Visitantes del Mundo...


contador visitas gratis

miércoles, 30 de marzo de 2011

Mi Vida Un Día Me Preguntó Si Merecía Vivirla

La muerte le llegó antes de que pudiera volar.
Tal vez el viento de estos días lo arrancó de su nido.
El viento puede ser traicionero y asesino.
Tal vez su madre lo transportaba pensando que tenia peligro, y el peligro lo acechó en pleno cambio.
Como él no puede hablar, no sabremos quien le arrebato la vida. Es lo que tiene, que los muertos no hablan. La lengua se le queda de trapo, seca. Sólo pueden hablar si caminan sin rumbo por la noche porque la agresiva muerte no les deja descansar en paz.
Si escuchas en la noche el piar de un pajarillo, no te asustes, será ese pobres que yace en el suelo y seguro murió de frío y por el golpe al caer al vacío.

Árboles enfurecidos con la noche.
La noche es silenciosa, pero también puede gritar en el silencio.
La farola cansada luce desganada mientras la noche se apodera de la luz del día.


El tulipán quiso viajar con la nube, pero la nube lo desprecio.
Entonces el Tulipán pidió clemencia para que la nube no descargara sobre él su antipática y fuerza.
Pero la nube descargó con maldad, y el pobre tulipán acabo deshojado y esmirriado.

... Y hubo un nuevo amanecer,  y algunos de  los tulipanes más fuertes seguían erguidos y bellos.
Se reían de las nubes grisáceas que pasaban delante de ellos luciendo sus panzas agrietadas y voluminosas. Eran como globos aviejados por el tiempo que llevan bebiendo y meando a la tierra.


Mi vida un día me preguntó que si yo merecía vivirla.
Claro que sí la contesté
¿A  caso lo  has dudado algún  momento?
Y mi vida me respondía que sí.
Que sentía en algunos momentos  mi burla hacia ella.
Para quitarle eso de la cabeza,
Me  encadene  a ella.
La brindé mi mano para ser buenas amigas.
Mi  vida aceptó.
Pero en algunos momentos su arrepentimiento sentí.
Pues cada vez la pedida más cosas.
Me desahogaba con ella y la decía que no la merecía.
Ella cansada quedo lastimada por mi ingratitud.
Además le ponía la cabeza loca
 cuando en algunos momentos me desahogaba,
 y mis penas contaba.
Y la vida me dijo que mirara a mí alrededor,
 vería lo que realmente son problemas.
Mi vida me  aconsejó  que viviera,
 y aprovechara todo el tiempo
  mientras estuviera en la tierra.
Mi vida y yo nos hicimos buenas amigas
 porque es los que a ambas nos convenía.
Así, que vivo mi vida
porque sólo tendré una, la actual.
Ni una más


4 comentarios:

  1. Hola Isabel!! si hay otra vida despues de esta queda en el aire eso hasta que no nos llegue nuestra hora no lo sabremos... yo quiero creer que si que hay una nueva vida donde nadie sufre ni pasa penurias ni tristezas donde no hay miserias para nadie , donde no hay ricos ni hay pobres, donde no hay maldad ni odios ... pero si es cierto que hay que vivir esta vida que tenemos y dar gracias por estar viviéndola.
    Las fotografías de los tulipanes son preciosas!!!!!
    Un abrazo amiga y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Chari, bueno cada uno es libre de pensar si hay otra vida mejor después de esta.
    Yo creo que no, pero respeto a las personas que piensan en ello, y creen que sí. Tal vez es bueno pensar que sí. Por lo pronto, que yo sepa nadir a regresado para decirnos si está mejor en la otra vida.

    Perdona que sea tan dura, pero mi madre se fue a la otra vida hace 46 años y nunca vino a decirme que estuviera traquila que nos reencontrariamos una vez que yo muera.

    Graciasssssss por visitarme y comentar.
    Saludos y un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Sólo puedo decir que espero que no haya otra. La vida, cualquiera que sea cansa y lasas horas siempre corren en tu contra. Hay que saber descansar. Un saludo Pedro.

    ResponderEliminar
  4. OK. Graciasssssssssssss.Eso espero yo, que no haya otra vida, si no, que aburrimiento.
    Saludos

    ResponderEliminar

Gracias por dedicarme un pedacito de tu tiempo.