Visitantes del Mundo...


contador visitas gratis

miércoles, 19 de octubre de 2016

Día gris


Hoy está el día gris. Amaneció más tardío porque las nubes espantaron al sol. No me apetecía levantarme, pero hice un gran esfuerzo.  Eché las sábanas para atrás y  me senté en el trono a leer. Después de una hora leyendo en el trono y otras actividades, me di una ducha. Disfruto mucho  bajo el agua caliente, si no fuera porque hay que cuidar del agua y porque el gas sube mis gastos, estaría eternamente bajo él cayéndome por la  cabeza y por todo mi cuerpo. Es un placer sentir el agua cuando acaricia caliente, metiéndose por todos los recovecos de mi menudo cuerpo.
Salí de la ducha y me embutí en el albornoz verde  con capucha. Así estuve un rato mirando por la ventana, ensimismada, viendo a los pajarillos en la rama del árbol.
Hoy no fui de la cama a la bici como cada día. Desayuné un zumo de naranja y me apetecía un poco de pisto que quedó de la noche anterior. No tengo una norma de desayunar leche con tostadas o con galletas como lo hacen la gran mayoría de los mortales. Como lo que me apetece y que no me de intolerancia. El pisto estaba más rico asentado por la mañana, que la noche de antes, y mira que estaba rico, pero por la mañana estaba delicioso y con más sabor por su veterania de varias horas hecho.
Me sequé un poco el pelo. Puse crema protección 50 en mi cutis. Me puse un poco de rimel  en  mis pestañas. Me vestí con mis vaqueros y mi camisa de colorines, una chaqueta  polar rosa. Bajé al trastero y recogí el carrito de la compra. Caminé al mercadillo. Había pocas personas y menos puestos que de costumbre. Recorrí todos los pasillos. El griterío de los fruteros llamando la atención para vender sus mercancías me hizo sonreír. Me paré en un puesto en donde el chico se desgañitaba para atraer a más clientela. Chiquillo que te vas a quedar ronco, le dije.

Compre manzanas, naranjas, plátanos, melocotones, pimientos rojos y dos lechugas. Estuve como dos horas caminando. Cuando llegué a mi casa había recorrido algo más de once kilómetros,así me lo marcaba el aparato que llevo para que me diga lo que camino.
Saqué todo el género y me dispuse a lavarlo. Me gusta lavar las frutas antes de meterlas en las nevera. Así no hay peligro de que nos llevemos a la boca con todos los microbios. Lavé también en abundante agua y con unas gotitas de lejía  los pimientos rojos y asé. Mientras se asaban comí una ensalada de judías verdes que había hecho el día de antes y sobró. Me gustan las judías verdes. Las hago al vapor con dos zanahorias laminadas, dos patatas laminadas y una cebolla en gajos. Al hacerlas al vapor conservan sus vitaminas, su sabor y su color.

Después me asé unas castañas del castañal de los primos de Antonio. Están deliciosas. Lo malo que se inflama la panza y da muchos gases. Seguro que esta noche habrá una sonata y no precisamente de violines.
El día que las comemos los dos la sonata se multiplica pero también las risas.




Seguido me hice cinco kilómetros en la bici y le di otro buen empujón al libro.
Y ahora estoy aquí escribiendo y terminando para tomar un descafeinado e irme a la clase de fotografía.
Estaré sola en el cuarto rojo, mi compañera de curso me ha dicho que no podía ir. Hoy será tarde aburrida de 
 revelado de fotos. 




11 comentarios:

  1. Lo de estar sola en el cuarto rojo ocurre siempre que comes castañas?

    jajajjajjajaja

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, solo hoy porque mi compañera se ha ido a ver una peli. Un monstruo viene a verme. La vi el día del Pilar con mi chico en Nassica. Los gases me dan por la noche en la cama jajajajaja.
      Graciasssssss.
      Besosssssss

      Eliminar
  2. Aquí también está nublado y hay pocas ganas de nada. Mañana será otro día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si hay que hacer el vago se hace.
      Saludos

      Eliminar
  3. Un día completo, con muchas actividades, yo iba a asar castañas pero he asado un boniato, el olor me gusta y el sabor mas. Me ha encantado pasar un rato contigo. Cuando has cogido la bici ya me he ido a casa. Un abrazuco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ester. A mi los boniatos como que no me llegan a gustar.
      Cuando aso las castañas en el horno se llena la casa con olor a campo. Me encanta.
      Abrazossssss

      Eliminar
    2. Por si alguien no lo sabe. Al asar las castañas en horno o sartén hay que hacerlas antes una pequeña rajita, si no revientan y se llena todo de migas de castaña. Lo malo que vaya a un ojo o algún a la cara. Salen disparadas si no se les hace una rajita en la piel.

      Eliminar
  4. Muy buena crónica de un día tuyo, donde se dan eventos complementarios: lectura y deporte. Y puede asegurarte que leer en el "trono" es de lo más grato. Mis mejor lecturas las hago ahí. Alguna vez, una prima me observó entrar al baño a "hacer del cuerpo" como dicen por aquí eufemísticamente, y como a las tres horas, reparó que salía del excusado. Me dijo, !"que cagada larga tenías". "NO. lecturas atrasadas, le respondí. Y, en adelante, ella también se acostumbró a leer en el retrete. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  5. Vayan día más completo el tuyo ISA, ¡¡ 11 km !! nada menos... yo hago la mitad pero por pasillos de juzgados jaja me ha gustado mucho leerte este mini diario tuyo que tan cielo compartes con todos aquí. Espero que te hayan quedado ricas las castañas ... y sin concierto ;)

    Muchos besos ISA!

    ResponderEliminar
  6. Yo no diría que fue un día común, me pareció un comienzo muy divertido sobre todo con tus acotaciones siempre llenas de humor. Besos.

    ResponderEliminar
  7. La verdad que tienes un feliz despertar y mucha actividad durante toda la mañana, además de cuidar con mimo tu cuerpo.
    Feliz fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por dedicarme un pedacito de tu tiempo.