Visitantes del Mundo...


contador visitas gratis

miércoles, 12 de septiembre de 2012

Cabras en el monte

Los cabreros normalmente conocen a todas sus cabras por el nombre. También a los hijos de las cabras.
Tenemos la mala costumbre de pensar que el cabreo suele ser un hombre rudo, sin sensibilidad y poco culto. Ser culto no quiere decir que seas un mecenas y sepas todo lo que hay en los libros. En las estrellas, en el sol y en el día a día de andar por el campo, de madrugada y en los  anocheceres, hay mucha cultura escondida, aunque no se lea en los libros, si no, que se lee con cada día que acontece.
La luna, el sol y las estrellas son los libros más grandes en donde hay muchisima información que no está escrita con tinta, pero que sí el tiempo va  haciendo su diario y que sólo saben leerlos las personas que están un constante  contacto con la naturaleza.
Los cabreros y pastores saben de días de mucho frío y de días de mucho calor. Saben de lluvias, de sequías y de inundaciones. Saben de rayos y truenos y de cuando el lobo aulla y junto con la zorra se lleva  su mejor cabra, cabrito u oveja..
Saben de soledades y de dormir a cielo raso. No son tan ignorantes como pensamos. La cultura que ellos saben no esta en los libros si no que la van aprendiendo con el día a día de salir a pastorear con su ganado. Saben cuando una cabra se ha cogido y cuando traerá a ese chivo al mundo. También son comadronas de sus propias cabras cuando lo necesitan. Algunos cabreros no sabrán leer en los libros, pero saben leer en la tierra, en el cielo, en los árboles, en el firmamento.

Era sé una vez un cabrillo, que de recorrer todo el monte con los ojos cerrados y ser tan libre como la luna, tuvo que abrir sus ojos  para ver y  sentir la maldad  del hombre. Su rebaño de cabras es lo más fiel que él ha conocido.



 
 
 
 
 

11 comentarios:

  1. Isa,muy solidario tu post,amiga.
    Lo apoyo totalmente, un cabrero,un hombre de campo sabe mucho,porque ha aprendido en la misma naturaleza.Sabe mirar el cielo,escuchar los animales y los colores de la naturaleza,que también hablan...Quiera Dios que ese chico pronto lo pongan en libertad y pueda ser feliz a su manera,pero al menos libre de cuerpo y de culpa.
    Mi gratitud por compartir y mi abrazo inmenso.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias M.Jesús, pues mira si Dios hiciera ese milagro tal vez comenzaría a creer en él.
      De momento quiero creer más en la sensatez del ser humano. Pero da igual quien haga el milagro de que se contrasten las horas de cuando se generó el incendio del lunes y por donde estaba J.R.M.
      Graciasssssssssssssssssssssss.
      Saludos y un abrazo enormeeeee

      Eliminar
  2. Isa amiga, qué bello haz narrado esta historia de las cabritas.

    Me ha fascinado lo bien que describes la función de los pastores, es verdad que algunos pensamos que son gente ignorante por estar en el campo... pero... error garrafal, son ellos los que saben tantas historias lindas que pasan en el campo y nadie mejor que ellos para cuidar de su ganado, y de todo lo que los animalitos necesitan... son tan felices con sus rebaños que ya quisiera yo, tener una parcela con todos mis animales, gallinas, ovejas, pavos, vacas... adoro el campo. No te imaginas cuánto!

    Tus fotos me recuerdan los días domingo cuando papá nos llevaba de paseo al campo, dìas maravillosos amiga.

    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Nuria, me alegra haberte recordado los días felices en los que paseabas con tu padre y visitabas a las cabras.
      Seguro algún día tendras un campo donde puedas tener tus animalitos.
      Saludos y un abrazo grande

      Eliminar
  3. Gostei demais de teu blog;cheguei aqui por acaso,e adorei teu trabalho. Meu grande abraço.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Suzne, me alegra que te guste mi trabajo.
      Saludos y un abrazo

      Eliminar
  4. Rubrico cuanto dices sobre los cabreros, pastores y hombres rurales en general. La cultura no es asimilar el conocimiento de los libros, sino el conocimiento y las tradiciones de la vida: antes de filosofar es preceptivo vivir, y para vivir hay que saber desenvolverse.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Paco, graciasssssssssssssss.
      Son preciosas las fotos que compartes desde Moscu y las de metro una maravilla. GRaciasssssssssssssssss
      Saludos y un abrazo enormeeeeeeeeee

      Eliminar
  5. ESte post, me trae a cuento el Cañón del Chicamocha. Criadero natural de caprinos. Riscos híspidos, donde abunda el espino, en medio de tierra seca y hendida de pedruscos. Se podría decir que tu crónica sobre estos caprinos, apacienta. UN beso. carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carlos, ya te echaba de menos.
      Cañón de Chicamocha, curioso nombre, seguro es un lugar con miles de historias.
      Deseo que te pongas pronto bueno. Saludos y un abrazo enormeeeeeeeeeeee

      Eliminar
  6. Es un verdadero placer leer tus palabras.
    Son directas y encierran una gran verdad.
    La vida es la mejor de las escuelas y la naturaleza la más especial de las asignaturas.

    Un abrazo y muchas gracias por seguir aquí, deleitándonos con tan sinceras aportaciones.

    ResponderEliminar

Gracias por dedicarme un pedacito de tu tiempo.