Visitantes del Mundo...


contador visitas gratis

lunes, 19 de marzo de 2012

En busca del esparrago silvestre

Este fin de semana ha sido muy ajetreado.
Pero nos ha lucido mucho porque han sido tres días.
 Hemos salidos a arar el huerto, bueno yo no, mientras mi compi araba, mi padre y yo nos fuimos a buscar espárragos.
Resulta que le dije a mi padre que me iba con él para que no fuera solo, y cuando me descuidé, ya se había ido.
Así,que él por un lado y yo por otro en busca del esparrago nacido en libertad y silvestre.
Al final nos encontramos porque todos los caminos llevan a Roma, por unos se da más vuelta, y otros son más directo.
Estuvimos como cuatro  horas a la busca y captura del esparrago silvestre.
Y ese hermoso manojo es lo que hallamos después de caminar y caminar, y de recibir, recibir muchos pinchotazo de las zarzas, que sedientas por la sequía, se agarran a la piel para saciar su sed, que a falta de agua  se alimentan de sangre.

Después de comer nos fuimos a visitar a las colmenas. Las seis colmenas que han estado fuertes y han podido superar las helada y el frío, nos recibieron con montones de abejas volando y buscando alguna flor para polinizar. Se las ve fuertes y con ganas de poner crías. Tienen que formar un gran batallón de zanganos y de obreras para poder regalarnos miel.  Las hemos estado ayudando con higos pasos y parece que se han recuperado fuerzas. Después de atender a las colmenas, por cierto, nos las hice fotos porque el flash y el sonido de la cámara las extresa. Asique las pusimos comida y no molestamos para que estuvieran tranquilas.
Y las hemos puesto alimento de estimulación para que trabajen más, para que tengan las celdas más limpias y la reina ponga más huevos.
A ver si somos capaces de hacer enjambres para recuperar alguna colmena más, y a ver si  a las seis que nos han quedado se puedan sumar al menos tres más.
Después caminamos en busca de espárragos. No hay muchos porque como no ha llovido, la tierra está perezosa  por falta de alimento.
Pero encontramos un buen manojo de espárragos finos.
Volvimos a casa y sin ducharnos ni nada, pusimos un timbre más para poder escuchar en la cocina.
Después colocamos una cocina que le hemos regalado a mi padre por el día del padre.
Total, que todo el día danzando en el campo y por fin una merecida ducha para quitarnos las cascarrias.

 A estos cabritillos fuimos a verlos el domingo por la mañana.
La primera vez que he ido a limpiar un corral de bolitas de cabra o cabritillos.
Los desechos de algunos animales son el mejor abono para la tierra.
Y barrimos todo el corral con el permiso del dueño, y sacamos doce  sacos de cagalutas jajajaja. Miles de canicas pero no de cristal, si no de cacota que huele a macho cabrio jajajaja. Aunque son muy chiquitines los cabritillos.

En mi vida había olido tan mal jajajajaja. Sudé y el sudor se mezcló con el olor de las cabras. El sudor y el polvillo de alguna cagaluta seca se al contacto con el cepillo se deshizo y su polvo se mezcló con el ambiente.
Aquí podemos decir que con el sudor de nuestra frente recogimos el abono para echar a las patatas, ajos, lechugas. guisantes, garbanzos,... Los tomate, cebollino, judías verdes, aun no ha plantado.
Mi padre está sembrando de todo. Esperemos que el cielo no se trague el agua y nos regale un poco para que el esfuerzo no sea en vano. Si lloviera, habría una buena cosecha de cosas naturales.

 Qué cosita tan tierna. Precioso.


 Ayyyyyyyyyy, que estoy deslujada decia la pobre cabra.



Las nubes pasan y nos hacen burla.
No dejaron nada de agua.
El árbol pide ayuda, pero las nubes lo ignoran y siguen su camino como si nada.
La tierra dorada, seca, se deshace por la ausencia de agua.
 Hoy, a la vuelta, cayeron cuatro gotas de agua. Así, tal cual contadas. Al menos las hormigas se pudieron lavar y no se ahogaron con tan insignificante cantidad caída. Algo es algo, ellas hicieron su aseo personal. A ver a quién es el próximo de los bichitos del campo que le toca ducharse.

2 comentarios:

  1. Tremendo día de campo has pasado Isa, hermosos esos lugares que van verdeando por la primavera que se aproxima. Me alegro que lo hayas disfrutado.
    Te dejo un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Osvaldo. Bueno, realmente hay poco verdor, está casi todo como espiga dorada, pero sin espiga. La tierra está muy seca. Graciassssssssssss.
      Saludos y un abrazo

      Eliminar

Gracias por dedicarme un pedacito de tu tiempo.