Visitantes del Mundo...


contador visitas gratis

martes, 15 de octubre de 2013

Antaño era turrón de pobre...

 Antaño, a estos higos rellenos de nueces y almendras,  sin piel, se decía que era el turrón de pobre.
Hoy día creo que hasta los pobres lo tienen complicado para poder comprarlo. Afortunadamente en los pueblos, en el campo principalmente hay muchas higueras. Es imposible comerse todos los higos que dan las higueras, por lo que siempre quedan higos que se van pasando. Cuando el higo cae al suelo, éste,  debe de estar lo más limpio posible para que no se llene de tierra ni de basura. Es bueno que haya pajas secas en donde se pueden recostar los higos al caer, y así el sol, la sombra y el viento, harán que se sequen en su ambiente.
También se secan en redores  que se tienen en las casas y se ponen al sol. El higo, cuanto más se soba, más rico está. Es como si el azúcar, sus jugos florecieran al ser acariciados o sobados con delicadeza. 
Una vez secos lo normal es que se escalden para  quitar las impurezas,  y para que  no críen gusanos.  Se van secando  con un paño de algodón blanco muy limpio,  de esta forma se les quita la humedad del escaldado. Se van dejando en una cajita de cartón, o en una cesta de mimbre para que corra entre ellos el aire. Una vez que la humedad se ha ido, se les pasa por un poco de harina y se sacuden dando unos gopecitos suaves en el borde del plato  para deshechar la harina sobrante. Se van colocando en una  la caja de cartón, o en una bolsa bien cerrada. Así podremos conservar los higos durante más tiempo. Nosotros hemos tenido higos pasos de un año para otro.

Los higos, las nueces y  las almendras,...  son alimentos muy calóricos que nos ayudan  a soportar mejor los inviernos. Ahora en otoño es buena época para comer estos frutos secos, y así ir  preparando al cuerpo para hacer frente al invierno. Los frutos secos   nos  lo regala la naturaleza, no están elaborados en fabricas, si no, en la tierra y penden de sus árboles. Cuando no son para el consumo personal de las casas,  sí que  pasan a las fabricas donde les dan su tratamiento para que estén en optimas condiciones para vender y para el consumo.

Pues este es el turrón de pobre que esta noche cenaremos de postre. Dos para mi compañero, uno para mí que tengo menos desgaste y estoy más rellenita :-)
Cuando se hacen las cosas con amor, saben más ricas. :-)
Otro día subiré pan de higo que quiero preparar  este año. Así después de cenar que nos apetece algo dulce, comemos estos manjares que la tierra ha puesto en nuestro camino para que los aprovechemos.

12 comentarios:

  1. Isa,los higos, las nueces y las almendras son muy buenos para huesos,músculos y articulaciones. Asi que a comer todo el mundo, porque asi andaremos ligeros y contentos...Mi felicitación y mi abrazo inmenso por el amor que le pones a tus post, da gusto venir y leerte.
    Feliz día, Isa.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María Jesús, gracias. Sí, así es, en dosis pequeñas como todo son buenísimos para montones de cosas como tú muy bien has dicho. Graciass
      Saludos y un abrazo grande

      Eliminar
  2. Si por la modernidad hay practicas que se olvidan ... las cadenas de frio nos conservan frutas y verduras de otros lugares. Antes para conservar era mejor secar las frutas y verduras o carnes en la casa
    secando, salando o envasando era mas sano era seguro... era tradicion de pdres a hijos/as... Todo se ve muy rico...
    o envasando

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Antonio, graciassssss
      Sí pero es lo que tiene la evolución del hombre. Tendemos a que nos lo den todo hecho e ir a la tienda y nada más que desembalar la mercancía.
      Saludos y un abrazo

      Eliminar
  3. Es cierto que esos productos eran la despensa de los pobres en invierno. Guardada la cosecha, mi abuela solía hacer "pan de higos", una especie de tableta como las de turrón con higos secos molidos y frutos secos. Maravilloso y contundente concentrado alimenticio.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Francisco, bueno, aun en los pueblos se suele hacer todo esto. Yo misma escaldo los higos para tenerlos hasta que se terminan. En invierno vienen muy bien después de cenar comer un trocin de higo de pobre :-)
      Saludos y besos

      Eliminar
  4. Sería comida de pobres, pero son alimentos riquísimos y con tus imágenes me incitas a levantarme del sofá para ir a dar buena cuenta de alguno de ellos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María Pilas, gracias.
      Me alegro que seas del club de las personas que les gustan las cosas sencillas :-) Como a las demás personas que han dejado su comentario.
      Saludos y un abrazo

      Eliminar
  5. Isa.... me han quedado ganas de probar tus cositas...y falta poco para las fiestas como para agregar esas calorías al cuerpo, alli les viene bien por ser invierno, pero aqui es en pleno verano y se come igual cuando festejamos.No sabes la recetade un rico pan dulce, con todas esas frutas, par que me las envíes ??
    ¡¡ interesante tu comentario !!

    un beso desde Argentina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Doris, gracias.
      Pues ya sabes si vienes a España podrás comer higos secos de nuestra cosecha ;.)
      Pero date prisa que somos muy glotones.
      Saludos y besos

      Eliminar
  6. Qué bella expresión: el higo turrón de pobre. Qué disfrute. Se me ha despertado las anas de un buen dulce. Un beso. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carlos, pues me alegro que se tus jugos gástricos se hayan despertado y puesto a degustar el higo, Realmente los higos están riquísimos introduciendo en ellos almendras o nueces. Incluso los dos frutos secos.
      Graciasssssssss
      Saludos y besos

      Eliminar

Gracias por dedicarme un pedacito de tu tiempo.