Visitantes del Mundo...


contador visitas gratis

miércoles, 23 de septiembre de 2015

Pico de San Vicente y su Castillo Templario derruido.

Las vistas son espectaculares. En pleno mes de agosto el fresco se mete por los agujeros abiertos que el tiempo ha ido haciendo al sacar  las piedras que un día, con mucho sudor, fueron poniendo hombres rudos y fornidos para armar un castillo,  donde los templarios estuvieron un tiempo habitándolo. 


En principio los templarios existieron para proteger a la iglesia. Adquirieron tanto poder que al final la iglesia los persiguió haciéndolos desaparecer.

Es un lugar mágico en donde el viento se arma su propias notas musicales. En donde el sol cuando se va a dormir, muestra su belleza por los  ventanucos. Al lado contrario del castillo se ven los preciosos amaneceres. Es un bello paisaje.

Al rededor hay montones de zarzas y pedruscos que en su día formaron parte de ese bello Castillo amurallado,  de paredes gruesas por donde el frío ni el calor tenían cabida.  Pero el  tiempo se  ha ido encargando de desmigarlo  y tirarlo al suelo.

Fue una gran fortaleza en su tiempo. Ahora son piedras carcomidas por el tiempo, la lluvia y el viento  juega con sus paredes simulando las batallas de antaño.
Desde arriba se ven montones de pueblos. 
Desde el pueblo (El Real de San Vicente) hay unos seis kilómetros más o menos y está a unos 1300 metros sobre el nivel del mar.

8 comentarios:

  1. Siempre que veo un castillo caído y sus piedras amontonadas intento imaginarlo. Bonitas fotos. Un abrazuco

    ResponderEliminar
  2. La vida que debió haber allí... y ahora mira, nada.
    Siempre pienso en eso cuando veo casas abandonadas, incluso pueblos...
    Me da algo de penilla...

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Isa, nos dejas un bello homenaje y unas bellas fotos que hacen honor a ese castillo, que en su día fue atalaya y defensa de la iglesia...Todo pasa y todo queda...El pasado sigue estando presente y nos recuerda que el espíritu de las cosas no muere, permanece en el tiempo a través de esas piedras y esas ventanas rotas, que juegan con el sol y el aire...
    Mi gratitud por esta belleza que nos dejas, amiga.
    Mi abrazo de luz y mi cariño, Isa.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
  4. Bellas fotografías que te llevan a imaginar la belleza de sus muros que un día estuvo lleno de vida e intrigas … Hoy crean un mágico entorno por el que el sol juega a colarse entre sus ventanucos.

    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
  5. Hace años que estuve en ese lugar y hasta logré ganar un concurso fotográfico de menor importancia con unas fotografías preciosas. No era la calidad fotográfica, sino lo genuino del lugar lo que me hizo ganar el primer premio. Por cierto, honorífico y no de cuantía económica.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Instructivo e interesante relato sobre castillos, iglesia y templarios, y fotos que hacen honor a lo que cuentas.
    Feliz fin de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. El relato es esclarecedor y muy ameno...pero las fotografías son magníficas!!!

    He observado que, sin desmerecer a entradas más antigüas, tus últimos trabajos aportan fotografías muy cuidadas y atractivas...y además de alegrarme mucho por tus avances debo darte una merecida enhorabuena por ello!!!

    Felicidades y un fuerte abrazo, Isa...que no decaiga!!! ;)

    ResponderEliminar
  8. Muy bellas las vistas :), lindas fotos, paisajes tan fantásticos.

    ResponderEliminar

Gracias por dedicarme un pedacito de tu tiempo.