Visitantes del Mundo...


contador visitas gratis

viernes, 22 de junio de 2018

La luna necesita que le acaricien

 El día se durmió con el arrullo de la cigarra.
La noche madrugó y la luna hizo su presencia.
El día es largo, la noche corta.
La luna se abraza a la rama para lamer sus quemaduras.
Desde la tierra alguien las ve y  y contempla la amargura.
La luna vuelve a lamer las heridas de la rama y la tierra.
 Hay hombres que sufren.
Mujeres  destrozadas.
La luna canta su nana.
La sordera del mundo lo  apaga. 

La luna se fue a dormir cuando el canto del  jilguero anunció el nuevo amanecer.
El sol  prepara con rabia su hoguera para que  ardiera la candela.
Quiere elevar la temperatura, e incomodar a los humanos.
Sólo el otoño podrá apagar su calentura.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.