Visitantes del Mundo...


contador visitas gratis

miércoles, 28 de mayo de 2014

Recuerdo, por cortesía de Sindel

 PALABRA 22 DE 52 Recuerdo

Recuerdo el olor a trigo esparcido por la pradera
Era tan pequeña que a penas se me veía en el trigal.
Contaba sólo con cinco  años cuando en el mes de julio  y agosto volvía de vacaciones con mi padre y mis abuelos.
Un pájaro volando, dos, tres,... montones de ellos en libertad, como yo.
Era bien pequeña y el resto del año tenía grilletes con cadenas invisibles. Dolor de estomago a todas horas, y lagrimas corriendo a toda prisa por mis mejillas.

Rodaba pradera abajo y me paraba la mula que a la sombra aguardaba mi caricia,  yo la suya.
Danzaba, cantaba, trillaba, me empapaban las tormentas. 
Dormía bajo un manto de estrellas y por almohada la luna color nácar.

Odiaba, odiaba ese corte tan grande de alas  después de  dos meses volando en la pradera donde mis abuelos hacían la era.
Diez meses con grilletes y cadenas invisibles, y de nuevo la libertad. Mis alas volvía a crecer para ser un pajarillo más.



18 comentarios:

  1. Qué hermoso recuerdo!!! Esos momentos de libertad, en contacto con la naturaleza, sin horarios ni límites, y sobre todo con esa inocencia de la niñez son inolvidables.
    Gracias por tu bello aporte. Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sindel, gracias.
      Me alegro que te guste.
      Saludos y un abrazo

      Eliminar
  2. Esos recuerdos me trasladan a mi infancia más lejana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tracy, gracias.
      Me alegro que esos recuerdos te hayan transladado a tu infancia.
      Saludos

      Eliminar
  3. Que recuerdos mas bonitos, la niñez y las vacaciones, la vuelta al cole y el regreso a la era. Precioso. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ester, gracias.
      Me gustaba más la era que volver al cole.
      Saludos y un abrazo

      Eliminar
  4. Rodaba pradera abajo y me paraba la mula que a la sombra aguardaba mi caricia, yo la suya.
    Danzaba, cantaba, trillaba, me empapaban las tormentas.

    me quedo con eso :)

    ResponderEliminar
  5. También siento nostalgia
    de esos días de verano,
    cuando en lugar de estar
    sentados en un banco de colegio,
    estudiando gramática y aritmética,
    podíamos sentarnos
    en la rama de un árbol,
    a estudiar las nubes,
    el canto de los pajaros
    y el vuelo de las mariposas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, sí es lo que tiene que los recuerdos de otras personas pueden ser similares a los nuestros.
      Saludos

      Eliminar
  6. Isa, tus recuerdos también son míos, amiga...Mi padre nos llevaba muchas tardes a la era para que viéramos de trillar. A veces llegaban las tormentas y se formaba mucho polvo y paja y pasábamos mucho miedo...Cuando la naturaleza la vivimos de pequeñas, siempre la llevamos con nosotros, es inevitable, amiga...Mi felicitación por tu bello, creativo y profundo acróstico, que nos emociona. Un placer leerte y ver tus fotos.
    Mi abrazo madrileño-manchego, amiga.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María Jesús, me alegro que tus recuerdos también sean como los míos.
      Saludos y un abrazo grande

      Eliminar
  7. ¿Sabes que me has traído mis recuerdos a la mente? recuerdo a las mulas, también esos campos, y los grillos, y las hormigas, también recuerdo que había cuatro coches, el seiscientos, el mil quinientos... ¡qué recuerdos!

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María, pues me alegro de esos bellos recuerdos :-)
      Saludos y besos

      Eliminar
  8. Lo recuerdas muy bien...y esa metaforización de los pajarillos para traducir libertad, la tuya en aquellos tiempos, muy acertada. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carlos, gracias. Sí hay recuerdos que quedan guardados como si fueran el mejor de los tesoros.
      Saludos y un abrazo

      Eliminar
  9. De recuerdos se alimenta el ser... esos buenos momentos que pueden ocultar los restantes meses... son la columna que te sostienen, que te han hecho posible vivir, vivir con alegría a pesar de los avatares... recuerdos que transmites y nos infundes sencillez de palabras... si, así de sencillas como eres tu... Gracias por tus recuerdos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Antonio, gracias.
      Sí hay recuerdos que salvan los momentos malos. Por eso han de estar custodiados para que no se esfumen y nos gratifiquen cuando las cosas no van bien.
      Saludos y un abrazo

      Eliminar

Gracias por dedicarme un pedacito de tu tiempo.