Visitantes del Mundo...


contador visitas gratis

lunes, 20 de junio de 2016

Libélulas.




Estuve dentro del riachuelo. Claro con botas de goma. Paralizada, como una estatua para que las libélulas  no me vieran en movimiento. Sólo vino esta a pesar que llamá a otras.

video

Me metí en un riachuelo que había para poder hacer la foto.
A las libélulas les gusta el frescor del agua corriente.


Cada vez me acercaba un poco más.
Ella se dejaba fotografiar y volaba. volvía, era muy juguetona. Como si supiera que estaba ansiosa por hacerle fotos.
Estaba juguetones y desaparecía y volvía aparecer.

video
Antonio se quedó dormido con el arrullo del riachuelo.
Yo con un poco de miedo porque las piedras estaban muy resbaladiza. Había mucha tierra dentro del riachuelo que me hacía patinar y temía acabar en la parte de abajo y escalabrada por las piedras.
A parte de tener cuidado para no asustar a las libélulas, tenía cuidado para no caerme.

Una libélula  macho enorme :-)
Mi compi mientras yo hago fotos y estoy quieta como una estatua, él duerme la siesta.
Se durmió como media hora que fue el tiempo que tardé en hacer la foto a la única libélula que me escuchó y vino a complacerme para hacerle la foto. 



Yo creo que esta libélula es de otros años y ya me conoce. Estaba muy quieta y eso que acerqué el objetivo muy cerquita de ella. 

Nos hemos enterado de otro sitio donde me han dicho que hay muchas y de muchos colores. Iremos en cuanto mi compi pueda llevarme. Aunque nos han dicho que en el mes de agosto es cuando más hay. Iremos un día de estos y si no hay de muchos colores, pues volveremos en agosto.


Mariposas sólo se posaron dos. Está naranja y otra amarilla que no me dio tiempo hacer la foto porque voló muy rápido. Seguro que habrá más mariposas en toda la temporada del verano. Ahora están con mucha energía y vuelan y vuelan y se asustan de las personas.

11 comentarios:

  1. Pues has logrado unas fotografías muy bonitas...ese desenfoque es lo que yo buscaba, pero mi libélula no colaboró, jajajaaa...a ver si vuelvo a probar y lo consigo!!!

    Felicidades por estas fotos que, ahora, ya sé bien que no son algo sencillo de conseguir...un gran abrazo, Isa!!! ;)

    ResponderEliminar
  2. Me encanta el sonido del agua de ese riachuelo.
    Me pasaría horas oyéndolo.
    Lejos del humo, de la locura, de la hipocresía.
    Agua, sombra y paz.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Lograste preciosas fotos, ya dice mi amigo que para fotografías bonitas hay que tener paciencia. Esos días de riachuelos y siesta son vitaminas naturales. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué bonito, qué dulce y qué entrañable! En verdad te has puesto en riesgo de caída y remojón, pero ya que no pasó y el reportaje tan bonito, mereció la pena.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Son unas fotos preciosas. A mí me dan asquito las libélulas, como casi cualquier bicho volador, pero la verdad es que son muy chulas vistas así.
    Besos, Isa!!!

    ResponderEliminar
  6. nena que bonitos los vídeos. Que cantidad de agua lleva este año el arroyo de la sierra, verdad?
    saben a poco :-)... les he visto varias veces, pero aún así... más, por favor.
    besos, preciosa.

    ResponderEliminar
  7. Qué lindas son todas las libélulas que lograste fotografiar! Merecida siesta se ha tomado tu compi ;)
    Precioso como siempre ha sido este post
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  8. Me gustan las libélulas tienen algo de magia...
    precisas fotografias.

    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
  9. Isa, primero de todo te felicito por ser valiente metiéndote en el río...Conseguiste las fotos y además unos videos geniales, son una preciosidad. Ese riachuelo tiene mucha fuerza y nos deja todo un mensaje de fuerza y coraje hacia adelante.
    Mi abrazo y mi cariño siempre.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  10. Recuerdo, que aquí de pequeño me iba al Río de Oro, hoy contaminado y disminuido,con otros "pelados", a ver cómo los "lavaculos" (por aquí se les llama así) o libélulas, bajaban al río, a bañarse, pues hundían solo la cola, y luego se elevaban. A uno le decían que duraban sólo veinticuatro horas como adultaes. Era un mito duran alrededor de seis, esta especie tan bella, y singular, que capturas en tus fotos magistralmente. Pareciera, que la libela de tus fotos, adrede posara, para tu cámara, Isa. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  11. Feliz día de San Juan y feliz fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.