Visitantes del Mundo...


contador visitas gratis

lunes, 11 de abril de 2016

La Lagartija

La flor de cerezo ya ve próximo su nacimiento convertida en una rica y jugosa cereza.
Mientras tanto contempla la  expectación  que hay a su alrededor.
La belleza recorre todos los rincones de mi pueblo. En el campo, allá donde vayas, rompieron las yemas de los cerezos, de los melocotoneros, las higueras, los manzanos,... 
Las abejas van de flor en flor para pecorear y polinizar las flores. 
Si las abejas murieran, el mundo sobreviviría muy poco ya que gracias a ellas, podemos comer frutas, cerezales, legumbres  y verduras. 
El sábado me llevé al huerto el libro que estoy leyendo y una hamaca para leer  mientras Antonio Cavaba el huerto para prepararlo, y sembrar tomates, judías verdes,  pepinos, berenjenas, ...
Pero al final, vi estas preciosas abejas pululando de flor en flor y cogí la cámara y en lugar de leer me puse hacer fotos a todo lo que se movía.
Naturalmente al viento no pude captarlo y eso que hacía un día de mucho viento y fresco.
Naturalmente al viento sólo podemos oírlo y ver como mueve los árboles y forma olas de mares con la hierba de los prados. También podemos sentirlo en cara. Pero no podemos fotografiarlo. El viento no tiene cuerpo, es transparente, no podemos cogerlo con la mano. Sí podemos tragar un poco de viento, pero no nos alimentará. Sólo será el placer de decir me comí al viento, y no a todo, si no, una porción de viento.
A veces el viento, en la soledad del campo da miedo. A mí me da miedo porque se convierte en distintos sonidos. El sábado me alejé un poco de donde estaba Antonio, y en la soledad del campo, el viento me atormentaba y no me dejaba ser libre.  
Flor de la Haba.
De aquí nacerán unas tiernas y ricas habas que harán las delicias de la cocina cuando tiernas las recoja para hacer fritas con jamón.
El viento empujó al sol para que entrara a través de este redondel de metal
El avión pasó mudo por el lugar pero fue dejando una estela blanquecina.
Las margaritas están con sus ojos bien abiertos esperando que algún insecto se pose a olerlas o a comer de su manjar.
Contemplé por un tiempo a la lagartija que salió a que el sol la calentara.


Cada vez me acercaba más pero con mucho cuidado para no asustarla y que se escondiera.
Cuando voy al campo me da miedo no me encuentre con alguna serpiente. Antonio me dice que si yo tengo miedo, ellas también porque se asustan. Yo pienso que yo no las voy hacer nada, porque me quedo paralizada. Una vez vi una enorme y me quedé como un árbol plantado. Antonio me dice que cuando vea a una culebra, grite para pedir socorro. Que no me mueva, ellas no oyen, pero sí ven. Ahora hay muchos animalitos tomando el sol. Dejaron de invernar y salen igual que lo hago yo al campo.
Estuve un buen rato contemplando. Si ella tenía miedo, yo lo tenía más porque el viento en estas piedras arremetía con fuerza. Creo que la lagartija estaba en mi misma situación, el miedo la dejó paralizada.

A las abejas las tengo respeto. Cuando voy al campo, procuro ir con gorra ya que si hay alguna abeja y me cruzo en su camino, al menos que no se me enrede en el pelo. 

Nosotros tenemos colmenas. Una vez me picaron cuatro abejas en la cabeza. Me hizo reacción y mi compañero tuvo que bajarme a urgencias. Me dio alergia y pensé que me moría. Yo suelo ir con él a las colmenas, pero me protejo bien con mi traje de apicultora. También me rocío con repelente de insectos. No me ha vuelto a picar ninguna abeja. Estuve mucho tiempo que me daban pánico. No aguantaba el sonido que hacen cuando voy a verlas. Después de que me picaran cuando iba, sudaba mucho y tenía taquicardias. Esto ya lo superé. La abeja te pica cuando se ve en peligro. Supongo que como cualquier animalillo. Lo peor que hay es ponerse nerviosos cuando hay abejas alrededor. Ellas huelen tu miedo y el olor que desprende tu cuerpo. De ahí que se acerquen y si haces movimientos raros te piquen.

20 comentarios:

  1. NO sólo despierta el mundo vegetal. También se des´percude de la modorra invernal, el mundo animal reptil.y esos bellos insectos llamados abejas, que nos hacen dulce la vida.Y, me siguen ensalmando tus fotografías, Isa. Buena lente. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  2. Mira que odio la ciudad pero leyéndote me dan ganas de no ir al campo... abejas, serpientes...

    Jo... todo son problemas...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Torito Guapo. Jajajajajajaja, no seas cagueta, lo que es lo mismo, no seas miedoso jajajajaja. Tú no te lo puedes permitir porque eres hombre :-) yo sí jajajaja.
      Incluso si te metes bajo la cama de tu casa, te puedes encontrar un pulgón :-) O una cucaracha. O una culebra si al vecino de abajo se le ha escapado.
      A mí me dan más miedo los hombres bichos con zarpar. Los animales sólo hacen daño para defenderse.
      Si vinieras con nosotros al campo, te lo pasarías en grande.
      Abrazos y besossssssss

      Eliminar
  3. El campo es terreno para los animales, grandes y pequeños, nosotros somos los intrusos pero si no molestamos nos dejan que miremos. Bonitas fotos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Ostras, preciosas las fotos y súper bonito contado, Isabel, pero colmenas!!!! Qué ovarios tienes, guapa. Y yo veo una serpiente y me desmayo y no soporto las lagaratijas. Jajajaja Eso sí, queda todo precioso :)
    Besos, guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Celia. Tú si que tienes unos buenos ovarios porque das clases de Alemán :-)
      Eso es más difícil que andar con las abejas. Tenemos nuestra propia miel. Las lagartijas son indefensas. Las serpientes sí me dan miedo y me paralizan :-)
      Graciassssssssss
      Saludos y abrazossss

      Eliminar
  5. ¡De qué forma tan bonita describes los pormenores de la naturaleza, además de vestirlas de bellas imágenes!

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Francisco. Me alegra que te guste.
      Saludos y besos

      Eliminar
  6. Me encanta como sientes la naturaleza. ¿Has leído alguna vez a Alberto Caeiro?, es un heterónimo de Pessoa, creo que te gustaría. Siempre que te leo me recuerdas a su poesía.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eme. Graciasssssssss.
      No, no lo he leído, intentaré informarme de sus libros. Graciasssssssss.
      Saludos y abrazosssssss

      Eliminar
  7. Una entrada espectacular...tanto por el texto como por las estupendas fotografías!!!

    Por cierto, no veo tu correo, envíame tu dirección y puede que tu deseo se haga realidad, jajajaaaa!!!

    Un gran abrazo y muchas gracias, amiga!!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Graciaaaaas Ignacio. A ver como te lo puedo enviar si que se vea. Te voy a buscar en facebook y si te encuentro te lo envío por el chat. Me encantan tus fotos y esa me gustaría ponerla en el salva pantallas de mi ordenador.
      Abrazosssssssss.

      Eliminar
    2. Enviada a tu correo de Google...que la disfrutes!!! ;)

      Eliminar
    3. Muchasssssssssssssssssssssssssss Graciasssssssssssssssssssssssssssss Ignacio. Me has hecho muyyyyyyyyyyyyy felizzzzzzzzzzz. Gracias de corazón. La he puesto de fondo de pantalla. Queda preciosaaaaaaaaaaaa.
      Abrazossssssssssssss

      Eliminar
  8. Voy a hurgar más por este blog :)

    ResponderEliminar
  9. Me gusta cómo te recreas en la naturaleza, Isa...Sin duda que tienes el alma bien abierta a todo lo que te rodea y ello es muy bueno para el espíritu y sobrevolar la realidad, que a veces necesitamos para seguir adelante...Mi felicitación por tus buenas fotos y bellos comentarios.
    Mi abrazo y mi cariño, amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María Jesús.
      Abrazossssssssssssss

      Eliminar
  10. Hojas, flores, abejas y mariposas, maravillosos componentes de la primavera, lo que tu nos ofreces un bonito relato.
    Feliz fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Gracias por dedicarme un pedacito de tu tiempo.