Visitantes del Mundo...


contador visitas gratis

lunes, 19 de mayo de 2014

Libélulas

El sábado por la tarde después que ya había hecho todas las comidas de la semana de mi padre, le dije a Antonio que por favor me llevara a visitar a las libélulas. Tenia muchísimas ganas de ir a ver sus vuelos.
Sólo teníamos una hora para estar en el lugar. Antonio tenía reunión con los directivos de la Peña El Piélago para aclarar y debatir puntos del día.

Él se recostó en la hierba y se quedo dormido.
Yo estuve una hora quieta, recibiendo el sol en la espalda. Lo que más sentía eran las corvas que me abrasaban. Aun así, yo bien quieta para no espantar a las libélulas.

Es impresionarte su belleza. su destreza a la hora de volar. 
Son criaturas muy inquietas y al sonido o movimiento de una rama que apartes para poder llegar mejor a ellas, salen volando.



Es hermosa por naturaleza. Pensar que pasan muchísimo tiempo como si fueran anfibios y que se hagan tan bellas pues ya te quedas alucinando del porqué de su belleza.
Las hembras ponen los huevos en el agua. Estos allí están hasta que se hacen grandes y sus alas les permiten volar.


Pequeña hada
de alas transparentes
cuerpo carmesí.


Con tus piruetas
has  conquistado  al viento,
yo, me embelese.


Esta preciosa libélula estuvo mucho tiempo jugueteando.
Daba la sensación que sabía que la estaba fotografiando. Sabía
 que no la iba hacer daño. Cada vez se acercaba más a mi. Pasaba rozando mis pelos. Pasó delante de mí revoloteando nerviosa y astuta. Se alejaba y se acercaba llamando mi atención. 

Ella me observaba mientras yo la observaba,
A penas tuve tiempo de hacerle una sola foto, no sé que vería al mirarme, pero salió volando. Tal vez le fui indiferente y no le gusté. 

Cascada del agua sobrante del pantano de la Sierra de San Vicente


Y como mástil
ondeaban tus alas
como libertad.


Montones de insectos anduvieron a mi alrededor.
Las abejas pecoreando  las flores.
Las mariposas yendo de flor en flor.
Las libélulas dibujando en el aire
la libertad de mi amor.







La libélula se puso las gafas de sol



Libélula de alas de seda  danzando en la rama.



El silencio y la contemplación son  unos de los placeres que más aportan al estado del bienestar del ser humano.
Con esta hora yo rejuvenecí al menos diez años. Libertad, silencio, quietud,... La belleza que flotaba en  el ambiente es lo que llena y te deja una sensación de que tú  también has volado.
Mi compañero dormía ajeno a lo que mi mente y mi corazón sentía.
Cuando le desperté le di las gracias por esta hora tan bella.

Sinceramente este es el mejor de los viajes que cualquier humano puede hacer para sentir la libertad en plena naturaleza.
Incluso vi una Mariposa roja, nunca había visto una igual de bella.
Me dio esquinazo, no consintió ser retratada.
Aun así disfruté del sonido de las alas  de mariposas de todos los colores, y de la cascada al caer entre las piedras.
Es como si  te sintieras libre, como si nada a tu alrededor existiera nada más que esta belleza.
Y mientras yo estaba disfrutando de los bichitos, mi compañero se quedó dormido con el ronroneo del agua y de la libertad de las alas de libélulas y mariposas.




6 comentarios:

  1. Un gozo poder disfrutar durante una hora de ellas y el entorno. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ester, la verdad que es una gozada y algo muy grande lo que se siente estar rodeada de mariposas, libelulas, abejas, moscas y otros insectos.
      Saludos y un abrazo

      Eliminar
  2. Precioso todo Isabel, tanto las fotografías como tus palabras.
    Un abrazo amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Chari, me alegro que te guste.
      SAludos y un abrazo

      Eliminar
  3. Mi querida Isa, siempre disfruto con tus fotos y tus letras...He sentido el silencio, la paz y la plenitud en esa libélula, que nos va dejando un mensaje de luz y de amor...Cuánto me alegro de que te unifiques con ese entorno natural, que tanto te llena y te inspira, es todo un regalo del cielo, amiga.
    Mi felicitación y mi abrazo inmenso por tu buen hacer y cercanía.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María Jesús, gracias.
      Me alegra que te guste.
      Saludos y un abrazo grande

      Eliminar

Gracias por dedicarme un pedacito de tu tiempo.