Visitantes del Mundo...


contador visitas gratis

lunes, 4 de marzo de 2013

Nieve en la Sierra de San Vicente, 2 de Marzo de 2013

El Sábado por la mañana madrugamos y sobre las nueve de la mañana ya estábamos en la sierra.
Este era un regalo que mi compañero me tenía guardado.
Estaba esperando a que nevara en el pueblo.
En el pueblo nevó, pero cuando fuimos ya se había ido la nieve. Se deshizo veloz, como cuando un gran pajaro abre sus alas y vuela a una velocidad de vértigo.
Pero él sí sabía que en la sierra habría nieve. ¿Cuanta?
Los suficiente para disfrutar un rato.
Y esta mañana del sábado emprendimos la aventura.
Una aventura que me supo deliciosa.
Eso sí, el cuerpo estaba caliente, pero las manos hubo momentos que me dolían de lo lindo.
Pero todo se soporta cuando lo que se está haciendo se hace por placer.
Y he aquí un manto de nieve espectacular con los pinos por testigos.
Y en este caso nosotros que fuimos a visitar a la nieve como si de un familiar al que quisiéramos mucho se tratara.


Huellas que se borrarán cuando desaparezca la nieve.
Aquí en esta zona el viento suspiraba. Era impresionante el sonido. La verdad que los árboles mecidos por el viento y todo en silencio da miedo. Es como un lamento inmenso y llega a los oídos y entra dentro de la cabeza, y hasta los sesos se congelan de pánico. Es una pena que las cámaras a la vez de que hagan fotos tomaran también los ruidos. Claro que me dirán que para eso están los vídeos.

Esta foto es de mi compañero. Él se llevó su mini cámara que le regale. 
Bueno, realmente la que él me dijo que quería. Él es de hacer foto pero a documentos de archivos históricos.
La nieve siente y se queja de dolor. He escuchado el sonido al pisarla, y al romper la nieve unida. Es un quejido como si trocitos de cristal se fueran rompiendo. Crasssssssssssssssss, es impresionante.

Esta foto se ve que no es mía, jajajaja, mi compañero con su cámara me la tomó
Se ve que estaba disfrutando. Hay varios tipos de orgasmos: el del placer sexual, el del placer de la vista, el  del tacto, el gusto, el sonido, y el placer de estar vivos. Menos el placer sexual porque no era momento para él, los tuve  todos.
Una sensación de felicidad tremenda. Y me avergüenza decirlo por la situación del país.  Porque hay muchas personas que lo están pasando muy mal. Pero son de estos placeres que son sencillos de poder lograr y no necesitas atesorar bienes económicos, si no,  ganas de disfrutar de la naturaleza y de la vida.
El sonido era impresionante. Todo en silencio menos el viento, y nuestros pasos que quebrantaban pedazos de nieve.
Caminamos hacia las antenas a conquistar los más de 1300 metros sobre el nivel del mar.
No ibamos con ropa adecuada porque no pensábamos que el coche nos dejara tirados en la nieve.
Los pies iban bien cubiertos y con botas que se agarran a la nieve y que no entra el frío por ellas.
A cada momento pedía perdón a la nieve por el daño que la hacía al pisarla. 
Ella me concedía su perdón y me daba permiso para continuar pisándola, pues sabía que tenía que ser así si quería llegar a las antenas.

Al fondo la Sierra de Gredo que es la corona del Valle del Tietar.
Pero estas fotos se han puesto donde han querido jajajaja
Aun no las correspondía salir. Son una vez llegamos a las antenas. Y para ello, tuvimos que caminar por la montaña.
Reconozco que fuimos un poco inconscientes porque habia trozos en donde se nos metía la pierna hasta la rodilla. A veces gritaba a mi compañero que me tragaba la nieve jajajaja.
No se debe de ir por una montaña tapada de nieve, en donde no sabes  si hay agujeros debajo. Afortunadamente lo más que nos metimos fueron hasta las rodillas.
Un bello espectáculo. Pero estas fotos debían de estar más abajo. Están tomadas desde las antenas.


Disfrute un montón. Cargué las pilas por unos años. Eso le comentaba a mi compañero, que esta mañana me dieron varios años de vida.
Jajajaja, igual que niños chicos, disfrutando de la nieve.
¿Qué será que la nieve nos gusta a todos?
Será por su blancura que la vemos inocente, sin embargo es peligrosa si no se sabe actuar bien, o si nos metemos en montañas peligrosas que pueden ocasionar aludes. Aun a sabiendas de que es peligrosa nos hace felices.

Las manos me dolían un montón, pero dicen que sarna con gusto no pica, jajajaja, pues a mí si me pico y tuve  que meterlas un rato entre el abrigo y la chaqueta polar que llevaba por dentro-





Dirección a las antenas.
Por aquí caminábamos aun en coche.





 Teníamos pensado ir en coche hasta las antenas, pero el coche comenzó a patinar porque por donde habían pasado otros coches el día anterior, (digo día anterior porque por allí no había ningún otro coche)deshizo la nieve y la noche con sus frías temperaturas se encargó de helar la nieve aplastada convertida en una pista de patinaje artístico que el coche no puedo superar.    
 A apearnos del coche y a hacer el resto del recorrido a pie.
Era impresionante el silencio que había. Cómo si la nieve hubiera enmudecido al saberse que la estábamos pisando y la gustara que caminaran sobre ella. 
El camino ya lo ven, es como un escuadrón de árboles  a ambos lados, como no permitiendo que ningún vehículo salga de ese camino.
 Aquí ya nos dijo el coche que nada, que él no podía subir que se resbalaba con el hielo.
Mi compañero me dijo que me bajara, no, jajajaja no me dijo que le empujara si era eso lo que pensaban.
Dejo caer  por su propio peso al coche y marcha atrás logró dejarlo en un lugar donde pudo dale la vuelta.


Mi compañero caminó  a mi encuentro para subir aproximadamente algo más de un kilómetro  por la montaña arriba.

El sonido del silencio se mezclaba con el sonido de nuestros pasos y alguna que otra rama mecida por el viento-
Se ve que los pajarillos aun no habían despertado. Estaban a gustillo en sus camas mullidas de paja y hojas secas.
El espectáculo es impresionante. Nos alegramos de tener que hacer el camino a pie.
Aunque hubo momento que pensé que tendríamos que darnos la vuelta.
No previne esto, y como que el asma intentaba hacer acto de presencia.
Varias veces le dije a mi compañero que no daban más de si mis pulmones. Parábamos a cada rato. No llevaba el inhalador, que llevo más de tres años que me caducan con el plástico puesto, porque dejé de usarlo. Hicimos varios altos en el camino, y continuamos hacia las antenas para ver el espectáculo de la Sierra de Gredos coronando a todo un bello Valle del Tietar.


Caminamos por un buen trozo de nieve virgen. Había algunas pisadas de animales, pero fuera del camino, la nieve estaba virgen.

Menos mal que el sol nos acompañó todo tiempo, y en la cima, en las antenas, allí si que lo necesitamos porque se levanto un vientecillo que phizo penetrar el frío por la cabeza y casi se nos congelan los sesos. Es cierto, cuando llegamos a casa yo tuve que tomarme un paracetamol para aliviar el dolor de cabeza. 


Y,  hala, en el coche de San Fernando, un ratito a pie, y otro caminando.
Por fin llegamos a las antenas.
Casi llegando a tocar el cielo con los dedos.
Espectacular.





Aquí en esta zona se vuelan muy bien las cometas.


 Este año por fin nevó en mi pueblo y pudimos ver la nieve.

Mereció la pena tanto esfuerzo para llegar a ver esta belleza.
Mañana subiré más fotos.

14 comentarios:

  1. Nos haces compartir, vivenciar esos momentos tan bonitos Saludos !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Antonio.
      Que tengas felices vacaciones
      Saludos y un abrazo

      Eliminar
  2. ¡Madre mía! Es impresionante, todo lo que habéis currado...En subir hasta las antenas, el hacer tantas fotos maravillosas y todo lo que has descrito...Si parecía que estaba viviendo y sufriendo todo lo que escribías...UN PLACER PARA LOS SENTIDOS....
    Precisamente en las antenas conocí a Emilio (de Navamorcuende), que cuida el lugar. Yo precisamente estuve en la sierra el viernes antes, y disfruté como un niño también...
    Un abrazo, me han encantado tus fotos que guardo como un "Tesoro".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias David, me alegro que te gusten,
      Nosotros saludamos desde abajo cuando vamos a las antenas. No somos tan abiertos como tú que te enrrollas con cualquier persona. Emilio está tranquilamente sentado en su cabina controlando que nadie se desmadre y evitando problemas en el paisaje. Seguro que tú tienes montones de fotos preciosas.
      Saludos y un abrazo

      Eliminar
  3. Precioso reportaje, Isa. Con las fotos que has puesto podemos hacer el recorrido con vosotros, virtual claro, que no es lo mismo.
    Nosotros el sábado hicimos lo mismo y la Sierra de Urbasa estaba que por algunas zonas nos fue imposible pasar, pero dando un rodeo...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias M.P.Moreno. Seguro os lo pasasteis genial haciendo ese recorrido por la Sierra de Urbasa. Por la Sierra de San Vicente se podía andar bien, pero por el camino que estaba la nieve congelada no sé podía subir. El problema es que hay mucha altura y cuesta subir hasta llegar a la cima.
      Si subes a tu blog fotos seguro que las veré.
      Saludos y un abrazo

      Eliminar
  4. Precioso reportaje Isa,comprendo tu alegria al ver la nieve porque yo la semana pasada senti lo mismo que tu al subir a verla,cada vez que cae nieve en mi zona(sierra de las nieves)Malága me gusta subir a esa montaña y cada subida es una fiesta para mi,gracias por compartir un trocito tuyo y de tu tierra amiga,besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Shantal, graciass.
      Me alegro que también te guste la nieve. Ahhhhhh, qué bonito la Sierra de las Nieves. Cuando sea mayor iré a visitarlo seguro es un lugar precioso.
      Gracias a ti
      Saludos y un abrazo

      Eliminar
  5. El frío no es lo que mejor me sienta ni lo que más me gusta, pero las imágenes son preciosas, Isa.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Paco. graciasssssssssssss.
      Bueno, a mi tampoco me sienta bien el frío, pero estaba loca porque nevara. Si me dan a elegir prefiero el frío al calor.
      Saludos y besos

      Eliminar
  6. Isa,precioso ese recorrido a pie por las alturas hasta llegar a las antenas...Esoos camino escoltados por filas árboles son una preciosidad...Qué maravilla de fotos nos dejas,amiga...He disfrutado muchísimo,casi he oído ese silencio maravilloso de la montaña...Me alegro mucho por ti y tu compañero,se ve que habéis disfrutado muchísimo,realmente es un placer para todos los sentidos,que empujan el espíritu a la inmensidad y se carga de energía...
    Mi gratitud y mi abrazo siempre por tu generosidad Isa.
    FELIZ NOCHE Y HASTA PRONTO,AMIGA.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María Jesús, graciasssssssssssss
      Me alegro que te hayan gustado.
      La verdad que sí disfrutamos muchísimo.
      Saludos y un abrazo

      Eliminar
  7. Menos mal que contamos con reporteras duales, como tú, Isa: texto y fotografía para informarnos de la nevada. UN abrazo. carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hracias Carlos, me alegra que te guste.
      Saludos y un abrazo

      Eliminar

Gracias por dedicarme un pedacito de tu tiempo.