Visitantes del Mundo...


contador visitas gratis

lunes, 16 de diciembre de 2013

Residencia las Camelias, en Mostoles

La Residencia las Camelias también la visten de Navidad.
Fuimos a visitar a una abuela y cómo hace frío en la calle,  damos paseos por la planta baja. Visitamos el Portal de Belén y la abuela estuvo encantada viendo las figuritas y preguntándome por aquellas a las que su vista no llegaban a distinguir bien. 

Muñeco de nieve hecho con vasos de plástico.
Está simpatiquisimo. Es una forma de reciclar los vasos que se van usando en las distintas fuentes que hay, en cada una de las plantas de   la residencia. 
Cómo la abuela me dijo que tenía el pelo largo, dije en recepción que la apuntaran  y que el lunes la bajaran a la peluquería. 
También me dijo que tenía un poco de piquiña en el ojo, así que buscamos a la enfermera y la limpió los ojitos con suero. Son detalles tontos que a los más mayores les solucionan problemas que ellos creen que son grandes problemas.
Estas figuritas de nieve y Santa Claus la llamaron la atención a la abuela.


Aquí nos recreamos mucho viendo a los ositos nevados y las demás figuras de nieve.

También la encanta el acuario que hay con peces de distintos colores.
Este acuario está en la entrada.
Yo cuando sea mayor si no puedo estar sola en casa, me gustaría encontrar una buena Residencia como la de Las Camelias de Mostoles. El personal es muy atento y están siempre pendientes de cualquier problema.
Las personas que atienden la recepción también son personas muy cualificadas. Llevamos visitando a la abuela ya hace más de un año. Son las segundas Navidades que ella pasará en la residencia.
Después de todo tuvo suerte. Fue muy feliz con su marido. Tuvieron una hijita que nació muerta. Esto es lo que nos ha contado. Pero bueno yo dudo que naciera muerta, posiblemente forme   parte de otra niña robada, y digo posiblemente que no lo afirmo. Cuando estaba en su casa, y yo iba a visitarla como voluntaria, me contó la historia de su niña. Me enseñó toda la ropita que ella  había hecho para  cuando naciera su niña. 
Esta abuela fue una buena modista en sus tiempos.
Me contó que ella no había visto a la niña, pero que a su marido sí se la enseñaron muerta. Que era una niña muy gordita y preciosa. No se la dieron para enterrarla, se la quedaron en el lugar donde nació y según el personal del hospital que los atendió la enterrarían ellos.
Muchas veces me dice que si ella tuviera a su niña no estaría en la residencia. 
La escucho, la digo que no se preocupe que ahí está muy bien atendida y cambio de conversación para que ella no sufra.
Realmente yo soy algo egoísta porque al ir a visitarla yo me siento muy bien. Cuando se hace voluntariado o se ayuda a otras personas, también te estas ayudando a ti misma/o porque sientes que eres útil y como que te valoras tú misma más como persona.

Los peces creo que no se han dado cuenta de que tienen la Navidad encima.

Hice una foto a la abuela y a mí debajo de esta bola.
Y bueno esta es parte de la historia de una abuela que afortunadamente pasará los días que le queden de vida calentita, nutrida, aseada y sobre todo atendida por personas cualificadas. 
La mujer pasó lo suyo, ahora necesita estar tranquila y atendida compartiendo con otras residentes habitáculo y el día a día.




7 comentarios:

  1. Lo más importante de todo, Isa, (tú lo sabes) el calor de vuestra compañía y la felicidad de esa abuela durante toda la tarde. Seguro que esta pasada noche ha dormido mejor sabiendo que hay quienes piensan en ella. Que el Señor te premie tu buena obra, "porque estaba enfermo y viniste a visitarme".
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Hola Francisco, graciassssssss
    Realmente ya tengo un buen premio, el de saber que la abuela está bien y que si Dios quiere seguiremos yendo a visitarla.
    Justo el día 6 hizo un año que nos robaron el coche y fue uno de los días que estábamos visitándola. Ahora Antonio se queda dentro del coche y sólo salgo yo a estar con la abuela que, pero gracias a él me lleva puedo seguir visitándola. Ya hará como trece años que la conozco y mientras Antonio me siga llevando yo seguiré yendo a verla.
    Otro buen premio es que Dios desaconseje que me vuelvan a quitar mi coche que me hace mucha falta para visitar a mi padre y a la abuela.
    Graciassssssssss tú también sabes muy bien el cariño que se siente cuando ayudas a los demás. A demás tú eres un gran veterano de Cáritas. Perdón por chivarme :-)
    Saludos y besos

    ResponderEliminar
  3. Belas fotografias...Espectacular....
    Cumprimentos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fernando graciassssssss.
      Las fotos están tomadas con el móvil, no son muy buenas pero me apetecía compartirlas. Graciassssssssssss.
      Saludos y un abrazo

      Eliminar
  4. Isabel!! que bonita la labor que haces con tu voluntariado, es digno de admiración lo que hacen muchas personas de forma altruista. La abuelita seguro que pasó una tarde feliz en tu compañia.
    Un abrazo amiga!!!

    ResponderEliminar
  5. Qué bien visitar estos sitios, allí donde los viejos tiene al menos un hogar, cuando no ghozan de familiares que los atiendan. UN abrazo. carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carlos.
      Saludos y un abrazo fuertote desde la Sierra de San Vicente

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.