Visitantes del Mundo...


contador visitas gratis

lunes, 28 de mayo de 2012

La Naturaleza Habla.

 El sábado después de echarnos una buena siesta nos fuimos al monte a visitar a las abejitas.
Hacía mucha calor y yo no me vestí.
Me dijo mi compañero que me alejara porque iba a mirar las colmenas para ver si necesitaban que las pusiera alzas.
 Mientras él caminaba hacia las colmenas le hice alguna que otra foto.
 Cuando me dijo que me alejará ya que las abría, salí caminando deprisa para retirarme del lugar.
 Anduve haciendo fotos a este pajar que antaño estaba ocupado por sus dueños y sus hijos.
Hoy día las paredes de piedra solitarias lloran la ausencia de tiempos pasados.
Sus únicos moradores algún que otro reptil, las aves que pernocten en las largas noche de invierno, los insectos y la soledad de sus habitantes.
Alguna que otra teja dolorida por el frío y los quejidos del largo invierno, cruje y se hace pedazos ante tanta soledad y los alaridos del viento.
A mí me gustan mucho los pajares y sueño despierta pensando de cuando fueron habitados y las risas y el hambre moraban por el lugar.
Un poco más arriba hay una pradera en donde mis abuelos y mi padre en los veranos hacían la era.
Recuerdo cuando ibamos de vacaciones haber dormido más de una  noche en la era para que el ganado no se comiera la paja de trigo, o cebada que habían plantado. Mi hermano y yo eramos dos micos asalvajados por un mes. Es lo que tiene el estar interno y sus normas, que cuando despliegas las alas de la libertad te vuelve un "ser salvaje"
Y estaba yo recordando la niñez cuando una abeja se encaprichó de mi pelo.
Uffffffffffff, di un respingo y me levanté de la piedra en la que estaba sentada.
La cámara en la mano derecha no la soltaba, pero con la mano izquierda le daba golpes a mi pelo para que la abeja se fuera. Metía los dedos entre el pelo para sacar a la abeja.Y cuando más sacudía mi pelo, más sentía el ruido brubruruuuuu bruuuu. La pobre abeja debía de estar mareada, pero yo estaba cagadita de miedo. El veneno contra la alergia estaba en la mochila dentro del pajar. Imposible de ir a ponérmelo sin ser picada por más abejas que pululaban a sus anchas al abrir mi compañero la colmena.
Salí corriendo como alma que lleva al diablo hacia abajo para alejarme más y más del pajar, y del alcance de más abejas. Todo esto sacudiendo mi pelo para intentar que la abeja se desprendiera. 
Como la abeja seguía encarcelada entre las rejas de mi pelo, me tapé el cuello para proteger las venas.
Dejé de sacudir el pelo pensando que si me picaba en la cabeza sería mejor que no en el cuello.
La abeja se fue sin más. Y yo me quedé nerviosa y con mi corazón que parecía una autentica carrera de caballos.
Ya no iré al monte sin el equipo de apicultora. Realmente lo pasé muy mal pensado que no tenía a mano el bolígrafo de amoniaco para contrarrestar el veneno de la abeja.
 En esta campanilla entró un bicho, tal vez una abeja, tan vez una hormiga, ...
 Flor con ojos jajajaja de asombro jajajaja.
Seguro algún bichito quedó dentro de esta campanilla y lo negro parecen los ojos de la flor.
 Aquí me senté a descansar y relajarme escuchando el sonido de la naturaleza.
Realmente hay un sonido muy bello que transmite tranquilidad. Eso sí, cuando alguna abeja o el sonido de una mosca oigo, uffffffffff tiemblo.
 Estaba deseosa de que apareciera mi compañero.
Mientras tanto escuchaba los sonidos del campo.
 Y mi compañero apareció conduciendo con el traje de apicultor.
Se alejó lo máximo posible porque las abejas estaban algo alborotadas.
Le conté lo que me sucedió y encima me regañó. Claro que tenía toda la razón, yo debí de alejarme desde el principio y esperarlo en la piedra que estaba bajo una encima que me daba la sombra.
 Este año hay pocas amapolas. Al menos por donde otros año yo veía más, este año hay mucha ausencia de ellas. Las habrá afectado también la crisis. En esta amapola una arañita salió corriendo porque no la gusta salir en las fotos.
Una amapola con un inquilino dentro. Tal vez pensó que era un vestido de fiesta y fue a mirar dentro para ver quien lo llevaba . Seguro que se llevó una gran sorpresa porque se encontró con una humilde y sencilla amapola.





La naturaleza es parlante, sí, sí, no me he vuelto loca, solo hay que estar atentos para poderla escuchar.

13 comentarios:

  1. Isa,disfruto muchísimo cuando vengo a tu blog,porque me trasmites tu amor por la naturaleza.Tus fotos son tan cercanas,tan actuales y tan palpables,que piso el suelo y siento lo mismo que tú...Madre mía,que rato has pasado moviendo ese pelo para que saliera la abeja...!!
    Me has recordado mi infancia,cuando iba a la era con mi hermano a ver a mi padre y a mi tío de trillar el trigo.Una tarde se formó una tormenta y el aire se llenó de paja y polvo,fué horrible.Menos mal,que había una casita abandonada cerca de allí y nos llevaron para protegernos.
    Esas amapolas son preciosas,tomaré una y me la llevaré,si me lo permites...ya sabes,que la naturaleza me inspira,en cualquier momento saldrá un poema.
    Te dejo mi gratitud y mi abrazo inmenso por tus mágicos y entrañables posts,amiga.
    M.Jesús.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María Jesús, gracias. Puedes tomar la foto que desees, no les pongo la firma para que pueda tomarlas quien guste siempre que sea para uso personal, o material docente para colegios público, que no privado. También si algo puede servir a ONGS.
      Puedes tomarlas sin problema.

      Me alegro que tengamos en común el que nos guste la naturaleza y que hayamos trillado.
      Uffffffff, veo que quedó imprimido en tu memoria ese día ta angustiado en que la paja se la llevó el viento, y se desató una gran tormenta. Afortunadamente no os pasó nada a vosotros.
      Graciasssssssss.
      Saludos y un abrazo grande

      Eliminar
  2. Una salida muy bucólica, Isa, y muy bien narrada. Se nota que lo pasaste muy bien. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Paco. Estas suelen ser nuestras salidas y vacaciones, al monte. Dicen que la cabra tira al monte jajajaja.
      Fuera de bromas gracias y sí, la verdad que disfrutamos mucho en el campo.
      Me alegro que te haya gusado.
      Saludos y un abrazo

      Eliminar
  3. El contácto con la naturaleza nos refresca, nos oxigena de sobremanera, es un recreo del alma.
    Gracias por compartirlo Isa.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Osvaldo, gracias.
      Gracias a ti por visitarme.
      Saludos y abrazo fuerte

      Eliminar
  4. Isa maravillosas reflexiones de un día de campo gracias pos su visita feliz semana
    Saludos desde…
    Abstracción textos y Reflexión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias José Ramón me alegro que te guste.
      Saludos

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Gracias David me alegro que te gusten.
      Saludos

      Eliminar
  6. Isa...." La naturaleza habla "

    Es hermoso lo que has publicado, me atrapastes como una abeja, no podìa dejar de leer y seguir tus pasos y con esa abeja en tu pelo...es penoso si te picaba y a la vez me daba risa verte correr desesperada jajajaj
    Muy lindo lo has relatado...me encantò

    un fuerte beso desde Argentina.

    ResponderEliminar
  7. Las visitas a tu blog, esas crónicas entre narrativa y poesías sobre el campos y los quehaceres, y las anécdotas entre vegetales y bichos, las casas solariegas, me generan paz y calma. Grato estar en tu blog. Un abrazo. carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carlos, graciassssssssssssss. Me alegro que te gusten. Graciassssssssssss.
      Saludos y un abrazo

      Eliminar

Gracias por dedicarme un pedacito de tu tiempo.