Visitantes del Mundo...


contador visitas gratis

lunes, 9 de septiembre de 2013

Hotel Museo Santillana del Mar, en Santillana del Mar (Santander)


El día 19 de agosto nos levantamos a las 7:30, desayunamos y nos pusimos en carretera para llegar a Santillana del Mar.
Puse en el  GPS  la ciudad y la dirección y hala, a seguir los pasos que él nos indicaba.
Mientras conducía Antonio le fui dando palique para que no se le cerraran los ojos. Como el  GPS nos iba indicando los kilómetros que nos quedaban y las horas y minutos, le animaba a Antonio y le decía: cariño que ya nos queda menos. Así llegamos a Santillana del Mar a las 13 horas y 12 minutos.
Busqué los papeles de la reserva que yo misma había hecho por internet. Nos dieron la bienvenida en el hotel y nos acoplamos en la habitación 208 . Antonio hizo algunos viajes al coche que dejamos aparcado en un parquin  en la misma calle que es del hotel, y protegido por una cámara, cosa que nos relajó por la experiencia aun no muy lejana del robo del otro coche. 
Acoplamos las cosas y salimos  a caminar y comimos en el hotel un Cocido Montañés muy rico. Unas patatas fritas con chuletillas de cordero. El menú del día que costaba 9,50 euros. Bastante bien de precio y muy rico al paladar.



 Cuando hice la reserva me llamó la atención lo del Hotel Museo Santillana del Mar. Cuando llegamos y vi el museo tan bonito que había  de muebles en  los salones enseguida hice fotos en la planta donde estaba  nuestra habitación. Supongo que las otras plantas son igual de bonitas. Había wifi y un ordenador por si querías conectarte. Yo me traje mi propio portátil y me conecté algún día para saludar a Francisco y a Tony.

 Los muebles son preciosos y realmente de museo.



Es un hotel como muy acogedor en donde las horas no pasan porque uno se siente bien cómodo y a gusto.


Este es el  Museo Diocesano. Imposible de imaginar lo que hay dentro y el tesoro tan grande que tienen.
Esta en frente del hotel y hay maravillas y todo relacionado con la iglesia. Muchos santos y muchas obras de arte, pero también hay joyas. Si vas por el lugar entra y lo visitas y a demás la entrada es de lo más barato que nos costó.  Tan sólo cuesta visitarlo dos euros y un buen recorrido en donde los ojos se distraen y la mente piensa en que la iglesia es la más rica del mundo mundial. Ya subiré fotos  que hice dentro porque aquí si pasamos.
Plaza del Ayuntamiento de Santillana del Mar.
Por aquí nos dimos buenos paseos porque todas las noches salíamos a cenar de raciones. Una ración de pulpo, otra de queso que con el queso  nos regalaban una botella de litro de sidra natural hecha en el lugar, y una ración de pimientos del piquillo y anchoas de Santoña. Por cierto riquisimaaaaaaaaaas. El primer día no controlé y me achispe un poco jajajaja. Tuve que decirle a Antonio que nos sentáramos. Me pongo muy graciosa y con los ojos bien brillantes, yo no estoy acostumbrada y me bebí como dos dedos  de sidra fresquita cenando, y me achispé ajajajaja

Este es el Ayuntamiento de Santillana del Mar
Todo El lugar está muy centrado al turismo y viven para y por el turismo.
Las calles están muy bien cuidadas y todas empedradas.

Todas las calles son así empedradas que a mi no me gusta nada porque me duelen los pies. Una es muy fina y tiene los pies demasiado blandos.



Entramos en este museo y la verdad que da pánico pensar que la iglesia hacía estas cosas.
Ya subiré fotos de lo que se ve dentro en la calle porque dentro del habitáculo no se pueden hacer fotos.
ES como la casa de los horrores pero todo de verdad y tal cual eran los artilugios.
Fuente de agua potable.
Me sorprendió que Santillan del Mar tuviera tantas fuentes. La verdad no probamos el agua no fuera que nos diera una cagarrina y se nos fastidiase el viaje.
Este era el labadero en donde lavaban la ropa antiguamente. Al otro lado hay un bebedero para animales.

La Colegiata. No pasamos dentro porque había que pagar y nos pareció que pagar por ver una iglesia no era muy normal. Así que la vimos por fuera y ya está. 
Nuestra habitación en el Hotel Museo Santillana del Mar
Una habitación muy acogedora que en invierno se debe de estar de maravilla al calorcito, y mirando por la venta y los cristales empañados. Estas noches los cristales se empañaban porque fuera hacía más frío, y el coche cuando íbamos a por él para hacer salidas estaba con un rocío que lloraba por todos lados.
Teníamos dos camas pero sólo usamos una. No nos gusta dormir separados. Sólo usamos una y además por las noches allí refrescaba y estábamos mejor juntitos.
Pasillo de las habitaciones

Salitas que había  en el hotel.




 Horrible todas estas torturas de lo más inhumano.


 Aquí dentro de la vaca metían al hereje y lo quemaban. Vaya con la santa inquisición
 Casita de muñecas, precioso el lugar me encantó verlo.



 Estas cositas que parecen juguetes es el Museo del Barquillero.

No cuesta nada entrar al Museo del Barquillero.
 Aquí hay juguetes que yo recuerdo haber visto cuando era pequeña.

 Un Tio Vio en miniatura.
 Noria en miniatura.
 No compramos ninguna cajita de barquillos porque como yo no puedo comerlos por la harina de trigo pues para qué me iba a dar envidia si los comía Antonio ;.)
 Barquillero de lo más simpático.


La Colegiata desde distintos puntos ya que no pasamos a verla por dentro al menos hacer fotos por fuera.

8 comentarios:

  1. Isa, completísimo reportaje, amiga...He estado en el hotel-museo cerca de vosotros y he admirado su decoración y sus estancias amplias y acogedoras...Las calles, colegiatas y museos.... impresionantes todos.Muchas gracias por esa generosidad, que se sale de la pantalla.Me están entrando ganas de ir pronto a Santillana del Mar.
    Me alegro que lo hayáis pasado tan bien, ISA.
    Mi felicitación y mi abrazo inmenso por tus bellos posts.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María Jesús, graciasssssssss
      Me alegro que te guste. La verdad que fueron pocos días pero disfrutados a tope.
      Saludos y un abrazo grande

      Eliminar
  2. ¡Qué bonito lo has contado y cuánta profusión de fotos! Yo también soy partidario de una sola cama, pero si te pones dos pequeñas... Que sí, Isa, que el amor también necesita descanso; me refiero después de. Jajaja.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Francisco, graciassssssssssss
      Ummmmmmm, a mí me gusta más una cama. No me gusta dormir sola, y desde que nos casamos sólo he dormido sola cuando he estado hospitalizada, si no, en compañía de Antonio. Pero esas camas eran grandes y nos separaba la mesilla de noche:-) Mejoren una aunque se sude.
      Saludos y besos

      Eliminar
  3. Yo estuve en Santillana del Mar hace unos 15 años, y tal y como veía tus fotos recordaba los lugares que yo también pisé. El hotel una gozada en verdad. Me alegro muchísimo por vosotros. Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David, graciassssssssss
      Me alegro que hayas recordado los lugares por donde estuviste con tu esposa e hijos
      Saludos y un abrazo para tu familia y para ti

      Eliminar
  4. Estuve por alli el noviembre pasado y me ha gsutado volver a visitarlo de tu mano, eres una buena guia turística.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Chelo, graciassssssssssss
      Me alegro que hayas estado y que te gustara el lugar.
      Saludos y un abrazo

      Eliminar

Gracias por dedicarme un pedacito de tu tiempo.