Visitantes del Mundo...


contador visitas gratis

lunes, 23 de marzo de 2015

Diluvio en El Real de San Vicente

Hoy es lunes 23 de marzo y aquí sigo atendiendo a mi padre. Parece que en lugar de ser primavera retornamos de nuevo al crudo invierno. Hoy llovió tanto que los pobres pájaros salieron volando despavoridos  pidiendo auxilio. Abrí las ventanas y se cobijaron todos en mi casa con la condición de que no mancharan nada. Se acurrucaron unos contra otro cerca del radiador para secar sus alas. A lo lejos gritaban las amapolas y las margaritas recién estrenada su primavera, una pena, no pude hacer nada por ellas porque el ruido del viento y del agua despistaba de donde venían los suspiros y lloros de las flores en la madrugada. Las más fuertes habrán sobrevivido, las enclenques y enfermizas  sin asimilar que la vida no es un camino de rosas, hablan perecido. Esto es lo que sucede con los humanos que las enfermedades y desgracias si no te matan, te hacer fuerte y te repones de cualquier afección  o adversidad.
Hoy a dos días de una recién estrenada primavera, la montaña luce niebla, el agua sigue cayendo y yo escribiendo la lado de la chimenea. Realmente no se me ocurre nada pero aquí estoy con el internet de mi amiga Ascen a ver si me visita la musa. Miro al fuego y las llamas me hacen burla. No me importa porque a falta del calor de mi amor, las llamas que hacen la leña me calientan.
Después de esperar una hora a que suban las fotos, lo veo todo de color. A pesar de la niebla, del agua y el frío, veo un esplendido sol. Veo el cielo lleno de golondrinas y gorriones. Veo las margaritas luciendo sonrisa y las amapolas suspirando por el bello día. 

Quien realmente agradece el agua es la tierra que ya se estaba deshidratando. Los arroyos no corrían ni jugaban a la comba para sortear las piedras. Las albercas llenas de verdín, sedientas las ranas se escondieron bajo el lodo y la poca tierra. Ya podrán salir a emborracharse y darse un festín con insectos ahogados en gotas de agua.

En mi pueblo llueve a mares pero no es agua salada.

Graciassssssssssssssssssss Ascen por dejarme tu internet.
Perdón por no poder visitaros como me gustaría pero es lo que hay.
Graciasssssssssssssss por ese perdón de corazón

7 comentarios:

  1. Las flores y los pajarillos pensaron que ya era primavera y resulta que era invierno, ahora ya es primavera y parece invierno por eso están las flores y los pajarillos confundidos. Sigue cuidando de tu padre, dale gracias a tu amiga y un abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  2. Isa, por aquí también llueve, a cántaros, como nunca había llovido. Dos días, si sacarle punta el agua. Bajo la temperatura, aquí donde regularmente, el calor nos cuece. Bello tu pueblo en esas fotos, a pesar del clima. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  3. Espero que se ponga bien tu padre.
    Venga, ánimo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Qué alegría cantarina la tuya y eso que llovía, me ha encantado tu texto y los pájaros pidendo auxilio y secándose las alas en fila al lado del radiador... ¡jajaja! Qué grande eres,
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Belas fotografias...Espectacular....
    Cumprimentos

    ResponderEliminar
  6. Bellas fotos y bello relato. Por aqui tambien esta lloviendo y realmente parece que volvemos para el otoño cuando lo que necesitamos es calor y sol
    Un beso Isa

    Isa

    ResponderEliminar
  7. La imagen de escribir junto a la chiminea en un día invernal, es reconfortante. Y el resultado que te salió es lírico y muy animado.

    Saludos y un placer.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.