. Contemplar la naturaleza llena mucho y no cuesta nada. 

 Aquí aun en la Cabeza del Oso no cabalgaba el sol.


 Nubes color fuego. 
El cielo se puso en llamas mientras que el viento intentaba apagadlas.
Una tarde preciosa del día de todos los Santos

7 comentarios:

  1. Lo explicas muy bien, pero las imágenes hablan por sí solas. Yo tampoco soy amigo del cementerio; no por miedo, sino porque allí sólo hay materia putrefacta u óseas: los seres queridos o están en el corazón o no están en parte alguna, salvo en la eternidad del cielo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Isa,realmente vuestro paseo por el campo y el canto Hituero fué muy hermoso y debo decirte, que ahí mismo se pasean todas las almas,que habitan el cielo y salen de vez en cuando a otear el mundo...Las fotos son preciosas, y sé que la mente y el corazón se renuevan al contacto con la magia y la belleza del paisaje...Asi que volvisteis renovados, llenos de fuerza y ánimo para seguir viviendo y dando lo mejor de vosotros mismos, como tú lo haces en tus posts, compañera y amiga.
    Mi gratitud y mi abrazo inmenso por tu generosidad.
    Feliz semana,Isa.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  3. ¡Que bien nos lo pasamos! Y las ganas que tenía de subir al Canto Hituero. Una belleza sin igual. Mil gracias porque si no llega a ser por vosotros no lo hubiéramos visto... Las fotografías son una pasada, y lo explicas muy bien..

    Un abrazo muy fuerte. Hasta la próxima aventura.....

    ResponderEliminar
  4. Precioso Isa!.
    La verdad es que pocas zonas de España disfrutan de un paisaje tan bonito.
    Dicen que sólo se puede comparar con Galicia, pero yo creo que aunque las dos son preciosas son muy diferentes.
    No me extraña que te quedes extasiada mirando al horizonte y a esos juegos de luces y brillos que sólo se encuentran por esos lares.
    He disfrutado un montón de tu paseo.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  5. Naturaleza viva y en directo la que hoy nos dejas con tus palabras y tus espléndidas imágenes. Tu entusiasmo nos contagia y el lugar se lo merece, así que creo que no estuvisteis solos, los que te seguimos en el blog hemos hecho el recorrido con vosotros. ¡Qué maravilla!

    ResponderEliminar
  6. Sé qué hituero, es como un mojón o límite, Isa. A qué El Canto del hituero? UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  7. Con mis mejores deseos, feliz fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por dedicarme un pedacito de tu tiempo.