Visitantes del Mundo...


contador visitas gratis

jueves, 7 de septiembre de 2017

Estoy encantada...

Estoy encantada de haberme apuntado a la piscina. Cada día voy por las mañanas, sin prisas, ya que tengo toda la mañana para hacer ejercicio. Naturalmente, como mucho estoy los tres cuartos de hora que dura la clase. Hoy, hasta las doce no hay clase de aquafitness. Eso sí, al circuito relax me tiro hasta que mi piel sale arrugada y apunto de volverme una sirena. En cuanto empiezo a notar que mis pies se están formando como la cola de las sirena, salgo rápido y veloz del agua :-)
 Me encanta la cama y los masajes de chorros de agua que salen por ella. Se te mueve hasta el alma con la presión que lleva. Los masajes son desde el cuello hasta la punta de los pies. Es como si vibraran todos los músculos, y cada pedazo de carne del cuerpo. De aquí sales nueva. Hay montones de chorros gordos que yo  no me pongo bajo ellos porque no quiero matizar a mi cuerpo. De momento no tiene que cumplir ninguna condena. Seguro que cuando las demás personas se ponen bajo ellos, es porque les hace bien. A mí me duele cuando descarga el agua en mi espalda y con una vez que los probé ya me vale.  Yo quiero cosas suavecitas, masajes con cariño y ternura, y el agua me los proporciona buscando los más adecuados para mi. Del circuito intenso Pediluvio me gusta. Baño Turco, nada de nada.El Mar Báltico, ufffffff, está congelado, tampoco me gusta. Sauna, ni hablar, ya he tenido todo el verano y sin descanso cuando salía a la calle. La pileta de efectos es la que más me gusta. Ducha ciclónica y la ducha nebulizada bueno, las aguanto, pero no son mis favoritas. Lo que más me gustan son los masajes  con los chorros que salen dentro del agua y en la cama. El que más, la cama, éste me encanta. Primero de espaldas en la cama, y luego de panza en la cama. Se mueven hasta los pendientes de mis orejas. Ayer tuve doblete. Fui por la mañana después de volver del hospital porque me tocaba control de coagulación. Cuando llegué ya se había terminado la clase, y no había más clases.  Nadé un poco y luego fui a los masajes. Por la tarde volví con mi compi, para acompañarlo, no porque tuviera ganas de masajes de nuevo :-) Nadamos, él en la piscina profunda, yo en la que hago pie. El primer día me metí en la profunda, jajajaja y luego no era capaz de salir. La escalera me quedaba lejos y pase bajo el agua por las tiras que ponen para separar las calles, jajajaja, me entró agua por la nariz, y me fastidió. Tuvo que salir mi compi para darme la mano y sacarme. Fuera del agua soy ágil, en el agua no. Yo es que soy muy rara jajajaja.

Al final nos hemos apuntado para aprender a nadar. Esto hasta mediados de septiembre no comenzamos. Dos días, que serán los que  venga Antonio y yo con él  para aprender también a nadar. Antonio tampoco utiliza la sauna, ni el baño turco, ni el Mar Báltico. Él También necesita masajes suavecitos. Somos dos mimosones.

Estas fotos no tienen nada que ver con la piscina, pero estábamos relajados  y era noche fresca después de un día de verano muy caluroso, en el mes de agosto.

Una noche preciosa y fresca a las afueras del pueblo.


Subimos hacer  pruebas y fotografiar a las estrellas, pero tanto José María, como yo, nos dejamos una cosita que sujeta la cámara en el trípode. No pudimos hacer fotos con gran exposición de tiempo  para fotografiar la noche y las estrellas. 

Jugando con la linterna  hice estas fotos algo raras, pero fotos. Bueno, José María enchufaba la linterna, y yo saqué la foto.

14 comentarios:

  1. Fenomenal lo de la piscina, es un modo de divertirse haciendo uno de los deportes mas completos. El paseo nocturno parece muy relajante. Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Qué bueno que te hayas apuntado para aprender a nadar, además, vienen muy bien esos chorros.

    Lo importante, disfrutar de lo que se hace.

    Besos enormes.

    ResponderEliminar
  3. Qué bueno Isa!!!
    Y lo bien que te va a ir...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Torito, ya estoy notando muchos cambios en mi cuerpo. Besosss

      Eliminar
  4. Es una actividad estupenda. Me has puesto los dientes largos. Si te va bien y encima te lo pasas estupendo, haces muy bien.
    Gracias por compartir tus vivencias.
    Te sigo, me gusta tu blog.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Graciasssss Mari Carmen.
      Saludos cordiales.

      Eliminar
  5. Esta semana he ido tres días y hoy iba a ser el cuarto de la semana, pero me siento muy cansado y he decidido no ir para recuperarme. Lo peor es que es posible que me canse de otras cosas que nada tiene que ver con lo físico. ¡Ánimo, Isa, tú puedes!

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Graciasssss Francisco. No sé que decirte. Cuidare y descansa, veras como de nuevo te apetece seguir haciendo piscina.
      Abrazos muy fuertes

      Eliminar
  6. Respuestas
    1. Graciasssss Disancor. Igual para ti, buen fin de semana.
      Abrazos fuertes

      Eliminar
  7. Bueno, lo de tu baño me hizo acordar de los famosos baños lustrales, capaces de darle descanso al cuerpo y alma, quizás mejor a las abluciones. El agua es una delicia en el cuerpo. Nadar tiene la ventaja de ayudar a rebajar las calorias. Y la fotografía en la noche, de acogernos a una estética que saca el alma a pasear. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar

Gracias por dedicarme un pedacito de tu tiempo.