Visitantes del Mundo...


contador visitas gratis

lunes, 21 de octubre de 2013

Flores de Otoño

Las  trompetas tocaron al alba que sus estigmas ya estaban maduros.
El alba con su eco mortecino de rocío ahogó el canto de los  estigmas.
El estilo se lleno de pánico volviéndose de color  amarillo.
Una túnica lila los cobijó del frío otoño en las madrugadas.


 Bebiendo el agua de la lluvia antes  que el sol la evapore.
Tal fue su angustia que se tragó una nube que volaba asustadiza  a ras de tierra.
Poco a poco se fue marchitando,  sus pétalos, cayeron  al suelo como pájaro inerte.
Como pequeñas cometas el viento los fue llevando de acá para allá.





 Flor del azafrán de los montes de Toledo
Lleva prendido en su solapa un lazo rojo de tres puntas finas,
dieron  color al blanco arroz que duerme en tu plato.
Lazos color carmesí que tiñe el blanco de amarillo y los perfumas.


 De tus labios un suspiro, de mis ojos unas lagrimas.
Del viento un desprecio que clama y gime. 
De la rosa el perfume, de tu amor los besos en llamas.
Del otoño una alfombra de  hojas y pétalos sublimes.


 Bebe, bebe de la sabiduría
Vive como golondrina que despierta en las madrugadas,
Se amanecer, se gaviota que vuela los mares.
Sé ola que salpica la arena de las playas.


Versos de Isa.
A menos que diga la fuente de donde vienen, todo lo que hay en fotos y escrito aquí, lo he inventado yo.


13 comentarios:

  1. Qué bello canto lírico a las flores de Otoño, y tu cámara otro gesto poético hecho lente. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carlos, gracias.
      Bueno hay día que las musas llegan inesperadamente porque el clima así lo precisa. El otoño es una estación tan melancólica qeu incita a escribir.
      Saludos y un abrazo

      Eliminar
  2. Pero preciosos versos nos has dejado, me parece a mí que el otoño se inspira demasiado.

    Hoy has convertido al otoño en un cálido verano con un gran jardín de flores.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María, gracias.
      Me alegro de tu vuelta. Ya vi en tu blog que has estado relajada en la playa. Ne alegro por ello, te lo mereces.
      Sí el otoño es una estación muy melancólica que ayuda a escribir más que en el verano.
      Saludos y besos

      Eliminar
  3. Se me olvidaba decirte que estuve ausente durante unos días y estoy intentando coger el tren en vuestros blogs.

    Un placer de nuevo volver con ésta familia bloguera que ya venía con ganas de leeros.

    Más besos y feliz comienzo de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, sí ya vi en tu blog que habías estado fuera.
      Seguro has venido con las pilas bien cargadas para pasar y que pasemos leyéndote el frío invierno que nos espera.
      Saludos y más besos

      Eliminar
  4. ¡Me tienes anonadado, Isa, qué versatilidad, qué uso de las palabras para lograr el misterio del verso! No sé si eres consciente de lo que has crecido, pero yo espero de ti mucho más. No dejes de crecer y sugerir, en ti hay madera de palosanto, de esa que dicen que se fabrican las mejores guitarras.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :-):-):-):-):-) Por Dios Francisco que me has puesto colorada que parece que me vaya a reventar la cara.
      No es para tanto, cuestión de suerte y de que las musas andan algo despistadas y se han venido conmigo. Pero en cuanto pase en otoño, seguro que ya no las tengo a mi lado. O tal vez sí, depende de lo vaga o trabajadora que me encuentre. Graciassssssss
      Me he medido y mido un centímetro menos ;-)
      Saludos y besos más sonrisas

      Eliminar
  5. Isa las fotos son preciosas. Más que admirar las flores, dan ganas de comérselas. Has cogido el momento en el que están todavía con las gotas de rocío....¡Impresionantes!.

    Un abrazo.....(Tu fan nº 1).....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David, gracias. Las flores son del huerto de mis primos los hortelanos. Llevamos allí a mi padre para que estuviera un rato entretenido, y después de haber disfrutado un montón en el campo cogiendo castañas, y haciendo fotos, casi me da un infarto. Mi padre se fue caminando sólo dos kilómetros hasta el pueblo. Llovía a mares. Nos dio un susto de muerte porque pensábamos que se había desorientado. Hicimos con el coche el mismo recorrido tres veces. Fuimos a casas de conocidos por si se hubiera resguardado en alguna. Estaba en la última casa. Pero no subió a decirles nada a los dueños, se fue al fondo donde tienen las piscina y hay un garaje, allí se quedó. Nerviosa a punto de darme algo, lo encontramos a las tres horas en casa.
      Fue un día precioso pero la tarde noche muy mal. Ya pasó y seguro no nos vuelve hacer esa jaimitada.
      Ahhhhh, las gotas son de la lluvia que estuvo lloviendo esa tarde.
      Saludos y un abrazo para tu familia y para ti

      Eliminar
    2. David, el domingo cuando tomamos el aperitivo en el bar no me dio tiempo de contártelo.

      Eliminar
  6. Estoy de acuerdo con Francisco, Isa...Te has superado. Eres toda una poeta . Ya nos lo decían siempre tus fotos y la sensibilidad de tus letras...Pero ahora nos lo dicen tus versos a las flores del otoño...SON UNA MARAVILLA.
    Mi felicitación y un beso grande, grande,ISA...
    Sigue adelante, que vas mejorando a pasos agigantados,amiga..
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María Jesús, pero no es para tanto, es cuestión de suerte,
      o de esta más receptiva por el cambio de estación.
      Saludos y besos para ti

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.