Visitantes del Mundo...


contador visitas gratis

domingo, 28 de enero de 2018

El aire dejó sentir su fuerza

El viento, aire, mistral se pasea haciendo que los árboles tiemblen al sentir su aliento helado y nauseabundo de olor a cloaca. Ya no hay más mariposas volando cayendo de las ramas. A éstas les arrebató a la fuerza cualquier signo de vida. Sólo se salvaron las hojas perenne de los árboles. Las nubes salieron despavoridas por el vendaval, se cobijaron tras las montañas y en las rendijas de las piedras. Ahí se adormecieron durante las largas horas que el viento se apoderó del mundo.
Las calles huérfanas de gente. Los parques solitarios y los columpios moviéndose y enredándose enloquecidos. Por los toboganes bajaban a toda carrera hojas despedazadas que el viento acuchilló. 
Pasada la larga noche llegó el día y todo volvió a la normalidad. El viento se desvaneció y en el horizonte el sol comenzaba a iluminar la mañana haciendo que los vientos huracanados del día anterior parecieran un mal sueño.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.