Visitantes del Mundo...


contador visitas gratis

lunes, 20 de noviembre de 2017

Cada día me alegro más de haberme apuntado para aprender a nadar.

La piscina me ha devuelto el estar a gusto conmigo misma. Me ha dado más seguridad a la hora de desenvolverme y a la hora de enfrentar los problemas. Jamás pensé que podría bucear y lo hago. Naturalmente buceo a mi ritmo. Hoy mismo el monitor que es quien nos está enseñando a nadar, nos ha echado varios  aros al agua y hemos tenido que cogerlos. Ha sido muy divertido. Somos tres alumnos muy aplicados. Contengo la respiración y nado bajo el agua. Esto era increíble en mí. En mi mente había montones de monstruos horribles en el agua cuando yo intentaba meterme. Esto ya se ha borrado de mi mente. Cuando no podía hacer pie con la cabeza por fuera, era tal el pánico que me entraba  que dejé de  ir a la playa y a la piscina en verano. Ahora me encanta y estoy consiguiendo  apartar el miedo y me relaja. Algo que tiempo atrás me ponía muy nerviosa, ahora me relaja y me divierte. A la piscina voy cada día de lunes a viernes por las mañanas. Los lunes y miércoles también voy por la tarde aprender a nadar, vamos mi compañero y una servidora.
En las mañanas hacemos con un monitor o monitora ejercicios aeróbicos. Una vez termino los ejercicios nado un rato. buceo y me divierto. Me encuentro mucho mejor de salud. Más agil, menos pesada porque he adelgazado nueve kilos. Aun tengo que adelgazar otros nueves  kilos y entonces estaría de lujo. Digo que estaría de lujo no por el físico que me da igual, no tengo que conquistar a nadie con  mi físico, si no porque estaré más saludable. Lo más importante es que me guste a mí misma.



Esta foto la he hecho con el  móvil este fin de semana. Es una panorámica de mi pueblo. Nos dimos un gran paseo andando y vi la imagen y le di al disparador del  teléfono móvil. 
Hoy por fin he ido a recoger mi cámara de fotos que estaba averiada. La broma me ha costado 181 euros. Esperemos que no se vuelva a romper porque soltar esta cantidad me ha dejado temblando.  Es un extra fuerte porque ya se nos van todos los meses 200 euros entre  la pisci y en las clases de baile. Ahora toca contenernos un poco para no tener más gastos, ya  que aun estamos a mediados de mes.


El miedo cuarta la libertad
El  miedo  ata la mente para no dejar que avences
El miedo corta las alas y no nos deja volar.
El miedo es la carcelera que no te deja ni respirar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.