Visitantes del Mundo...


contador visitas gratis

jueves, 1 de febrero de 2018

El secreto de la noche.

Silenciosa, oscura, sus horas largas e interminables transcurren, y la noche guardando sus secretos.
Se escucha el llanto de un bebé. Tal vez no puede dormir y le dio una pataleta. Tal vez le estén pegando. Tal vez tenga hambre. Tal vez esté solo porque sus padres salieron a divertirse. 
Silencio. De nuevo llora desesperadamente. Se enciende una luz en la ventana de la vecina.
La silueta marca sus brazos en alto. Se tapa la cara. Sale corriendo con un bulto entre sus brazos.
Mas llantos del bebé. Silencio. De nuevo llantos y gritos de adultos. Suena la sirena de una ambulancia. Silencio. Me asomo a la ventana. A lo lejos se pierde la luz de emergencias de la ambulancia. No hay más ruidos y todo queda enmudecido. A la mañana siguiente me entero de que el niño tenía mucha fiebre y se lo llevaron al hospital para curarlo.

*****************

La luna engordó y su presencia es muy brillante. Suena un golpe seco. Parece que algo se hizo añicos. Cristales rotos parece su sonido. Miro al cielo y la luna en décimas de segundos desapareció.
Tal vez se quedó dormida y se cayó. Se hizo añicos. Vuelvo a asomarme mirando al cielo y la luna se había escondido detrás de una nube. Otro golpe seco. Más cristales rotos. La luna seguía en el firmamento llena y brillante, más redonda y grande que nunca. 
Chirrían las ruedas de varios coches  a los  que les rompieron los cristales de las ventanas. Noche de robo de coches.

****************

El silencio de la noche delata cuando hacen el amor los vecinos. 
No se puede dormir por los jadeos. La cama suena mucho. Esperan a que sus cuatro hijos duerman para hacerse arrumacos. Pienso, si yo lo escucho, también lo escucharán los hijos. Yo en su lugar cambiaría a horas del día en el que hay más ruido y los hijos no están. Tendría en cuenta que la habitación no diera con la pared de ninguna habitación de los vecinos. Su piso tienen la misma distribución que el nuestro. Hay una habitación que queda en medio del dormitorio principàl y del salón. Ésta es un buen lugar para jugar  de noche y de día. Aunque claro, ellos tienen todas las habitaciones ocupadas. Lo mejor en esas situaciones es unirse al juego y ellos por un lado y los demás por otro. Así nadie escuchará al otro.

*****************

Un perro ladra a la luna. La luna ni se inmuta. El perro  no puede dormir porque la luna le ilumina.

***************

Dos gatos bajo la luna se acarician. Después estiran su patita para desovillar el ovillo de la luna.

*************

Hay muchos cuervos de día y en las noches que van a picotear y roban  lo ajeno.
Cuando un cuervo de mal agüero se fija en algo, al final lo consigue. Hay cuervos despiadados que pican una y otra vez en el silencio de la noche. Sus víctimas incapaces de hablar, cargan con la herida toda la vida. Al principio piensan que es algo  pasajero. Pero el cuervo sigue picando y haciendo cada vez más profunda la herida. Hay pajarillos que no pudieron aguantar los picotazos del cuervo y al final se dejaron vencer. Sin embargo, otro pajarillos aletearon sus alas  y consiguieron volar, derrotaron al cuervo que hoy está entre barrotes, aislado y temeroso de que alguien haga con él lo mismo que él hizo con otros pajarillos inocentes. Cuando intuyas que un cuervo se acerca, huye lo más deprisa que puedas y ponte a salvo. Lo que más ahuyenta a los cuervos es el sonido de un silbato.















No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.