Visitantes del Mundo...


contador visitas gratis

martes, 12 de noviembre de 2013

Animales no queridos por unas personas, pero sí por otras personas que los cuidan.

Bodegón Natural.
La mano de la mujer está presente en los detalles más hermosos de la naturaleza. Claro que a la naturaleza no la gana nadie. La naturaleza nos da los medios y nosotras los las mujeres hacemos poesías en forma de  bodegones de diversos colores y objetos. Muy bonito Marisol  los bodegones que tienes por todo el lugar.
Doña pata lloraba porque quiso comerse una castaña pero se topó primero con el erizo. 
Las púas del erizo se clavaron en sus patitas. Doña pata lloraba porque con su pico no podía sacar las púas del erizo de castaña. Fue a pedir ayuda a la cabra, pero la cabra intentó sacar las púas con la boca y sus cuernos lo impedían. Pidió ayuda a los ponis pero a estos no se les ocurrió que con su boquita podían haber sacado las púas. Pidió por favor a las gallinas, pero la echaron del gallinero. A la conejita se le enredaban las púas en su blanco pelo. Le pidió por favor al faisán pero era tan creído por su belleza  que ignoró a la pata. El faisán como puede volar  cree que es mejor que las gallinas y que los  patos, no recuerda que son de su familia. Tal vez sean primos hermanos.
Pidió ayuda al perro más fiero y grande del lugar. El perro con sumo cuidado intentó que sus colmillos no dañaran las patas donde estaban clavadas las púas de erizo de castaña.  El perro hizo lo posible por auxiliar a uno de sus compañeros/as de la granja. La pata pudo caminar y hacer su vida normal.
El perro seguiría siendo servicial sólo que aquí no tenía amo que le mandara. 

Patos, ocas, gansos,  gallinas y otras muchas aves juegan y comparten alimentos.

Los animales no ven la diferencia de razas y conviven todos juntos en buena armonía. 
Perro de algún cazador que quiso sacrificarlo y en cuanto se enteró Marisol lo rescató de la muerte.
Preciosa bolita de algodón. A buen seguro fue el capricho de algún niño/a que cansado de tenerlo fue a parar a este lugar en donde está tan a gusto rodeado de campo y otros animalillos.
 La gallina ponedora que  además cada día sale de paseo a controlar como está el panorama.
Esta   gallina supervisora es  muy trabajadora. Sin embargo tiene a otras hermanas que son unas zangazas y poco solidarias. 
 Marcos es una cabra, bueno con perdón un cabrón muy sofisticado. Ven como sus cuernos están mirando al cielo  y no dirigidos hacia delante como lo están otros cuernos de las cabras. Muy simpático es Marcos, realmente no recuerdo si es Marcos o Gehidi porque según me contó Marisol también tuvieron una Gehidi.
Los perros no me dejaban a sol ni a sombra. Pero los dueños les dijeron que no me hicieran nada que había sido invitada. Hay perros que son el doble de grandes que yo. :-) Casi parecen caballos.
 Pudiendo estar tranquilos viajando, están trabajando cada día para mantener el terreno que compraron y que además de aportarles estar en contacto con la naturaleza de continuo y otras muchas satisfacciones, les da muchísimo trabajo cuidar de tantos y tantos animales como tienen aquí. 

 Esta cabra  es Marcos, todos los animales tienen su nombre. 
Realmente esto parece un paraíso. Qué importante es que las personas seamos felices, pues lo mismo de importante es que los animales también lo sean.
Los dueños de estos animales y otros muchos, son animales que las personas les van llevando. Tienen patos, palomas, gallinas de muchas clases, faisanes, todos ellos se los han ido dejando para que los cuiden. Realmente este lugar sería como una pequeña gran granja en donde los niños de los colegios podrían disfrutar de los animales al aire libre.
Hay muchos que están en jaulas, pero realmente están en jaulas para que no se los coman otros depredadores. Los abren las jaulas ellos  vuelven meterse dentro.
Hay personas que son más felices trabajando en el campo, que estando en la playa.
Cada persona somos un mundo, y cada persona reaccionamos de una forma ante las diferentes circunstancias. Sinceramente me quedé sorprendida viendo como este matrimonio es feliz de esta manera. No se comen ni un animal de los que tienen. Cuando mueren los van enterrando. Se dedican a cuidar los caprichos de otras personas que en su día  alguien les regaló un animal y pasado un tiempo se cansaron de ellos. Gatos que iban a sacrificar y que ellos recogieron y tienen bien alimentados. Perros que sus dueños se cansaron de ellos e iban a sacrificar y fueron a parar a este lugar. Parece el Arca de Noé pero sin arca y en plena naturaleza. Mi aplauso y satisfacción por ser como son algunas personas con los animales.

Gracias Marisol y Roque por esta tarde tan maravillosa.
Vosotros sí que estáis en el Edén o Paraíso Terrenal.

Gracias Mari Sol y Roque por invitarnos a coger castañas para nuestro consumo y  para regalar.

Mañana subiré más fotos

8 comentarios:

  1. Me imagino el lugar en donde están los animales y que desgraciadamente no pudimos visitar en el puente de noviembre. Nos han encantado las fotos. Si otra vez volvéis y están mis hijos (con lo que les gustan los animales...), van a disfrutar muchísimo. Por supuesto con el permiso de Mari Sol y Roque.

    Voy a enseñarles las fotos. Un abrazo Isa...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David, gracias.
      Sí, así es a ese lugar ibamos haber ido para que tu hijo viera a los animales, pero ya lo visteis que no pudimos localizar a esta familia.
      Ya surgirá otro día y seguro tu hijo puede ver tantos animalitos.
      Saludos y abrazos para tu familia y para ti

      Eliminar
  2. Desde los tiempos más remotos, el artista ha tratado de imitar a la naturaleza, pero esta es siempre insuperable. Respeto los gusto de este matrimonio, pero hay cosas que no comparto. Mi infancia es una huerta, naranjos y otros muchos frutales y animales que acababan siendo energía animal (mulos y burros) o fuente de proteinas: cabras, conejos, cerdos y gallinas; y otros animales útiles como perros y gatos. A una amiga mía que siempre tuvo perro y es muy amante de los animales, le gustaría tener gallinas y conejos, pero para no comerlos... algo que no comprendo, porque, como todos, sí los come de la carnicería. La ciudad nos ha cambiado los esquemas de la naturaleza.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Francisco, gracias.
      Bueno ya sabes que somos muchos y cada uno somos de una forma.
      Yo tuve con nosotros a Bolita, una conejita preciosa. Aunque hubiera tenido hambre imposible de comermela, porque era uno más de la familia. ¿A que nadie se come a su hijo/a? Pues es fuerte lo que digo y un animal no se puede comparar con un hijo/a pero hay personas que somos incapaces de comernos algo que cuidamos. No pasa lo mismo con las lechugas, las patatas, los pepinos,... porque son vegetales y no tienen ojos que te miran con ternura y cariño como lo hacen las mascotas.
      Saludos y besos

      Eliminar
  3. Isa, leyéndote esta crónica, he llegado a la conclusión de que que el amor por los humanos, empieza en el amor a los animales. Qué bello ejemplo, el de esta pareja. UN abrazo, Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carlos, graciasssssssssss
      Sí a mí me parece muy bello porque encima se están gastando su dinero para alimentarlos y atenderlos en condiciones.
      Saludos y un abrazo

      Eliminar
  4. Si los animales de tu entrada pudieran entender y leer lo que dices de ellos, te darían las gracias más efusivas y calurosas. Tan hermoso texto bien lo merece.
    Feliz fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Disancor, gracias.
      Me alegro que te guste.
      Saludos y un abrazo fuerte

      Eliminar

Gracias por dedicarme un pedacito de tu tiempo.