Visitantes del Mundo...


contador visitas gratis

lunes, 15 de febrero de 2016

Simplemente gotas de agua...

Esta gota que se llama Esperanza cayó de una nube blanca de algodón. Hay nubes blancas, grises, negras y hasta naranjas cuando el sol está detrás de ellas.
Con esta gota transparente de lluvia, cayeron muchas más, no sabe donde fueron a parar sus compañeras. Ella se aferró a un alambre donde había otras muchas gotas engarzadas. No reconocía a ninguna de haber estado en la panza de la nube. Tampoco de haber viajado con ellas a lo largo y ancho del cielo conociendo diferentes ciudades. Se estuvieron contando sus experiencias y procedencia. Cuanto tiempo llevaban ahí colgadas. Las personas que se les quedaban mirando. Los pajarillos que en un descuido se las bebían como algunas de sus compañeras que ya no estaban . A quien más temían era al viento que casualmente ese día azotaba con fuerza. Llegaron a pensar que si aguantaban la noche, sería  complicado porque el viento tenía unas zarpas de león y todo lo destruía, o  tal vez, fueran congeladas por las heladas de la noche. A la mañana siguiente, la gota más gorda llamada Esperanza, estaba solita en la alambrera. Sus compañeras no habían aguantado porque sus dedos estaban congelados y se habían dejado caer al pavimento. Estaba desolada por tanta soledad. Al ver al sol, desde abajo, con la poquita voz que tenía, llamó  su  atención . Pero el sol era escondido por nubarrones y no podía escucharla. Hubo un instante que la gota gritó auxilio, por favor, sol, evapórame.  Pero el sol estaba algo sordo y no le escuchó con claridad. En ese momento un gato paseaba por la alambrera y a punto estuvo de lanzar la gota al abismo. " Ufffffffff" dijo Esperanza en un suspiro, me he librado por los pelos. Cada vez se aferraba más y más y las fuerzas comenzaban a escasear. El sol lució durante un buen rato. La gota comenzó a evaporarse y justo una nube le abrió la puerta y pasó a sus aposentos.
Esperanza, la gota, se acomodó y durmió plácidamente durante un mes en donde fue arrojada al mar con el resto de su compañeras.


Las gotas eran incapaces de aferrarse a la lata que hacía de tejado. Su puntiaguda esquina las pinchaba y "plas" se reventaban  y caían en el suelo.

La rama del melocotonero saboreó los besos de la gota hasta que el viento la arrancó sin compasión y la estampó contra una pared. 

13 comentarios:

  1. Me ha encantado ese soliloquio que te has traído con las gotas que se engancharon el los alambres de la valla. Precioso.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Tienes corazón de poeta.
    Escribas lo que escribas es puro sentimiento.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Es precioso, Isa. Sobre todo el primero es realmente esperanzador :) Un relato precioso y lleno de sensibilidad.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Tienes siempre en lo que escribes, una dulzura que traspasa. Hoy has hecho grande lo pequeño. Nunca miraré las gotas de agua del mismo modo.
    Gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. la lluvia te dedica un aplauso y un goterio de alegría, nadie había tratado tan bien como tu a las gotas, ahora ya se que son mas de lo que veo. Menudo monologo, poesía sin desmembrarse en versos. Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Qué lindo! Me encanta el sentido que le diste a esa gota, es una historia divina.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué precioso cuento cargado de encanto y poesía! Yo lo he leído como una metáfora de la vida. Me ha recordado tanto a esas alambradas donde la vida pende de una de sus púas, a ese már devorador que nunca se sacia y también a esas manos que se arrieasgan para salvar un vida. Abrazo Isa

    ResponderEliminar
  8. Isa, le has puesto alma y sentimiento a las gotas de lluvia y eso es una maravilla...Es cierto que ya tenía su música y su cadencia cuando la oímos caer, pero ese diálogo entre ellas es muy original y genuino...Mi felicitación por tu sensibilidad e imaginación.
    Mi abrazo y mi cariño.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  9. Buena crónica haces de la lluvia, hecha gota a gota, y su benéfica aparición. Aquí, en estos lugares de mi cubil, no llueve hace meses por el fenómeno dle niño, y los ríos se están secando, como se seca el alma, ante los soles encendidos. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  10. Una simple gota puede dar mucho de sí, como generar un texto como este, enhorabuena!

    ResponderEliminar
  11. Increíble, ser libre sin que nadie te ate.
    Si has sido capaz de crear ésto desde una simple gota, quiero quedarme porque creo que me puedes sorprender muchísimo! Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Bonito poema en prosa. Me ha encantado.
    Feliz fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. El poema es precioso...pero yo, ya sabes, me he quedado prendadito de esas estupendas fotografías en blanco y negro...me encantan!!!

    Un gran abrazo, amiga...y muchas gracias!!! ;)

    ResponderEliminar

Gracias por dedicarme un pedacito de tu tiempo.