Visitantes del Mundo...


contador visitas gratis

domingo, 24 de enero de 2016

Almendros en enero floridos.

El olor de la flor de almendro ha despertado a las abejas,
que salen y entran de la colmena contentas.
Llevan en sus patitas polen una vez la flor han polinizado.
Esperan dentro de la colmena que el sol caliente con fuerza.
Entonces ellas hacen un largo viaje y se posan en todas las flores.
Antes de la media tarde vuelve a sus casas para que el frío no hielen sus alas.
van y vienen para transportar el polen desde el estambre de una flor, hasta el estigma de otra para que se produzca la fecundación. En una palabra embrazar a la planta  para que ésta de su fruto, y ellas de paso llevan polen a la colmena.
Trabajadoras como ellas no las hay. 
Unas se encargan del agua, otras de la comida, otras de limpiar la colmena. 
Otras de alimentar a las crías. otras echan fuera a los intrusos que entran en la colmena. 
Si entran,  con el propóleo los terminan momificando.
Ahora en invierno las abejas tienen flores para alimentarse.
Este invierno las abejas  lo pasaran muy bien, y no tendrán que ser austeras en la comida.




Abriendo los ojos y recibiendo de lleno los rayos del sol, la flor comienza contenta el día.


Estoy naciendo dice un capullo a otro, al  abrigo del sol.
por el día sudo y por la noche tiemblo de frío y soledad.
Me da miedo que las heladas me puedan enfermar.
No puedo hacer nada porque esta rama aun está despoblada de hojas,
y nada hay para arroparme en las noches donde ni la luna me da abrigo,
 y el viento juega  furioso conmigo.
Con un poco de suerte aguantaré la helada.
 Seré una bella y dulce almendra para hacer las delicias cuando me comas.

Al hilo del por qué el almendro florece en enero ahí hay una información excelente.
La naturaleza es más sabia que nosotros y sabe como tiene que hacer las cosas para prevenir futuros daños a su árbol en plena sequía.
En enero han florido almendros. Si te interesa pincha en el enlace y conocerás más tu entorno.

Aprovechamos la ceniza para llevar y tapar las cebollas  y los ajos que ya han nacido.
También, con la ceniza  damos abrigo a las habas y a los guisantes. 

Lagrimas de Rocío se posaron en los guisantes.

Fotos del sábado por la tarde.

5 comentarios:

  1. Toda una exhibición de la naturaleza.
    Qué sabia es...

    Besos floridos para ti Isa.

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito, Isa.
    El otro día oí que han hecho un estudio y al parecer las plantas también tienen sentimientos. Es flipante. Hay que hablarles.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Una lección de botánica y zoología interesante. El almendro, aperturándose en enero invernal.Y la razón la da la misma madre naturaleza y sus leyes...UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  4. La naturaleza es sabia y sabio también quien sabe aprender de ella, cuidarla y mimarla. Me ha parecido un texto delicioso, Isa. Se nota el mucho amor que sientes por la naturaleza y lo mucho que aprendes y pretendes enseñar de ella.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Isa, le has dado voz a las abejas y a esas flores de almendro que se han adelantado anunciando la primavera...Me ha encantado, amiga...Pones el alma en tus letras y nos llega directamente al corazón. Mi abrazo y mi cariño, Isa.
    M.Jesús

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.