Visitantes del Mundo...


contador visitas gratis

jueves, 23 de noviembre de 2017

Hacerse la muerta

Su mente flota haciéndose la muerta, mirando al cielo, no temiendo nada.
Ni el ruido, ni las gentes nadando la desconciertan.
Su mente se para, sus brazos se abren, sus piernas se estiran.
Su corazón late, se deja llevar, baila un vals con el agua, él es quien  la lleva como ave que vuela.
Recuerda antes de nacer, en la tripa de su madre  también nadaba y su mente flotaba.
El agua acaricia su cara, lame sus pies, conserva la calma.
Se siente liberada porque el agua se hizo su amiga  ahogando  los fantasmas que la torturaban.
El agua es su amiga y baila con ella todas las mañanas.
Ya no cierra los ojos, ni ve pozos llenos de maraña  porque ella se siente a gusto dentro del agua.










lunes, 20 de noviembre de 2017

Cada día me alegro más de haberme apuntado para aprender a nadar.

La piscina me ha devuelto el estar a gusto conmigo misma. Me ha dado más seguridad a la hora de desenvolverme y a la hora de enfrentar los problemas. Jamás pensé que podría bucear y lo hago. Naturalmente buceo a mi ritmo. Hoy mismo el monitor que es quien nos está enseñando a nadar, nos ha echado varios  aros al agua y hemos tenido que cogerlos. Ha sido muy divertido. Somos tres alumnos muy aplicados. Contengo la respiración y nado bajo el agua. Esto era increíble en mí. En mi mente había montones de monstruos horribles en el agua cuando yo intentaba meterme. Esto ya se ha borrado de mi mente. Cuando no podía hacer pie con la cabeza por fuera, era tal el pánico que me entraba  que dejé de  ir a la playa y a la piscina en verano. Ahora me encanta y estoy consiguiendo  apartar el miedo y me relaja. Algo que tiempo atrás me ponía muy nerviosa, ahora me relaja y me divierte. A la piscina voy cada día de lunes a viernes por las mañanas. Los lunes y miércoles también voy por la tarde aprender a nadar, vamos mi compañero y una servidora.
En las mañanas hacemos con un monitor o monitora ejercicios aeróbicos. Una vez termino los ejercicios nado un rato. buceo y me divierto. Me encuentro mucho mejor de salud. Más agil, menos pesada porque he adelgazado nueve kilos. Aun tengo que adelgazar otros nueves  kilos y entonces estaría de lujo. Digo que estaría de lujo no por el físico que me da igual, no tengo que conquistar a nadie con  mi físico, si no porque estaré más saludable. Lo más importante es que me guste a mí misma.



Esta foto la he hecho con el  móvil este fin de semana. Es una panorámica de mi pueblo. Nos dimos un gran paseo andando y vi la imagen y le di al disparador del  teléfono móvil. 
Hoy por fin he ido a recoger mi cámara de fotos que estaba averiada. La broma me ha costado 181 euros. Esperemos que no se vuelva a romper porque soltar esta cantidad me ha dejado temblando.  Es un extra fuerte porque ya se nos van todos los meses 200 euros entre  la pisci y en las clases de baile. Ahora toca contenernos un poco para no tener más gastos, ya  que aun estamos a mediados de mes.


El miedo cuarta la libertad
El  miedo  ata la mente para no dejar que avences
El miedo corta las alas y no nos deja volar.
El miedo es la carcelera que no te deja ni respirar. 

viernes, 17 de noviembre de 2017

Unas semanas atrás, había pianos en las calles de Madrid




















Las hojas se pararon
el viento dejó de soplar
los pájaros dejaron de piar
solo se escuchaba la música de piano.









Fue espectacular ir recorriendo cada rincón de Madrid y sentarte a escuchar música de piano. Una experiencia que la recomiendo  a todas las personas que puedan tener acceso a estos eventos en la calle.

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Este mundo loco

Este mundo loco lo trastorna y transforma todo.
Azuza a sus gentes, enfrenta ciudadanos, desgasta corazones.
Las gentes mueren en esos sueños donde han puesto todas sus esperanzas.
Se ven rostros desgastados, lugares derruidos, vuelve la guerra en la mente de los más ancianos. 
Corazones con desasosiego, mentes temerosas, rostros apabullados. 
Los estudiantes paran sus carreras formando  barricadas, deteniendo a los trenes, no dejando circular con libertad a los pasajeros. 
Detienen a los coches encarcelando  por horas a sus dueños en ellos.
Entorpeciendo las vidas y asfixiando al empresario. 
Temerosos los trabajadores, temerosos los viandantes, temerosos todos ante un mundo incierto.
Este mundo loco ha dejado morir los sueños de muchas personas, sus mejores sueños e irrecuperable.
Puso  caramelos en las bocas no dejando que los degustaran.
Este mundo loco armó una tremenda, enfrentando a las autoridades, apaleando a unas personas y a otras que pensaban diferente.
Los causantes de tanto revuelo, tanto daño hecho, salen por patas a un país vecino, mientras otros son apresados.
Este mundo loco ahora dice que nada era cierto, que todo era un invento.
Se nos quedan caras de bobos tanto a quienes pararon sus carreras para salir a las calles, a los empresarios que cambiaron sus sedes a otros lugares, a ese dinero que huyó y se instaló en otros bancos. 
Estamos todos locos solo que unos lo están más que otros.
No hay seriedad, no hay respeto, no hay agallas para enfrentar un mal intento.
Todo quedará en nada aunque el desconcierto se acueste con todos menos con aquellos que se levantaron un día y nos volvieron a todos locos.  




lunes, 13 de noviembre de 2017

Si supieras amar...

A ti, sí  sí, que estas siempre lamentandote.
Que todo te sale mal,
que hasta la vida dices que te dió la espalda.
Que hasta las horas dices que son más largas.
Que el sol te ofende.
No te viene bien un bonito amanecer.
El ocaso te deja en tinieblas.
Las estrellas se fundieron en las noches de tormenta.
En la calle dices que la gente te molesta.
A ti, que vives en un lamento cuando no te falta de nada.
A ti, que tienes cama blanda,
comes todos los días,
puedes visitar al medico cuando enfermas,
medicinas para los dolores,
agua calentita para ducharte cada día.
A ti que vives en un lamento constante, 
que naciste viendo la sonrisa de tu madre,
que no te faltaron los abrazos de ella,
que en las noches te acunó y cantó canciones de cuna.
Que creciste con calor y amor en un hogar.
Que te defendieron y arroparon tus hermanos mayores.
No eres feliz porque no te amas.
Eres  egoísta, no sabes valorar la vida.
A ti, mira a tu alrededor y veras que las personas son felices,
 y a veces tienen la mitad de lo que tienes tú.
Si supieras amarte, no te lamentarías a todas las horas de la vida.







lunes, 6 de noviembre de 2017

Sufrido y bello otoño


A veces me gustaría ser niebla para que no me vieran.
A veces pienso que sería mejor haber nacido sin lengua para no hablar y no hacer daño, ser sorda para no escuchar y vivir sin ruidos ni monsergas.
A veces me gustaría no saber escribir ni leer, para no participar ni sufrir.
A veces me gustaría ser un árbol caduco, así en otoño mis hojas cambiarían de color y se marchitarían.
A veces me gustaría ser nube para contemplar y seguir mi camino.
A veces me gustaría ser pájaro para volar y estar de un lugar a otro.
A veces me gustaría ser ola para chocarme con las rocas, para arrastrar la arena, para esconder a las estrellas de mar, a las conchas,... 
A veces me gustaría ser un león para dar miedo a todo el mundo y ser el rey de la selva y no temer a nada.
Pero soy humana, lloro, río, hablo, sueño, me equivoco, me hacen daño, yo lo hago, enfermo y un día moriré, no sé si de vieja, o me queda poco.