Visitantes del Mundo...


contador visitas gratis

miércoles, 25 de abril de 2012

Relatos Cortos



 

 Regresó de la Tumba.

... apenas habían pasado quince días y la viuda ya encontró una grata compañía.
Su difunto marido salió  rabioso de la tumba. Cada noche se sentaba al otro lado de la cama para ver como su mujer hacía el amor con el mecánico de la empresa que en su día regentó.
A él no le importaba que ella fuera feliz, si le fastidiaba, que lo fuera con el mecánico que arreglo su auto y por el que tuvo ese accidente que le dejó en tinieblas de por vida. Y encima el mecánico se acostaba con su mujer. Y además su mujer le hacía las cosas que nunca quiso hacerle a él. Cuando los dos le daban la espalda mientras el colchón de agua se mecía,  la rabia le invadía. Cuando ella besaba y succionaba con la cabeza escondida entre las piernas del amante, mientras él veía desde el otro lado de la cama, pensó en quitarse la vida. Pero se dio cuenta que estaba muerto aunque escuchaba los  gemidos de su esposa. Incluso en alguna ocasión se interpuso en el medio de los dos, pero ellos no notaron la frialdad de ese cuerpo muerto, estaban demasiado calientes.

El Metro en Movimiento

... Cada tarde se introducía por los vericuetos de esos  túneles lúgubres, en donde, sólo las ratas eran las dueñas de ese  desierto llamado metro. Un día harto de beber vino barato, se durmió en los raíles del metro.
No volvió a despertar, sus tripas, sus  miembros quedaron esparcidos. No pudieron armar su cuerpo, pues el  dedo meñique  salió despedido y quedó escondido entre los cables de la catenaria. Meses después cayó carbonizado a las vías, las ratas daban buena cuenta de tan suculento asado.
 

Su Hogar Era la Calle

Hacía diez años que le conocía de pasar cada día por el lugar. Se sentaba en la acera bajo una cornisa. Ni la lluvia, ni el frío ni el calor lo asustaban. Allí cada día perenne a la misma hora.
Un trozo de cartón tirado en el suelo recogía las monedas que le iban tirando como quien tira a un perro un hueso. Aseado, limpias sus ropas. Era un anciano de la calle. Pero los recortes económicos  también llegaron a él. Ahora se pone sucio y descalzo en el mismo lugar. Tiritando. El frió hace que su vejiga sea libre y corra el pis bajo sus pantalones. La baldosa es la principal testigo del deterioro de ese cuerpo que ya ni puede controlar el pis que cada día queda impregnado en el suelo.
Ya hace más de tres días que no lo he vuelto a ver.


El Cantante.


... Fue famoso y tuvo muchas fan. Hubo un tiempo que manejaba dinero a raudales.
Viste corbata y traje, y  cada día espera en la cola para entrar a un comedor social.





10 comentarios:

  1. Hola guapa, un placer leerte..siempre es un gustazo pasar por tu casa,eres toda una artista..gracias, buen día, besos ilimitados..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Don Vito, me alegro que mi casa sea acogedora y te guste.
      Gracias.
      Iguamente te deseo que tengas una buena tarde porque la mañana ya pasó.
      Saludos y un abrazo del color de la amistad.

      Eliminar
  2. Los cuatro relatos me han gustado mucho, pero por rodear las penas, me quedo con el mécanico caliente y la viuda cachonda.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Disancor. Hoy con el tiempo y el frío ando algo melancolica, y me han salido esos relatos cortos tristones.
      Me alegro que te quedes con el más graciaoso dentro de la desgracia, al menos dos personas disfrutan del sexo. Aunque el muerta sufra por ello.
      Saludos y un fuerte abrazo

      Eliminar
  3. Isa,tus relatos nos llevan a la reflexión,amiga.
    La crisis económica a vuelto todo del revés,la materia es caduca e inestable.Es el momento de valorar el espíritu y volver a la humildad.
    Mi felicitación por tu buen hacer,coses,cocinas e hilvanas relatos muy reales y cercanos,eres una joyita,amiga.
    Mi abrazo inmenso y mi ánimo siempre.
    Que seas feliz,puedes serlo,no te falta imaginación,ni tampoco amor,eres muy generosa y seguro que el cielo te recompensa por ello.
    M.Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María Jesús. Sí, por el momento y como solemos decir, gracias a dios soy feliz. Intentaré seguir siéndolo, por mi parte que no quede. Y si algún día no lo fuera, ya inventaré algo para serlo ;-)
      La verdad que es una pena lo que está sucediendo, y lo peor es que vivimos como una nube. Seguro se irá solucionando y volveremos a ser todos más felices. Eso espero. Tengo la impresión de que vivimos sin poder volar. Como que nos hubieran quebrado un ala y sufriéramos en silencio.
      Saludos y un abrazo

      Eliminar
  4. Relatos exelentes hay humor y hay penas
    variado como la vida
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Antonio, me alegro que te gusten. Sí así es la vida, o así deberíamos de tomarnosla con humor a pesar de las penas.
      Saludos y un abrazo

      Eliminar
  5. Tus relatos nos llenan de reflexión,
    un placer leerte.
    que tengas una buena semana.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ricardo, graciasssssss.
      Sí realmente creo que hemos perdido hasta las ganas de reflexionar con la crisis. Estamos aturdidos, como varados en un mar que nos asfixia.
      Saludos y un abrazo

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.