Visitantes del Mundo...


contador visitas gratis

miércoles, 5 de octubre de 2016

Se embobó y le costó muy caro.

... Después de acicalarse y pasar su lengua por el cuerpo para lavarse y peinar su sedoso pelo, así quitar el polvo del camino, dormitaba a la sombra de un árbol sin tener en cuenta, que podría haber animales peligrosos sueltos por el recinto.
Había caminado más de 13 kilómetros y se sentía muy cansada. Sin pensárselo, se recostó,  quedó dormida soñando que estaba en  su madriguera y allí nadie podría tener acceso. Por un momento sintió un vaho humedecido y calenturiento frente a su cara
. Abrió los ojos y eso fue lo último que vieron.
Por si alguien no lo pilla era una liebre la que dormitaba :-)

12 comentarios:

  1. Pues si no lo dices no lo pillo, Isa.
    Pobrecilla.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celia, es un cuento donde pongo cosas inventadas. Los 13 kilómetros los hice yo hoy caminando en la calle. Llevo una aparatito donde me lo marca. Y los pasos que doy y las calorías que pierdo.
      Pongo en la fabula cosas inventadas y además meto cosas mías del día a día.
      El más grande se come al más chico. Esto pasa en la vida real de los animales pero también de la vida real de las personas. Aunque claro en las personas solo es metafóricamente. :-)
      Abrazosssssssssssssss

      Eliminar
    2. Gracias por la aclaración :)
      Besos, Isa.

      Eliminar
  2. Joderrrrrrrrrrr que miedoooooooooooo.....

    Y qué bueno!!!

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta todo lo que compartes, lo que vives, lo que piensas, y tus imágenes.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  4. Que triste, y después de recorrer tantos kilómetros. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Aquí se ha producido un cambio narrativo importante, Isa, un halo de misterio en el que el lector tiene que poner de su cosecha. Te felicito.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Sorprendente final. Has escrito un buen relato.
    Feliz fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Quizás en la metáfora, nos está comiendo la insensibilidad neoliberal. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.