Visitantes del Mundo...


contador visitas gratis

lunes, 16 de noviembre de 2015

El otoño y sus notas musicales




Mi más sentido pésame a todas personas que han perdido un ser querido en este atentado de la sin razón. Mi apoyo a todo el país Frances. Mis mejores deseos para que se recuperen pronto las personas heridas.
Ningún Dios quiere destruir lo que él ha creado. Esto  no es obra de ninguna religión, sino del fanatismo y las ganas de cortar las alas de la libertad de los países que afortunadamente disfrutamos de ella. Es obra de radicales que quieren el poder y someter a los demás. Ningún Dios es radical ni mata.


Este fin de semana hemos ido a buscar niscalos.

Estas preciosas yeguas y el potrillo han estado acompañándonos toda la tarde del sábado. Son de mi cuñado.

Su color es atrayente.
Son setas  venenosas.

Hay que tener mucho cuidado con las setas porque las hay que son muy venenosas.
Hay que saber diferenciar de los níscalos. Hay unas setas que son iguales por fuera que los niscalos, muy faciles de confundir por niscalos. Las diferencia es que por debajo sus radios están más separados. Pero son iguales a los níscalos. Hay mirar por dentro ya que son muy venenosos y una confusión puede hacer que perdamos la vida y la de nuestra familia.

Aquí pueden ver que los estan más tupidas las rayitas o radios de los niscalos.



Tarde de quema de hojas y erizos de los castaños

El otoño luce su mejor vestido de fiesta.
Los colores realzan su belleza y alegran los corazones.



Entre el humo, las castañas explotando y el calor del día, se formó un barrillo en el cuerpo al sudar. El olor del humo se metió por todos los recovecos del cuerpo. Los pelos olían a humo una barbaridad.



Entre la inmensidad de los árboles.

El suelo estaba cubierto de sonajeros
sus notas musicales no eran acordes estudiados y ensayados,
sino, era música  para anunciar la  muerte y vida al mismo tiempo.

Del otoño aprendí que por mucho que sus hojas vuelen como mariposas 
y sus ramas queden desnudas
el árbol sigue en pie y sus raíces se agarran más a la tierra para seguir viviendo y dando fortaleza al tronco y ramas.


13 comentarios:

  1. Muchas gracias Isa.
    Me pillo alli en Paris este baño de sangre.
    Se llevaron la vida de tantos inocentes, quien querian vivir, simplemente.
    He perdido a una amiga
    Un beso y gracias de nuevo
    Isa

    ResponderEliminar
  2. Todos compartimos el dolor del pueblo francés. Este año me voy a quedar sin ir a por setas, otras ocupaciones me tiene entretenida. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Primero quiero decirte que apoyo tu homenaje a las victimas francesas y a sus familiares.
    Luego te cuento que me han encantado estas fotografías otoñales, tienen un tinte y un paisaje hermoso!
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  4. Como bien dices, "esto no es obra de ninguna religión, sino del fanatismo y las ganas de cortar las alas de la libertad de los países que afortunadamente disfrutamos de ella." Me parece que das en la diana con rotunda claridad.

    En cuanto a tus fotos y la recolección de níscalos, dan ganas de irse a vivir al medio rural para encontrarse con ese rico tesoro. Tú también eres un tesoro, Isabel. Si acaso hoy celebras tu santo o de todas formas, quiero hacerte llegar mi felicitación con este abrazo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. No entiendo de guerras ni violencia, solo entiendo de paz y amor.

    Me encanta venir a tu blog a disfrutar de las imágenes, son preciosas.

    Venir aquí es oxigenarse.

    Un beso dulce de seda

    ResponderEliminar
  6. Porque todos somos Paris.

    Mis condolencias a los familiares de las víctimas.

    D.E.P.

    ResponderEliminar
  7. Francia, sangre y dolor... y tus palabras...
    Cada paseo tuyo es una belleza y un aprendizaje de algo nuevo con una docencia simple, comprensible para grandes y niños.
    También en el dolor tus palabras hacen docencia
    Saludos, abrazos

    ResponderEliminar
  8. Relajantes y envidiables momentos los que muestras en estas fotografías...me parece muy oportuno para suavizar el mensaje inicial que, como bien sabes, comparto y apoyo!!!

    Un gran abrazo, amiga!!! ;)

    ResponderEliminar
  9. Isa, eres muy objetiva en tu apreciación...Efectivamente el odio y la destrucción no tienen nada que ver con Dios...El hombre se aferra al mal y se vuelve loco...Mi felicitación por tu claridad rotunda e inteligente...
    Me encantan esas fotos que nos dejas, los níscalos y el otoño se unen para dejarnos lo mejor, su alimento y su belleza.
    Mi abrazo de luz y mi cariño ...¡¡.Y FELICIDADES, ISA...!!También yo tengo a mi hija Isabel en casa, a la que he felicitado.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  10. Que paz hay ahí....
    Lejos del terror y de la barbarie.

    Besos Isa.

    ResponderEliminar
  11. Pteciosas las fotos y preciiso el sentimiento.
    Nunca más la barbaeie.

    ResponderEliminar
  12. Hago mias tus palabras de repulsa por el atentado de París.
    Feliz fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. A propósito del níscalo, es un hongo? me ensalman estas fotos y el texto, para hablarnos de la búsqueda de este vegetal apetecido. Un abrazo Isa, desde estos soles colombianos. Carlos

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.