Visitantes del Mundo...


contador visitas gratis

lunes, 15 de octubre de 2012

Cocido Realeño para Dieciocho Comensales


Este fin de semana lo hemos pasado de fabula. Nos hemos reído un montón. El sábado tuvimos una reunión familiar. La prima Aurelia, cocinó un cocido riquísimoooooooooooooo. Un día cualquiera decidieron que se tenían que reunir todas las primas. Como mi prima Angelines y yo no tenemos a nuestra madre, pues decidieron que en el lugar de ellas, iríamos nosotras a tomar ese cocido. Y así lo hicimos. Y el sábado nos reunimos en casa de la Prima Aurelia a charlar y reencontrarnos con otras primas que hacía mucho no nos veíamos. Reímos, lloramos como es habitual cuando nos juntamos mi prima Angelines y yo. Nuestras Madres eran hermanas y lo pasaron muy mal. Mi abuela Desideria, la madre de mi madre y de su madre, tenía además de estas dos hijas llamadas Prudencia su madre, Ángeles la mía, Paulina, Martina, y otra hija  que  no sé como se llamaba y que murió cuando era muy jovencita. Además de cinco hijas, mi abuela Desideria lo pasó muy mal en la vida. A su esposo, mi abuelo Ángel, lo mataron en guerra. Bueno realmente no sabemos si lo mataron, porque aun, a día de hoy, no ha aparecido su cuerpo. Personas del pueblo vieron como lo cargaban en un camión junto a otros hombres. Veintiún hombres, entre ellos dos niños de 16 años. Y a día de hoy aun no ha aparecido ninguno de los cuerpos. Ahhhhhhhhhhh, se los llevaron porque su único delito fue que trabajaron en unas zanjas en Talavera de la Reina. Las zanjas mandaron hacerlas los republicanos que eran los que gobernaban porque el pueblo les dio sus votos. Y cuando se levantaron los golpistas, pues se llevaron a los rojos según decían ellos.

Que las guerras sólo traen desastres y odios entre los habitantes del mismo pueblo. Bueno, pues eso, que mi madre con seis meses se quedó sin su padre y sus hermanas también. Mi abuela sin su marido tuvo que sacar a delante cinco mujeres pero aun niñas. El hambre y las enfermedades fueron dejando por el camino a alguna de sus hijas. Mi abuela quedó de por vida enferma con ataques epilépticos. Mi madre se crio enferma y a la edad de veintiocho años murió. Dejando a su vez dos niños pequeños. Mi hermano con cinco añitos y yo con cuatro. Todos estos desastres familiares fueron daños colaterales que nos afectó incluso a nosotros a pesar de que ya estábamos en el año 1964, que fue, cuando falleció mi madre. Qué cosas tiene la vida.

El cocido estuvo de lujo. La tertulia igual, sólo que se recordaron penas que hubo en la familia.

Mi prima Angelines y Pedro, el compañero de Mari Mar.

 Cocido Realeño hecho con mucho amor.
 Al amor de la lumbre se fue haciendo el cocido
 Esto son rellenos que se le ponían al cocido antes, cuando la carne no se podía comprar.
Estaban riquísimos. Gracias Mari Mar por estos rellenos tan simples pero hechos con mucho cariño. Llevan pan, leche y huevo.
 Montaditos de chorizo de matanza de cerdito.
 El cocido se juntó todo en otro barreño.

 Mi compañero de pie. Mari Mar, al lado de su compañero y una de sus tres preciosas hijas. Mi prima dando vuelta al puchero.
Las ensaladas las preparé en un barreño.
 Como quedó mucho cocido, pudimos traernos y hoy lo comeremos mi compañero y yo. También algunas primas más. Y para mi padre también le dejamos cocido para dos días. Él también comió con  todos nosotros, no le íbamos a dejar solo.
 Aquí no se tiró ni un sólo garbanzo a pesar de que pusieron a remojo tres kilos de garbanzos.
 Todos aportamos lo que pudimos. Unos el trabajo, otros dulces o salados, otros el pan, refrescos, y todos, eso sí, todos, las ganas de comer :-)

 Gracias Aurelia, la señora última  de la izquierda. Gracias Mari Mar, su hija la ultima de la derecha, por tanto esfuerzo por que todo saliera rico y que hubiera entre todos  un grato día.
 Colesterol para toda la semana. Tendré que estar a agua y fruta.




 

Estas son las primas que quedan, las otras ya no están, en su lugar quedamos los hijos/as
Quedan otros muchos hijos/as de las primas ya fallecidas, pero no pudieron estar con nosotros porque viven en Cataluña, en Irún y en otros países tal como Argentina, también en Inglaterra.
Así pasamos el día del sábado.
 
 
 
 
 


19 comentarios:

  1. Recordar es vivir, Isa, y estamos moralmente obligados a revivir a los nuestros en la memoria.
    Un beso y buen provecho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Francisco, así es, recordar es vivir. Graciasssssssssssss.
      Saludos y un abrazo enormeeeeee

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias Fernando me alegro que te gusten las fotos.
      Saludos y un abrazo

      Eliminar
  3. Juassssss....terrible banquete se han dado Isa...que ricoooo!!!.
    Me ha dado hambre tu entrada. Muy linda.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Osvaldo, sí la verdad que estaba delicioso.
      Saludos y besos

      Eliminar
  4. Isa,he disfrutado mucho con tu post,lo he vivido y me ha recordado a mi familia,que también tiene sus historia...La guerra ha marcado a todo el mundo y todos cuando la recuerdan sufren de nuevo esa pesadilla inolvidable,amiga.
    El cocido me encanta,mi madre lo hacía a menudo,también yo lo hacía cuando estaban mis hijos en casa.Ahora desde que se fueron las comidas son más ligeras,pero las legumbres no faltan,me gusta la comida nuestra,la comida mediterránea..
    Mi gratitud y mi abrazo inmenso por tus generosos y amenos posts,amiga.
    Mi abrazo inmenso y mi ánimo siempre.
    FELIZ SEMANA,ISA
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María Jesús, la verdad que aquí en España tenemos una dieta muy rica.
      Saludos y besos

      Eliminar
  5. Isa..." Cocido realeño "

    Que hermoso tiempo te has tomado en reunir a las familias y compartirlas con tus fotos e historias y ricas comidas, que nos dejas con deseos de probar.

    ¡¡¡ bellìsimo encuentro !!!

    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Doris sí la verdad es un gusto reunir a la familia y pasar un día bonito con ella.
      Graciasssssssssssss.
      Saludos y besos

      Eliminar
  6. Mmmm qué rico cocido y el chorizo con lo que a mí me gusta, qué fotos más ricassssss, Isa, yo que ahora estoy a medio régimen, que envidia me das jajajaja.

    Me encantan estas reuniones familiares, las charlas, donde se habla de todo, y a la vez, no faltan las risas.

    Me alegra mucho lo pasaras tan bien.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María, me alegro que estes a regimen. Yo debería porque me sobran 15 kilos, pero soy una calamidad para los regimenes.
      Saludos y besos

      Eliminar
  7. ¡Hola Isa!!!

    Que linda entrada es todo placer hacer estas reuniones familiares: Las fotos lo dicen todo son muy bonitas Ummm que envidia ese cocidito y que bonitos los fogones...
    Celebro que hayáis pasado un día ameno -feliz charlando con con familiares que a veces no se ven a menudo.

    Aquí también la hicimos en verano: nos juntamos todos los primos/as, celebrando la visita de otros primos llegados de Brasil. Fue una comida muy amina en la mejor de las compañías.

    Te dejo un cálido abrazo y mi estima siempre.
    Gracias por compartir tus lindas letras y por tu huella en mi puerto. Feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marina, gracias.
      Me alegro que lo pasaran muy bonito en vuestra reunión familiar. Deberíamos de juntarnos todas las familias al menos una vez al año.
      Saludos y besos

      Eliminar
  8. La verdad que he disfrutado como uno de los invitados al banquete.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Disancor, me alegro que hayas disfrutado y te hayas sentido uno más del banquete.
      Saludos y besos

      Eliminar
  9. Cada palabra es un tesoro de cariño familiar... el nucleo de toda sociedad y que hunde las raices en el pasado reciente y en la esencia de cada grupo humano...
    Estas palabras nos hacen revivir las experiencias de cada uno y vemos las similitudes donde perduran costumbre y tradiciones que calman el espiritu....
    Gracias Isa....

    ResponderEliminar
  10. Qué bello sentido de la unidad familiar alrededor de un cocido. La buena comida, no solo arrima los paladares, sino también el afecto filial. UN abrazo. carlos

    ResponderEliminar

Gracias por dedicarme un pedacito de tu tiempo.