Visitantes del Mundo...


contador visitas gratis

lunes, 18 de noviembre de 2013

Sábado Familiar



El sábado me he cargado de energía positiva para todo el invierno.
Estuvimos en familia. Salimos a la montaña a caminar y a ver paisajes de mi pueblo.
Esta foto está tomada desde el mirador de El Real de San Vicente.
Un espectáculo divino, tan divino como el paisaje a colores por el otoño.
La montaña enorme que respalda el pueblo es la Cabeza del Oso.
Mis dos primas guapas.
Subimos a las cruces, yo lo llamo las antenas. Desde este lugar se divisa el Valle del Tietar abajo, y la Sierra de Gredos que ya comenzaba a tener algo de nieve.
Hacía un frío del demonio. La verdad no íbamos preparados para el frío porque no pensábamos que lo hiciera. 
Esta soy yo muertecita de frío por las manos. El cuerpo iba bien abrigada porque llevaba camiseta de manga larga de algodón, un polar y encima el chubasquero. Los pies calentitos como una ascua  de la lumbre. Con las super - botas que tengo desde hace tres años para los inviernos no se me enfrían los pies. Botas de hacer senderismo y recubiertas de borreguete  por dentro, y plantillas de hacer senderismo. Compré por 75 euros  pero los estoy amortizando con creces. Botas de invierno para días de diario y fiestas.
Es lo que nos pasa a los pobres que solemos comprar calzado barato, y es una gran equivocación, calzado bueno para que sostenga nuestro esqueleto, y además nos durará mas y saldremos ganando porque al final ahorraremos.

Mis primas muertas de frío igual que yo.


Primas y primos muertos de frío pero disfrutando a tope.
Madre e hijas
Cogiendo castañas. Nos reímos un montón y disfrutamos muchísimo.
Cuando se hacen las cosas por diversión no cuesta tanto hacerlas, pero que le pregunten a las familias que llevan más de un mes recogiendo castañas si les gusta hacer este trabajo. Recoger castañas es una tarea muy pesada pero no queda más remedio que hacerlo. Si no fuera por estos ingresos muchas familias de mi pueblo pasarían mal el invierno. Así tienen estos ingresos que son socorridos después de darse una buena paliza y desriñonarse para hacer la recolecta de las castañas. 




Ahora  en un ratito escribo texto y subo más fotos.
Mi primo Alvaro comiendo zarzamoras. Algunas zarzamoras rezagadas estaban esperando que alguien llegara con ganas y se las comiera.


Después de trabajar tanto :-) nos esperaba un cocido riquísimo.
La  prima Aurelia y su hija Marimar se quedaron haciendo el cocido.
Marimar desde las ocho de la mañana tuvo el cocido a la lumbre en puchero de barro hasta las 14:30 que volvimos a comer.

:-) Aquí como pueden apreciar no hay cacerolas de oro ni de lujo. Se vuelca el puchero en barreños y sin problema ninguno. Jajajaja cuando vimos el barreño con los garbanzos nos reímos un montón todos. Es lo que hay y no hay que tener vergüenza por ello. El que más y el que menos tiene una batería de cocina pero no para volcar un puchero lleno de garbanzos que íbamos a comer quince personas.
 ummmmm que aspecto tiene la morcilla jajajaja parece una... :-)
Pero estaba riquísimaaaaaaaaaa.
La carne del cocido tenía rellenos que es una tortilla de pan con huevo, ajo y perejil. Un buen  chorizo, morcilla, huesos de jamón, huesos de espinazo, pollo y morcillo. todo muy rico. Y con hambre más. Yo comí de lo que pude y a lo que no tenía intolerancia.
Sopa del cocido. Fideos, yo en mi casa lo hago con sopas de pan.
En casa de la  prima Aurelia hice fotos pero tenía mucha luz y salieron mal, y además la luz me pillaba justo en frente de la cámara.

Cenando en casa, foto tomada con el móvil.
Aquí faltaron  a la cena las dos niñas de Marimar y su marido Pedro.
Primos terceros, primos segundos, primos hermanos, mi padre, mi compi y yo que naturalmente no me puse en la foto porque soy quien las hace. Esta no está clara porque está tomada con el teléfono móvil.
Hemos pasado un sábado  precioso riendo y caminando por la sierra. El domingo estuvo todo el día lloviendo.
Bueno ya tengo cargadas las pilas para todo el invierno.

10 comentarios:

  1. Isa, hace unas horas vine a ver tu post, pero no estaban tus letras y las fotos, sin tus letras les falta la vida...Asi que decidí volver después...Y ahora es una gozada mirar los paisajes, ver a la familia y escuchar tu voz cantarina y recreando la vida...Tus letras son tan importantes como las fotos, amiga...Qué bien haces de guía y anfitriona, hasta el campo disfruta con tu presencia, estoy segura...Y ese cocido es un lujo en estos tiempos...Estaría riquísimo...sonrío.
    Mi felicitación y mi abrazo inmenso por tus entrañables y hermosos posts, amiga.
    Feliz semana, Isa.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María Jesús, gracias.
      Sí es que subí las fotos para más tarde escribir. La verdad que soy yo la que le está agradecida al campo por regalarme sus colores y olores.
      Saludos y un abrazo grande

      Eliminar
  2. Me da envidia sana esas salidas al monte paliando el frío con la marcha y la recompensa del aire puro, las bellas vistas, los paisajes, las buenas compañías y los buenos alimentos. Precioso, como es costumbre en tu casa estas salidas a las estribaciones de Gredos.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Francisco, gracias.
      Bueno pues a mí también me da envidia en el sitio tan maravilloso que tú vives. Y me da envidia sana que te puedas desplazar a tu casa de Marbella. Con ello tú conoces mis lares y yo conozco tus lares.
      Saludos y besos

      Eliminar
  3. Dando envidia eres la número 1. Estaba viendo las fotos y sobre todo el "cocido en puchero" y estaba clavando mis ojos en la pantalla como un "poseso". QUÉ BONITO....QUÉ LUGARES....Y QUÉ COMIDA...
    ¡Esto es vida...!
    Me alegro muchísimo la visita familiar y el acompañamiento que tuvo tu padre...Mil abrazos....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David, bueno pues no es mi intención dar envidia, sí compartir.
      Graciassssssssssssssssssss
      Saludos y abrazos para tu familia y para ti

      Eliminar
  4. Un paseo familiar en busca de castañas, y confortando el cuerpo, supongo, para la llegada del invierno. Me encanta el espìritu familiar, que los recoge alrededor de la mesa. El cocido me recuerda al famoso ajiaco cundiboyacense de por estos lados, guardadas las proporciones.
    Un abrazo. Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carlos, graciassssssss.
      Para tantas personas tiene que ser así a lo grande en cantidades. Claro que luego sobró bastante. Pero nada se tira porque se repartió para comer otro día.
      Saludos y un abrazo

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Qué lujo de cocido!. No sabe nadie lo buenísimo que está cuando se hace en la lumbre y en puchero de barro.
    Después de un paseo por el campo, haga frío o no, no veas lo bien que te sienta una buena comida con la familia.
    Me alegro de que hayas disfrutado tanto con los tuyos.
    Besitos.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.