Visitantes del Mundo...


contador visitas gratis

miércoles, 18 de mayo de 2011

Berlín Alexanderplatz

Hay libros que les salen alas.
Que te metes dentro de ellos y vuelas.
Que el comienzo no te gusta pero pones empeños.
Que piensas que nunca podrás terminar porque no es tu estilo,
pero alguien te regaló, y no puedes hacer el desprecio de no leerlo.
De, por no navegar por sus letras, quedarte sin  conocer a su perro  llamado Biberkopf.
Repites la lectura de las paginas porque no te enteras.
Piensas cada vez que lo tomas en las manos en quien te lo regaló.
Sabes de sus gustos.
De por qué es tan culto.
De por qué escribe de una manera determinada  u otra.
Regalar un libro es contar alguno de tus secretos.
Y aquí estoy con el libro más sobado que nunca tuve entre mis manos.
Era nuevo, pero yo, hice que pareciera que pasó por él el medio siglo.
Se convirtió entre mis dedos de mi misma edad.
Al principio no disfrutaba de él
Ahora saboreo cada letra, cada, cada pagina.
Me meto en la piel del principal personaje Franz Biberkopf.
Lo leo en el bus, metro, sentada en el trono de mi casa.
Lo leo al frescor de las tardes en la terraza mientras la Bolita (mi conejita me lame el calcetín)
Lo leo en la cama al despertar.
El libro es mi fiel observador de las tareas del día a día.
Aun me queda por leer  bastante, pues sólo voy por la pagina 303.

Hay libros que le salen alas después de estar en las manos de alguna lectora algo amodorrada, que por fin comienza a saborearlo y darse cuenta de la fuerza de Franz Biberkopf, y de lo duro que es vivir.
La vida en sí, es la más aliada con la crueldad.
Pero el orgullo,  las ganas de vivir y ser personas útiles, hacen que nademos contra corriente  como los salmones, y salgamos a flote a respirar oxigeno sin contaminar.
De momento esto es parte de  lo que he sacado de lo leído hasta ahora.
Tal vez esté equivocada y... el ser humano no sea lo que perece.
Ya veremos, mejor dicho, ya leeremos.

Te lo recomiendo, sí, sí a ti y formaras parte de uno más de los que lo han leído.
Gracias Pedro por el regalo

4 comentarios:

  1. Muy interesante tiene que ser el libro para no haberlo abandonado después de tanto tiempo. A mi también me gusta que me regalen libros, y los leo todos, pero te confieso que con algunos tengo que hacer un gran esfuerzo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Disancor. Yo nunca he leído un libro que no me haya gustado. Si lo comienzo y en las 20 primeras páginas no me gusta, lo abandono. Pero este libro no lo he abandonado.
    Y ahora es cuando mejor está.
    Saludos y un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  3. Sólo puedo decir que lo mejor de un libro es cuando pierdes la historia, cuando los personajes
    parecen difuminarse y aunque contínuos dejan paso a ese placer inmneso de la lectura y cada palabra te interesa o te sorprende. Un saludo Pedro.

    ResponderEliminar
  4. Hola Pedro, gracias.
    Este libro tiene mucha historia, hace Referencia a La Primera Guerra Mundial, y mete historias varias de personas. Hace también referencia al Rey de España y a Primo de Ribera. Yo lo voy leyendo, pero me centro más en las historias de las personas como Franz Biberkopf y de quien se rodea. Y me va gustando.

    Describe con mucho detalles los distintos lugares de Berlín.
    Saludos y de nuevo gracias

    ResponderEliminar

Gracias por dedicarme un pedacito de tu tiempo.